Centro Ola BBK

230 personas se benefician cada día de un centro que es considerado modelo y es visitado a menudo por especialistas de otras comunidades autónomas
23 de Diciembre de 2009
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
GERARDO ELORRIAGA/ Cuando fue creado el Centro Ola BBK, hace casi veintiocho años, los jóvenes que padecían discapacidad intelectual no se escolarizaban y los servicios sociales específicos apenas se habían desarrollado.  Entonces, la institución radicada en Sondika puso en marcha un centro de diagnóstico y orientación, una residencia internado y un colegio de enseñanza especial. “Fuimos pioneros”, recuerda Amelia Sánchez, su actual directora.
Por sus aulas llegaron a pasar doscientos ochenta alumnos antes de que la Ley de Integración facilitara su inserción en la red académica pública. Durante un tiempo, en sus dependencias también se llevó a cabo ese  proceso de asimilación hasta que los departamentos administrativos asumieron tal gestión.

Ante el cambio producido en las últimas décadas, la entidad realizó un estudio de necesidades en el sector. Los resultados del análisis sustentaron el plan estratégico 2005-2007, eje de su nuevo funcionamiento. “Vimos que no se cubrían los espacios de transición, el paso de un servicio a otro, de una edad a otra”, explica y señala la intención genérica  de proporcionar una atención completa a usuarios y sus familias a través de diferentes mecanismo de atención.

Gestión a cargo de Gorabide y Lantegi Batuak
Actualmente, su trabajo se desarrolla en el ámbito social y laboral, con labores de gestión a cargo de Gorabide y Lantegi Batuak, respectivamente. En el primero se encuentra la residencia de estancias temporales y el centro de día, aun en fase de equipamiento, mientras que en el segundo se encuadran el de orientación laboral y un taller ocupacional. También, hay que destacar en el apartado inicial el servicio de acogida, información, orientación y apoyo (SAIOA), punto de partida para realizar el itinerario específico de los afectados.

Centro de Vida Adulta
Dentro de esta nueva fase, destaca un proyecto particular, el Centro de Vida Adulta, que atiende a personas, empleadas por la Obra Social de BBK y con experiencia laboral pero que, por diversas razones, ya no pueden seguir ejerciendo el oficio.

“Desarrollamos una serie de actividades encaminadas a que mantengan sus habilidades, desde talleres de manualidades para fomentar su creatividad, a otras de ocio, deporte y socialización, tanto dentro como fuera del recinto”, y apunta que la respuesta ha sido muy satisfactoria.

Cada día, el Centro Ola BBK es utilizado por doscientas treinta personas que se benefician de sus prestaciones. “Aún hoy seguimos siendo una referencia”, indica y habla de la visitas de especialistas de otras Comunidades Autónomas y extranjeras que quieren conocer la labor emprendida. “Indudablemente, en el País Vasco estamos en la vanguardia.  A pesar de que existe una ley, la integración no está suficientemente desarrollada en muchos lugares”.


Mayor esperanza de vida y nuevas demandas
El mundo de la discapacidad intelectual se ha transformado radicalmente en un breve plazo de tiempo. “Ha cambiado el marco teórico, incluso hay avances que hablan de otro terminología”, advierte.  Hoy, el enfoque de las prestaciones es diferente y favorece su desenvolvimiento personal. Para quienes llegan a la vida adulta propone fomentar la autonomía mediante alojamiento en pisos con algunas atenciones desde el exterior. El alargamiento de su esperanza de vida también ha generado nuevas demandas. “Como ha ocurrido con la población en general, ellos se hacen mayores o sus padres, que padecen sus propias discapacidades o fallecen, y se ha abierto otro reto para las organizaciones del sector”.

El cambio de mentalidades en la sociedad requiere otro ritmo. “No han pasado tantos años para que se produzca”, arguye Amelia Sánchez, quien considera que su presencia social, la visibilidad y la reivindicación transformarán la percepción del colectivo. “Hay que acabar con la condescendencia y hablar de tú a tú”, defiende. “Son personas que necesitan apoyos, sí, pero, de una manera u otra, todos los individuos los necesitamos”.
Más noticias sobre…

Obra Social BBK



BUSCADOR AVANZADO

Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

Vocento

Creacion paginas web