Premio Liberarte II Concurso de Microcuentos Topaleku

Escrito por Zlatan Guito
26 de Marzo de 2010
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Llegó el momento.
Esa gran puerta metálica se cerró detrás de mí. Me quede clavado en el sitio, pensando en si sería la última vez que viese a mi gente en mucho tiempo; todo quedaba atrás, todo menos yo.

Había llegado el momento de cumplir el castigo que se me había impuesto.
Llevaba mucho tiempo pensando en ello, esperando siempre que no pasase nunca. Con esa vaga pero constante llama de ilusión de que igual a mi no me tocaba, que igual lo dejaban pasar, pequeña ilusión pero gran mentira.
Todo era más frío de lo normal, el lugar, las voces, el eco.

Yo solo escuchaba una voz dentro de mí que me decía que no tenía que estar nervioso, que seguro que no era tan malo, que todo pasa, tarde o temprano, todo pasa.
Y no me equivocaba.

Todo comienzo es duro, lo sabía, pero con ganas y un poco de ayuda todo se consigue.
Poco a poco fui sintiendo el calor, mis manos no temblaban, el eco se esfumaba y las voces se contagiaban de risas y fuerza.
Mi gente seguía conmigo, dándome todo el calor y apoyo que necesitaba. Qué sería de nosotros sin ese pilar que constituyen en nuestras vidas.
Y aunque esa gran puerta todavía no se ha vuelto a abrir para que yo la cruce; esa llama se ha vuelto a iluminar delante de mí, volviéndome a llenar de esa pequeña ilusión.
Todo pasa, tarde o temprano, todo pasa.



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web