REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO

Hombres, mujeres y niños son víctima de vejaciones que quedan impunes
02 de Septiembre de 2009
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Las consecuencias objetivas de un conflicto armado son siempre terribles. En el caso de la República Democrática del Congo, tres cuartos de la población congoleña se han visto afectados de una u otra manera por la lucha armada. En Kivu Norte y Sur la situación se agrava, siendo continuos las informaciones de crímenes contra civiles, incluyendo asesinatos, violaciones y destrucción de casas. Cientos de personas han sido forzadas a abandonar sus hogares, llegando en lo que va de año a 300.000 desplazados según el iecah, Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria . La violencia sexual, en este caso en contra de los hombres, es uno de los factores de violencia que está en aumento.

Tal como describe el comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) , aunque la mayoría de víctimas de son mujeres, hombres y niños están siendo violados habitualmente, cuando los atacantes no encuentran ninguna mujer de la que abusar.  Estos hombres y niños quedan sumamente traumatizados, teniendo como consecuencia que no se encuentren con fuerzas para seguir trabajando y la carga familiar se traslade a la mujer únicamente.

Este tipo de violencia responde a diversos factores la existencia de unas débiles cadenas de mando, que dejan combatientes sin instrucciones claras a seguir; una arraigada cultura de impunidad que provoca que, aunque tanto las leyes congoleñas como el Derecho Internacional Humanitario (DIH) prohíben todas las formas de violencia sexual, la mayoría de los violadores no tenga que responder nunca por sus actos; o el hecho de que el que los combatientes no reciban un salario regular, que tiene como consecuencia que roben y violen como forma de pago. La tendencia de aterrorizar a los civiles como medio para ejercer un mayor control sobre ellos, o para castigarles por colaborar “con el enemigo” está cada vez más extendida en la RDC.


Rechazo a las víctimas de abusos 

Desde 2005, el CICR financia casas de apoyo a las víctimas de violencia sexual. Actualmente apoya 37 centros, gestionados por asociaciones locales de Kivu Norte y Sur, donde los trabajadores sociales “escuchan a las víctimas, las consuelan, les dirigen a los centros de salud correspondientes y, si es necesario, median con sus familias”. Los centros de salud facilitan a quienes acuden un kit sanitario que contiene, entre otras cosas, medicación contra enfermedades de transmisión sexual.

Uno de los efectos más comunes es el rechazo de la familia y vecinos a las víctimas de ataques de tipo sexual, por lo que los trabajadores con que colabora el CICR también realizan trabajos en las comunidades para evitar el estigma y rechazo a las víctimas, que se añade al sufrimiento físico y psicológico que ya de por sí sufren. El CICR cuenta con una delegación permanente en la República Democrática del Congo desde 1978.

 



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web