Deporte adaptado

Javier Cueva, presidente de la Federación de Deporte Adaptado de Bizkaia, expone los beneficios físicos y psicológicos de su práctica
29 de Julio de 2010
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
G.E. / Algo de ánimo, el pago de la matrícula y un par de zapatillas nuevas es todo lo que, generalmente, necesitamos para iniciarnos en la práctica de un deporte. Las personas con discapacidad física y psíquica tienen que hacer frente a pruebas de accesibilidad, obtener ayudas materiales o humanas, y superar otros impedimentos para comenzar a realizar ejercicio. Pero los resultados bien merecen el esfuerzo.

“Muchos de estos individuos no trabajan o están fuera del sistema educativo y el ejercicio es un factor socializador, quizás sea el principal beneficio que los caracteriza”, asegura Javier Cueva, técnico en temas de ocio y deporte en Fekoor y presidente de la Federación de Deporte Adaptado de Bizkaia.
  “Además, en algunos casos, hablamos de sujetos que dejan que la vida fluya, como si no fueran protagonistas de su existencia y gracias a la experiencia, toman el mando”.

Lograr metas y rehabilitación física
La exigencia consigo mismo, poner retos y alcanzar las metas, son otras ventajas que proporciona el deporte, junto a la mejora física, siempre positiva para la rehabilitación.
“Se consigue más autonomía”. En el territorio hay ya más de cuatrocientas fichas deportivas, recreativas o escolares, relacionadas con este colectivo, aunque las iniciativas en este campo se remontan a los últimos seis años. Las escuelas deportivas estables se han constituido en el instrumento más eficaz para la promoción y ya han surgido varias vinculadas a especialidades como el tenis de mesa, natación, baloncesto, tiro o ajedrez.

Ausencia de  programas especificos en los polideportivos
Pero se mantienen problemas heredados de tiempos en los que las personas discapacitadas no realizaban ninguna práctica deportiva. Los polideportivos suelen carecer de programas específicos, profesionales capaces de impartirlos y también de medios para acceder. El sistema educativo tampoco dispone de recursos, aunque la Diputación ha fomentado la inclusión.

Ayudas y medios materiales
La accesibilidad y la cercanía física son las condiciones más valoradas, aunque también se necesitan medios materiales y ayudas específicas, a menudo costosas. Cualquier persona puede practicar deporte, incluso aquellas con grandes discapacidades, para quienes se ofrece modalidades propias como la boccia, una especie de petanca adaptada.  Los individuos con grandes afecciones psíquicas requieren  apoyos humanos, fundamentalmente.

En estos años de desarrollo del deporte adaptado, se aprecia un interés mayor por la competición. “Aún más verde es el deporte de elite, aunque ya hay gente en todas las áreas”, explica Cueva. “Me gustaría ver pronto un paralímpico, aunque no es el objetivo del deporte adaptado”.

 
Más noticias sobre…

Deporte adaptado, Discapacidad



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web