Segunda convocatoria 'PAÍS VASCO. UN ALMA SOLIDARIA'.

Jorge Morquecho dirige la Obra Social de la BBK, que ha incrementado sus fondos contra la marginación
01 de Abril de 2009
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
GERARDO ELORRIAGA. En una coyuntura económica tan poco propicia, la Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) ha sido la Caja de Ahorros de toda España que más ha incrementado la aportación a su Obra Social, un 17,5%, hasta llegar a un presupuesto de 102 millones de euros. Además, han invertido el 2,48% de sus activos en la Obra Social, doblando la media del sector, que es del 1,06%. «Aunque hablamos de grandes cifras, considero que es más importante el modelo que subyace», asegura Jorge Morquecho, director de este departamento. «Nos guiamos por un plan estratégico y la realidad social en la que nos encontramos inmersos. Nuestra misión es crear redes con el Tercer Sector y la Administración, contar con la iniciativa pública y privada, y promover políticas de trabajo conjunto».
Aunque estas entidades cuentan con una común vertiente benéfica, su dimensión y aplicaciones varían sustancialmente. «Nuestra diferencia fundamental es la apuesta por la acción social pura y dura, mientras que otras destacan el área cultural, la infancia y juventud o el plano sanitario. La apuesta depende de la idiosincrasia de cada una y de su marco de actuación».
 
La entidad financiera vizcaína apoya la segunda convocatoria de 'País Vasco. Un alma solidaria', el proyecto de EL CORREO en el que también colabora el departamento de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco. «Creo que tanto la labor de sensibilización como la inclusión de ayudas en metálico son importantes, sobre todo en el entorno en el que nos encontramos», alega. A su juicio, el papel de cada agente implicado en este ámbito depende de las capacidades y habilidades específicas. «El periódico es un canal masivo de comunicación y me parece bien que abra las puertas para que las organizaciones puedan llegar al gran público y también resulta positivo que asuma un rol más activo y concreto».
 
En la convocatoria de ayudas del pasado año, la Obra Social recibió un millar de solicitudes. El impacto social de la crisis se ha manifestado en tal aumento. «Responder a la recesión nos exigirá un sobreesfuerzo», confiesa. También reconoce que el aluvión de requerimientos proporciona una radiografía fiel de lo que sucede en el ámbito solidario. «Nos llega todo lo que surge, de ahí que podamos tratar y procesar mucha información», aduce y señala que la percepción extraída es que las necesidades son cambiantes, aunque se advierte una concentración en sectores que, en su opinión, implicarán una próxima reorientación de las actividades.
A ese respecto, la exclusión es uno de los grandes ámbitos que precisa su apoyo. Morquecho destaca la flexibilidad de su impacto y prueba este extremo aludiendo al perfil de las últimas incorporaciones. «Son individuos que nunca habían acudido a los servicios sociales y pensaba que nunca acudiría», explica. «Hablo de todos aquellos que contaban con una vida normalizada y ahora se han visto muy afectados por la crisis. Se hallan en el paro y han dejado de generar recursos, ya no pueden pagar el alquiler o la hipoteca, y, además, se encuentran rodeados por otros en situación similar, lo que genera una peligrosa bola de nieve».
 
La banca ética
 
También incluye entre los principales beneficiarios de su actividad los colectivos vinculados a situaciones de dependencia y discapacidad física o psíquica, y se refiere al capítulo de las prestaciones a las personas mayores. «Un grupo muy grande y que, debido al envejecimiento demográfico, demanda mayores prestaciones».
 
La colaboración financiera y técnica de las Cajas de Ahorros con el Tercer Sector constituye un precedente de la denominada responsabilidad social corporativa, el compromiso de la empresa con la acción social. «Nosotros lo tenemos fácil porque forma parte de nuestro espíritu fundacional», indica y opina que nos encontramos ante un fenómeno relativamente nuevo en su desarrollo que precisa de un largo recorrido. !»El reto radica en adaptar la plasmación que las firmas adopten con una realidad que se transforma tan rápidamente».
 
Morquecho considera que, asimismo, la implantación de la banca ética precisa de mayor evolución. «Puede alcanzar una dimensión importante, pero aún no ha conseguido su cuota de mercado». En la consecución de ese propósito, propone una mayor implicación de los medios de comunicación para que se divulguen sus características y estima que tanto las firmas de nueva creación como las financieras tradicionales han de asumir este nuevo concepto vinculado con la lucha contra la marginación, la sostenibilidad o el respeto medioambiental. «Las ajenas al sistema establecido parten desde cero y poseen menores recursos, pero tienen su papel que jugar. Habrá distintos modelos que responderán a las necesidades de más personas, aumentará la clientela y se producirá la debida retroalimentación».
 
 
 
 
Más noticias sobre…

Alma Solidaria, Obra Social BBK



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web