Mujeres gitanas del siglo XXI

La presidenta de Mujeres Gitanas Sim Romi considera que no sufren más machismo, aunque sí más discriminación
16 de Noviembre de 2010
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Rosa Jiménez: 'Para luchar contra los estereotipos hay que hacer un cambio desde dentro'
Rosa Jiménez y la asociación Sim Romi recibieron este año el premio Berdintasuna de la Diputación Foral de Bizkaia
MARTA R. ROMÁN/ Orgullo de ser gitana. Y mujer. La joven presidenta de la Asociación de Mujeres Gitanas Sim Romi, Rosa Jiménez, participa en las jornadas 'Mujeres Gitanas Europeas' que se celebran el viernes, día 19,  en la sala Arrupe Etxea de Bilbao. Días de mucho trabajo para organizar un encuentro en el que demostrarán que no hay que hacerle tanto caso a los estereotipos, aunque, por desgracia, su pueblo y sus mujeres siguen siendo discriminadas. La igualdad sigue siendo para ellas una lucha con muchos frentes.

-'Mujeres gitanas europeas'. ¿El título de estas jornadas es casual o es una manera de decir que están y pertenecen a un mundo del que últimamente algunos mandatarios parecen querer echarles?
"Tiene algo de las dos cosas. El título sale de nuestra participación en unas jornadas internacionales en Barcelona donde nos dimos cuenta de que, como mujeres, tenemos una identidad gitana pero desde luego somos europeas también. Además, quienes están sufriendo esa persecución son nuestras primas y hermanas gitanas rumanas y búlgaras y evidentemente a nosotras nos toca porque son nuestro pueblo y tenemos esa incertidumbre".

-En las jornadas va a haber testimonios de mujeres gitanas rumanas, portuguesas y vascas. ¿Qué les une a todas?
"Va a ver una mesa de experiencias y cada una contaremos nuestras vivencias según el país donde vivimos. Nos une sobre todo el orgullo de ser gitanas y de estar luchando por nuestro pueblo y por nosotras. Sufrimos mucha discriminación por nuestra identidad pero es que además la discriminación es doble: primero por ser gitanas y segundo por ser mujeres. En el caso de las mujeres gitanas rumanas, por ejemplo, es peor ya que sufren ser mujeres, gitanas e inmigrantes".  

-¿Y que es lo que peor llevan? ¿Cúal es la peor discriminación?
"Sin duda, en el terreno laboral. Es cierto que hay crisis para todo el mundo pero en vez de ayudarnos, nos lo ponen más difícil. Independientemente de nuestra formación académica, hoy en día ser mujer y gitana hace muy complicado encontrar un empleo. Si encima eres rumana, es peor. En este sentido, los poderes públicos deberían apoyarnos más".

-En las jornadas presentarán también un programa de tiempo libre destinado a mujeres gitanas que denominan 'Nuevos tiempos'. ¿Les parece fundamental que hagan cosas para ellas mismas, que disfruten de un tiempo de ocio más allá de la familia y el cuidado del hogar?
"Es una manera de pensar en el ocio que no suele ser habitual entre las mujeres gitanas más volcadas en el mantenimiento del hogar y el cuidado de los hijos. Se trata de que lo combinen con su cuidado personal y que refuercen su autoestima como mujeres. Desde que empezamos en 2004 ha habido muchos avances. El más positivo es que tenemos entre 50 y 60 mujeres que participan y que nos piden más actividades. Tienen más ganas de cuidarse, de formarse. Siguen siendo mujeres gitanas pero se han puesto por delante".

-¿Cree que las mujeres gitanas tienen que luchar más por la igualdad que las payas o es un estereotipo aquello de que los hombres gitanos son más machistas?
"Yo creo que el machismo está generalizado vayas donde vayas y afecta a todas las mujeres. Hay mucho desconocimiento y parece que la mujer gitana está más sometida. Es totalmente incorrecto. Sufrimos el machismo en la misma medida en que lo puede sufrir cualquier mujer hoy en día y cada una lucha con las herramientas que tiene".

-¿Y cómo luchan ustedes contra esos estereotipos?
"Haciendo el cambio desde dentro. Poder trabajar y formarse es fundamental. A partir de ahí, puedes defender tu cultura y tu identidad de otra forma y no estar en manos de nadie".

-¿Es importante que sean precisamente las mujeres las que se convenzan e inculquen esa necesidad de educación?
"Sí. Cada vez más, las mujeres gitanas se dan cuenta de que la educación es fundamental y necesitan formación para apoyar a sus hijas e hijos. No quieren que sus hijas e hijos no estudien porque eso supone no avanzar y llevar la misma vida que generaciones anteriores".

-¿Por qué no se ve más en los medios de comunicación y en la sociedad a mujeres gitanas como usted y tantas otras, jóvenes, con estudios y preparadas?
"Yo que creo que sí se ven pero no nos reconocen como mujeres gitanas. En el congreso de Barcelona éramos más de 300 mujeres gitanas. Lo que ocurre es que no somos folclóricas y también es cierto que hay quien piensa que ser mujeres gitanas del siglo XXI supone perder parte de nuestra identidad. Nosotras luchamos para tener presencia en la sociedad pero sin perder nuestra identidad de la que estamos muy orgullosas. A medida que vaya habiendo más mujeres gitanas profesoras o médicas, por poner dos ejemplos, posiblemente se nos vea más".

-¿Se deberían hacer más esfuerzos para acercarse y entender mejor al pueblo gitano y romper así muchos mitos?
"Realmente son más las cosas que nos unen que las que nos separan. Vivimos todos en el mismo lugar y compartimos muchas cosas. La diversidad es lo que prima hoy en día. Hay que olvidarse de lo que pudo pasar en el pasado y de la imagen de la mujer gitana en bata y zapatillas. Eso existe y no es malo pero hay otras muchas mujeres que estamos en otro momento".

-¿No le parece algo hipócrita que siempre hablemos de que las mujeres gitanas están más sometidas cuando hay lugares en los que ni siquiera se respeta a los gitanos -hombres y mujeres- como ciudadanos de derecho de un país?
"No sé si la palabra es hipócrita. Lo que sí es cierto es que hay miedo a lo desconocido y en algunos casos como el francés hay una clara xenofobia. Cada pueblo debe luchar por su identidad y por mantener sus raíces independientemente del país donde viva. Estoy segura de que al final conseguiremos vivir en paz en una sociedad rica y diversa".

Más noticias sobre…

Mujeres gitanas , Sim Romi



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web