Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Comercio justo

Un regalo es una demostración de afecto, nos explica en el vídeo la responsable de Intervención Social de Emaús. Y ese afecto se puede expresar con un libro comprado por un euro o con una cesta de navidad de doce euros
16 de Diciembre de 2010
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Marta R. Román/ Epoca de buenos deseos y sentimientos... y de consumo masivo. Regalos y más regalos. Comida y más comida. La Navidad ya está aquí. ¿Por qué no aprovecharla y empezar a convertir nuestras compras en un elemento transformador? Las tiendas de comercio justo nos proponen compras responsables, sostenibles, ecológicas y sociales, en las que una camiseta es mucho más que una camiseta y un turrón es mucho más que un turrón. El cambio está en nuestra mano. De consumidores a ciudadanos que reinvierten el dinero de sus compras en construir un mundo mejor. De simples clientes a valiosos colaboradores.

Quizás muchos no lo sepan,  y otros prefieran mirar hacia otro lado,  pero lo cierto es que los datos de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, extraídos de su última campaña 'La rebelión de los productos', dan mucho qué pensar acerca del modelo de consumo actual. Por cada tableta de chocolate que se vende a 1,20 euros en un comercio tradicional, muchos agricultores africanos reciben solamente el equivalente a 2 céntimos. Y si hablamos del sector textil, las mujeres y hombres -y en muchos casos niñas y niños- que producen ropa y complementos para multinacionales,  trabajan por salarios mínimos y con continuos problemas de salud por el uso de sustancias químicas peligrosas y falta de higiene en los centros de trabajo.

En ese sentido, las tiendas de comercio justo son un oasis, un lugar en el que se asegura que detrás de un producto hay unas reglas de juego más equitativas, o  que efectivamente las mujeres tienen igualdad de oportunidades en el acceso al trabajo o  que una parte de los beneficios económicos derivan en mejoras para la comunidad.  Y esto no es todo. A las condiciones laborales y comerciales se suma una producción en la que la conservación del medioambiente es fundamental: apoyo a la agricultura ecológica y a los pequeños productores locales, consumo de productos de temporada y cercanos, envoltorios sin aluminio, reutilización más que reciclaje,  son otras de las señas de identidad en este tipo de compras.

Con esta amplitud de miras, te proponemos que te enfrentes a una jornada de compras estas Navidades. Es cierto que a muchas personas les resulta complicado desprenderse de prejuicios y adquirir productos de segunda mano, pero como nos explica en el vídeo que complementa esta información, Vicki Elorriaga,  responsable de Intervención Social de Emaús, la ropa pasa por un proceso de higienización y  los objetos son muchas  veces restaurados por personas que están en situación de vulnerabilidad y dependencia, con lo cual la labor social que hacemos con este consumo es doble.

Busca tu tienda de comercio justo más cercana y piérdete dentro. Lee las etiquetas, comprueba los orígenes de los productos, quién los hace, quédate con la variedad de artículos que puedes adquirir. Hace tiempo que el comercio justo es mucho más que café, palmitos y quinoa.

Vidasolidaria ha estado en dos tiendas de comercio justo en Bilbao: Koopera Merkatua (Fernández del Campo, 16-18) y Kidenda (Viuda de Epalza, 6). Sus responsables,  Cristina Larrayoz y Tamara Carranza, respectivamente, nos han contado lo que para ellas significa comprar justo y qué puedes encontrar en sus tiendas.  

Ropa, electrodomesticos y agricultura ecológica en Ekorropa
En Koopera Merkatua -integrado en la red social Koopera junto a Rezikleta, Ekorropa, Behori y Ekiber y con Cáritas como socio colaborador- es posible comprar prendas de vestir de la marca Ekorropa a precios realmente bajos. Es ropa tratada, recuperada y ecológica,  procedente de los diferentes contenedores textiles instalados en muchos municipios de Vizcaya, Álava y Cantabria.

Rezikleta se encarga de higienizarla en su planta de Zamudio para que vuelva nueva a la percha. "Vendemos tan barato como nuestro proceso productivo nos permite", explica Cristina Larrayoz, directora de marketing de Koopera Merkatua. El resultado son jerseys a 2,99 euros, trajes por 19,90 euros, calzado por 7 euros o bolsos por 3,90 euros.

Es quizás la parte más conocida de esta tienda en la que, sin embargo, también se pueden adquirir juguetes  o electrodomésticos como lavadoras, televisores y frigoríficos a precios muy interesantes.  "La venta de electrodomésticos está funcionando muy bien. Los recuperamos, damos empleo a través de Ekorrepara y, además, ofrecemos un servicio en el centro de Bilbao para las personas que no tienen coche".

