Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Terapia de familia

La asociación Krisalida presta apoyo psicológico desde hace diez años a padres que sufren la pérdida de sus hijos
04 de Octubre de 2009
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un alivio en el duelo
Cerca de un centenar de miembros celebró ayer el décimo aniversario de la asociación en Getxo. / PEDRO URRESTI

MARÍA CORCUERA/ «Nadie te prepara para ver morir a un hijo, para poder superar ese dolor y frustración. Te sientes culpable, aunque sepas que no has tenido nada que ver». Una sensación que han experimentado todos los integrantes de la asociación Krisalida, de apoyo a padres y madres que han perdido a un hijo, ya sea por accidente, suicidio o enfermedad. Ayer, la agrupación vizcaína celebró su décimo aniversario con un encuentro en Getxo al que acudió casi un centenar de miembros.

Durante esta década han pasado por sus aulas de terapia más de 150 padres desgarrados por el sufrimiento. Psicólogas especializadas en terapia grupal y de duelo apoyan a los progenitores en esos momentos tan duros. «En el caso de los suicidios y accidentes lo peor es el 'shock' inicial, no existe un periodo para asimilarlo. Cuando es por una larga enfermedad también vas acumulando en tu interior mucho dolor y hay que expulsarlo», explica Begoña Ruiz, una de las fundadoras de esta entidad.

Por su experiencia asegura que cada persona es diferente y afronta el duelo a su manera. Sin embargo, algo les une: la necesidad de desahogarse y ver que existen otras familias que pasan por esa misma situación. «En nuestras terapias se trata de hablar y hablar. Liberar tus emociones, rabia, miedos y dolor. A todos nos reconforta ver que personas como tú salen hacia delante», reconoce Ruiz. Los grupos se reúnen una vez por semana en un local del barrio bilbaíno de Deusto. Por lo general, sus integrantes completan una terapia de dos años para poder volver a retomar la rutina familiar, laboral y social.

«Una obsesión»

Otra conclusión que sacan tras esta década de andadura es la fortaleza interior que brota tras este golpe de la vida. «La gente te dice 'si me pasara a mí, me moriría'. Pero aprendes a vivir de nuevo. Nosotros decimos que el proceso termina cuando tu hijo deja de ser una obsesión en tu cabeza y simplemente le guardas en tu corazón», apunta Anabel Orbea, tesorera de Krisalida.

Además de la propia terapia, esta entidad también ofrece una vez al mes talleres de orientación para otros familiares. «Hoy en día, nadie quiere escuchar tristezas y muchos enseguida miran para otro lado. Pero, para nosotros, es muy importante nuestro entorno, necesitas su cariño y también que te recuerden a esa persona que ya no está físicamente, pero que tú la llevas muy dentro», recalcan desde la asociación.

Más noticias sobre…

Iniciativas solidarias



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web