Cada vez hay más hombres e inmigrantes

Entre los necesitados, cada vez hay más hombres e inmigrantes que llegan del sur y de Levante
16 de Marzo de 2009
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El rostro de la pobreza
Los comedores sociales sirven cada vez más comidas
I.URRUTIA. BILBAO. La pobreza suele tener rostro femenino. «Mujer sola, con cargas familiares y escasa formación, que ronda los 35 años y tiene un trabajo precario», detalla Ramón Ibeas, de Cáritas-Álava. Cuando no queda más remedio que acudir a entidades benéficas, son ellas las que dan la cara, ya sean inmigrantes o vascas. Por lo menos, así era hasta ahora. La crisis ha introducido una variable: el paro masculino se ha disparado.

Según el INEM, a fecha 28 de febrero, había 55.972 hombres sin trabajo y 59.681 mujeres paradas en Euskadi. O sea, hay una diferencia de menos de 4.000 personas, mientras que en septiembre esa misma brecha era de 12.461 (47.724 desempleadas frente a 35.273 parados). «Eso explicaría nuestros datos. En enero, han venido 278 hombres a solicitar una ayuda económica. Y, la verdad, nos ha sorprendido que las mujeres fueran 232. La tendencia solía ser la inversa. Hace un año, sin ir más lejos, la proporción fue de 181 y 204, con preponderancia de las mujeres. Y en 2007, las cifras fueron de 167 y 221», recuerda Carmelo Corada, responsable de Comunicación de Cáritas-Vizcaya.

Cabeza de familia

Otra novedad motivada por la crisis son los inmigrantes que llegan del sur y del Levante español. Allí, el sector de la construcción ha entrado en barrena y en el campo están contratando a trabajadores nacionales. ¿Solución? Tomar rumbo al norte, «donde han oído que hay más calidad de vida, los sueldos son más altos, se cotiza más y las prestaciones de desempleo resultan más elevadas», explica Carmelo Corada. Pero nadie les ha dicho, por ejemplo, que para cobrar la renta básica hace falta llevar un año empadronado. O que pueden encontrarse con un sueldo de 700 euros (como peón bajo de la construcción o empleada doméstica) y el alquiler de una habitación que les sale por 400 euros al mes. ¿Dónde ir entonces? ¿Dónde ponerse a resguardo?

En otros hogares, el futuro tampoco se presenta nada halagüeño. Sirva de advertencia que, entre 2005 y 2008, el paro que afecta a los cabeza de familia pasó en España del 5,77% al 11,18%. «Eso es lo más importante, no tanto el paro del conjunto de la sociedad. Ese crecimiento anuncia problemas serios», alerta Luis Ayala, coautor del Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social 2008. Según este estudio, uno de cada cuatro niños vive en España en familias con rentas por debajo del umbral de la pobreza. Y en Euskadi, mientras tanto, cada vez más hombres acuden a pedir dinero a Cáritas. Mal síntoma.



Más noticias sobre…

Ayudas, Cáritas



Vocento

Creacion paginas web