ALDARTE: ‘Voces de mujeres en la diversidad sexual’

Tres de cada cuatro encuestadas declaran la importancia de que el entorno conozca su orientación sexual. Confesar que se sienten atraídas por sus iguales sigue siendo una decisión difícil o muy difícil para el 51,5% de las mujeres encuestadas
06 de Abril de 2009
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La publicación ‘Voces de mujeres en la diversidad sexual’, realizado con la colaboración del Programa de Apoyo a Proyectos Sociales de bbk obra social,  incluye una crónica del movimiento lésbico desde los tiempos previos a la Transición política hasta el momento presente.
Tres de cada cuatro mujeres lesbianas creen que es importante que su entorno sepa su condición sexual, según un informe elaborado por el Centro de atención a gays, lesbianas y transexuales Aldarte. Esta afirmación se deduce del análisis de las respuestas de 468 encuestadas procedentes del País Vasco y Navarra, un sondeo de opinión que no se había llevado a cabo hasta ahora en el seno del colectivo. La publicación ‘Voces de mujeres en la diversidad sexual’, realizado con con la colaboración del Programa de Apoyo a Proyectos Sociales de bbk obra social, también incluye una crónica del movimiento lésbico desde los tiempos previos a la Transición política hasta el momento presente.

Según la organización, la afirmación anterior evidencia que la importancia de expresarlo supera todas las dificultades que implica expresarse libremente. No obstante, confesar que se sienten atraídas por sus iguales sigue siendo una decisión difícil o muy difícil para el 51,5% de las interpeladas.

Vivir como gay o lesbiana en el ámbito rural
El estudio también señala a las más jóvenes como aquellas que más reclaman la importancia de manifestarlo y también, curiosamente, que son las residentes en municipios de menos de 5.000 habitantes las que hallan más fácil verbalizarlo, lo que viene a desmentir el supuesto tradicional sobre la complejidad de vivir como gay o lesbiana en el ámbito rural.

Para Inmaculada Mújika, una de las responsables de este ‘dossier’, psicóloga y miembro de la junta directiva de Aldarte, estos datos pueden explicar la escasa presencia de las lesbianas en el espacio público, a pesar de los logros conseguidos y la creencia en la necesidad de ser visibles. “Nos encontramos en desventaja frente a los hombres gays, hoy prácticamente representados en todas las áreas profesionales”.

Dificultas para contarlo a los demás cuando se produce en la  madurez

El trabajo también revela la conexión entre la edad temprana en descubrir la homosexualidad y la mayor facilidad en hacerlo saber a los allegados y, por el contrario, la dificultad en indicarlo a los demás cuando se produce en la madurez. El análisis indica que los medios de comunicación, la familia y el sistema educativo no tienen un papel determinante a la hora de informar sobre la diversidad en la orientación sexual, y que es el círculo de amistades donde la mayoría se conciencia sobre su condición y también el medio en el que, por primera vez, es revelada la diferencia.

Asimismo, la encuesta indica que aunque el 74,4% de las participantes son solteras, más de la mitad afirma su interés por legalizar situaciones de pareja. El 50,2% de quienes mantienen una relación sentimental se decantan por el matrimonio, mientras que un 37% opta por la pareja de hecho.
La responsable también alude a la permanente demanda de ámbitos de socialización. “En espacios abrumadoramente heterosexuales resulta muy importante que existen lugares de encuentro donde se puedan compartir valores y un modelo de vida”, alega y subraya su influencia en el desarrollo emocional. “Es una manera de aprender a gestionar sus pensamientos porque la soledad y la inexperiencia pasan factura, y mucha gente atraviesa la adolescencia personal en plena madurez física”.

Aunque se han producido grandes avances en el aspecto legal, la encuesta también evidencia problemas. Un 4,9% de las mujeres denuncia haber sufrido agresiones físicas, principalmente en la calle. Entre otras exigencias aún no satisfechas, Mújika también alude al escaso conocimiento en torno al ‘mobbing’ homofóbico, el requerimiento de que la diversidad sexual sea incorporada al currículum educativo o la creación de medios específicos para la población mayor y los grupos inmigrantes. “El recurso contra la ley de Matrimonio o la oposición a la adopción por gays y lesbianas prueba que aún cabe la involución”.

Además de recabar la opinión de la población lesbiana,  ‘Voces de mujeres en la diversidad sexual’ ha analizado vivencias afectivas y sexuales de mujeres a lo largo de las últimas décadas, sus conflictos y soluciones. La publicación se estructura en tres volúmenes. El primero aporta fuentes bibliográficas y genealogías de autoras sobre dicha temática y recoge los apuntes históricos. El segundo incluye la encuesta y se completa con las experiencias de treinta mujeres entre 40 y 67 años y diverso perfil personal y profesional. Por último, el tercer libro sugiere medidas para mejorar la calidad de vida del colectivo y favorecer su visibilidad social. “El cambio de mentalidades siempre es el reto más complicado”, advierte la responsable.

Más noticias sobre…

Aldarte, Gay, Lesbiana, Transexual



Vocento

Creacion paginas web