El concepto de que es más caro no se ajusta a la realidad
Por último, Koopera Merkatua también tiene un espacio para la agricultura ecológica, una oferta que pretenden seguir ampliando. Actualmente es posible comprar leche, huevos, quesos y vino, entre otros. "El consumo de productos de temporada es importante para que las cosechas descansen y la biodiversidad se mantenga y trabajamos con agricultores locales de la zona para evitar los costes medioambientales del transporte".
Para Cristina Larrayoz, la impresión de que los productos procedentes de la agricultura ecológica o el comercio justo en general son más caros no se ajusta del todo a la realidad. "Hay que conocer porque son algo más caros. No se siguen los mismos métodos y, en cualquier caso, son más saludables porque no tienen ni pesticidas ni ingredientes artificiales".

La filosofía de esta tienda siempre es la misma. Ofrecer productos de calidad, como cualquier otro comercio, pero sin perder nunca de vista la vertiente social y medioambiental. "Somos mucho más que un comercio, somos un punto de encuentro y contribuímos a la cohesión social y a la integración sociolaboral de personas que lo tienen más difícil. La gente cada vez es más consciente de eso y de la fuerza de su compra".

Artesanía y productos únicos en Kidenda
Tamara Carranza recuerda que "al principio nos preguntaban qué hacíamos aquí, qué era esto del comercio justo, pero ahora tenemos clientes muy fieles. Les gusta el producto porque la calidad es muy alta pero también saben cómo están hechos, quién los produce y qué llevan exactamente. Hoy en día la gente que prueba repite". 

La encargada de Kidenda -proyecto participado por Cáritas, Alboan y Misiones de Bilbao- está convencida de que de que la 'compra justa' va calando entre los vizcaínos. Actualmente queda poco o nada de verdad en la creencia de que el comercio justo es caro. "Incluso, a veces, es todo lo contrario. En Kidenda tenemos productos que pueden resultar más económicos que en otros sitios".

Cestas de Navidad a 12 euros
Precisamente para desterrar esa idea, Kidenda lleva ya varios años confeccionando cestas navideñas desde los 12 euros. "Cada vez hay más empresas que deciden incluir en sus cestas productos de comercio justo". Mazapán, turrones o bombones son algunas de las opciones más populares.

En cualquier caso, la encargada de Kidenda considera que uno de los valores del comercio justo es precisamente "ofrecer artículos que dificilmente se encuentran en un comercio tradicional". En la tienda de la calle Viuda de Epalza de Bilbao se puede comprar artesanía hecha a mano "que es única", chocolate de Tanzania o ropa de Zimbaue, entre otras muchas cosas.

Todos sus productos son ecológicos y en las etiquetas es bien visible de dónde proceden: "Apoyas a una mujer desfavorecida para que sea económicamente independiente", "Organización Palestina creada en 1990 para ayudar a mujeres viudas y afectadas por la Intifada", "Elaborado por una organización de mujeres que trabajan dentro del mercado ético del comercio justo" son algunas de las leyendas que podrás ver si te fijas.

Programas para escolares y ferias 
Está claro que las ventas son importantes, aunque no lo son son todo. Como muchas otras tiendas de comercio justo, Koopera Merkatua y Kidenda hacen periódicamente campañas de sensibilización. Muchos escolares han pasado ya por estos establecimientos. En ellos aprenden las diferencias entre el paquete de café de un supermercado y otro de comercio justo o la cantidad de emisiones de CO2 vertidas a la atmósfera para fabricar una prenda nueva y el beneficio ecológico que supone utilizar una prenda recuperada. También participan y organizan ferias para acercar al público en general sus productos y explicar qué significa comprar o regalar justo. 

Acercarse a Kidenda y comprar artesanía, comida o ropa es poner tu granito de arena para el desarrollo de programas sociales, educativos y sanitarios en países del Sur. Si adquieres una prenda de Ekorropa participarás activamente en la promoción de empleo para colectivos en riesgo de exclusión social aquí en el Norte como mujeres con responsabilidades familiares, inmigrantes, parados de larga duración, ex drogodependientes o ex reclusos.

No obstante, si aprovechas estas navidades para probar en una tienda de comercio justo y comenzar a transformar tus hábitos de compra, no caigas en la tentación de pensar que ayudas a los más empobrecidos porque no es del todo así. El comercio justo es una actividad comercial alternativa, una forma de negocio en la que tendrás claro dónde va cada euro que te gastas y en la que realmente te estarás ayudando a tí mismo preservando el medio ambiente y  fomentando una sociedad más solidaria.


 




Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web