Día Internacional de la Discapacidad

El Día Internacional de la Discapacidad recuerda que el fomento de la autonomía de este colectivo favorece al conjunto de la sociedad
02 de Diciembre de 2009
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
GERARDO ELORRIAGA / La mesa del bienestar social cojea, denuncian fuentes de la Federación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de Bizkaia (FEKOOR). Las mismas instancias también aseguran que la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, aprobada hace tres años, no ha facilitado la inserción del colectivo. Según explican,  la aplicación práctica ha frustrado la esperanza generada por la norma.

Hoy, en el  Día Internacional de la Discapacidad,  FEKOOR  cumple treinta años y  sigue reclamando la igualdad de oportunidades para todos. “Nuestros derechos no están en crisis”, alegan en el lema de la presente edición.

En 1979, cuando la entidad fue creada, los derechos humanos de estas personas “brillaban por su ausencia”. Recluidos en sus casas, la atención era médica y asistencialista,  y su posición de absoluta marginalidad social. “Entonces, quien no era normal, era anormal”. Hoy, la situación es radicalmente distinta. Se ha avanzado tanto en la visibilidad como en la puesta en servicio de medidas sociales, pero las abundantes denuncias que llegan a la oficina del Ararteko evidencian la existencia de graves inconvenientes para desarrollar su vida en las mismas condiciones que el resto de los ciudadanos.

Una sola solicitud para el estudio de la personas con gran capacidad
El complicado protocolo de evaluación previsto por la ley de 2006,  así como el carácter subjetivo del examen,  o los plazos de resolución de las prestacione,  generan complicaciones y retrasos en situaciones que requieren una respuesta inmediata. El nivel de exigencia ha provocado que en nuestro territorio tan sólo se haya producido una solicitud de apoyo para el estudio o trabajo en el capítulo de la personas con gran discapacidad. “¿Cuántas hay si es difícil la educación y no consiguen un empleo”, se preguntan.

En cualquier caso, la accesibilidad, el mercado laboral y la preservación de la autonomía personal aparecen como los tres grandes caballos de batalla. “Cuando hablamos de un bordillo sin rebajar no nos referimos tan sólo de un impedimento para desplazarse sino de la limitación de derechos fundamentales, de obstaculizar el disfrute de bienes y servicios”. A ese respecto, los implicados denuncian la falta de sensibilización de los responsables del desarrollo urbanístico. “A menudo, no se contempla el diseño universal”, aducen.

Trabajo y cuotas
Respecto al trabajo, la experiencia ha demostrado que con la implementación de apoyos permite su incorporación. Cada año, el servicio de orientación y promoción de empleo de Fekoor impulsa la firma de 150 contratos laborales. Los representantes de la entidad también lamentan que la disposición que obliga a la puesta en marcha de cuotas para personas discapacitadas en empresas de más de cincuenta trabajadores pueda ser vulnerada mediante donaciones.

"Que nadie tutele su futuro"
La libre elección de un proyecto de vida es la tercera vindicación. “Que nadie tutele su futuro”, defienden y reclaman medidas que lo protejan. “Además, hablamos de propuestas que benefician a todos porque todos envejecemos, los padres también tienen dificultades para desplazarse con sus hijos pequeños y también es frecuente que tengamos problemas transitorios de movilidad que nos enfrentan a entornos llenos de obstáculos”.

Más noticias sobre…

Discapacidad, FEKOOR



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web