La residencia tiene capacidad para 39 personas pero de momento sólo hay cuatro usuarios
18 de Febrero de 2009
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El centro para discapacitados abre después de 3 años de obra
Centro de Orduña/ Mitxel Atrio
La primera residencia de la comarca para personas con discapacidad ya está funcionando en Orduña. Sin anuncio previo de apertura ni inauguración, el departamento de Acción social de la Diputación ha abierto hace pocos días las puertas del remodelado centro Gabriel María de Ybarra de La Muera, que hasta 2005 acogía a menores inmigrantes. Después de casi tres años de obras, que han permitido realizar una profunda transformación de estas instalaciones, el nuevo servicio arranca con sólo cuatro de sus 39 plazas cubiertas.
«El resto de usuarios irán llegando gradualmente durante las próximas semanas», adelantó ayer un portavoz foral tras confirmar la puesta en servicio de una residencia que empezó a construirse en julio de 2006 y que debería haber comenzado a funcionar a finales de 2007.
 
Diferentes imprevistos -el último la quiebra de Urazca, empresa encargada de construir la estación depuradora de aguas residuales (Edar) que se levanta justo al lado- han ido demorando la ejecución de las labores en un recinto de 8.000 metros cuadrados de superficie en el que se han invertido hasta 2,2 millones de euros.
 
La residencia está gestionada por el Instituto foral de asistencia social (IFAS) y acogerá mayoritariamente a niños y jóvenes con problemas psíquicos, aunque también tiene algunas plazas destinadas a pacientes en edad adulta. Les atenderán casi 40 profesionales, entre ellos sanitarios y terapeutas. Además, el Ayuntamiento de Orduña ha solicitado que los puestos de gestión indirecta -limpieza, jardinería, lavandería...- se cubran con vecinos de la ciudad.
 
Cuatro pisos
 
El edificio principal del nuevo centro foral dispone de 2.600 metros cuadrados divididos en cuatro alturas. La planta baja acoge el centro de día, la sala para los usuarios que padecen trastornos graves de conducta y seis habitaciones con acceso independiente, así como un patio de uso exclusivo. Los tres pisos superiores se destinan a zona residencial. La primera planta alberga a los inquilinos con mayores problemas de movilidad, mientras que en el resto del complejo se acomodará a las personas que gocen de mayor autonomía. El proyecto de remodelación del centro ha incluido también la construcción de un gimnasio y de aulas para talleres.
Más noticias sobre…

Discapacidad, Discapacitados, Residencias



Vocento

Creacion paginas web