Programa Etxeratu: los padres opinan

Juani y Miguel, padres de Mikel, nos ofrecen su testimonio de lucha para que su hijo, con discapacidad intelectual, pueda ser algún día independiente y autónomo
22 de Diciembre de 2010
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
M.R.R/  Mikel tiene 30 años y  se despista con facilidad. No es un problema de orientación. Conoce la parada en la que se tiene que bajar. Sabe dónde tiene que girar para llegar a su casa y no tiene problemas para abrir la puerta del portal y la de su domicilio. El problema es que se desconcentra, cree que puede hablar con cualquiera, sea conocido o no. De hecho, nuestra presencia, como periodistas,  le descoloca un poco a la hora de seguir el recorrido.

Sus padres, Juani y Miguel, son conscientes del problema, pero no renuncian a que su hijo sea lo más autónomo posible. En esa lucha llevan muchos años,  aunque aseguran que desde que Mikel está en el programa de apoyos de la Fundación Síndrome de Down, avanza.

Mikel nos cuenta que va a la piscina y a cursos de cocina,  y nos enseña en su casa la cantidad de juegos de la PlayStation que tiene.  Es uno de los protagonistas de la primera época de las políticas de integración educativa. Fue a una escuela ordinaria, donde tenía personal de apoyo, y más tarde pasó al antiguo Centro OLA BBK de Sondika, dedicado a la educación especial. Allí estuvo hasta los 19 años, momento en el que los padres se preguntaron:  "¿Y ahora qué?".

Su padre nos recuerda que pasó por varios talleres ocupacionales y centros de trabajo especiales, "pero se aburría como un cesto con el tornillito y la tuerquita". Mikel estaba a disgusto, enredaba y revolucionaba al resto. Tal y como llevaban haciendo toda la vida, Juani y Miguel se pusieron a buscar opciones que hiciesen evolucionar a su hijo y no lo estancaran.

Ganar autonomía
"Pensaba que la Fundación  Síndrome de Down era sólo para personas con esta deficiencia, pero mi sorpresa fue que no". Las cosas empezaron a cambiar.
Con tesón y mucho trabajo, Mikel ha aprendido a nadar y forma parte de un programa completo de actividades donde disfruta y, lo más importante, está ganando en autonomía.
"Nos hace venir de Laredo los fines de semana para estar con su grupo de tiempo libre. Normal. Prefiere estar con gente joven que con dos carcamales como nosotros", cuenta riendo Juani, su madre.
Miguel cree que posiblemente su hijo necesitará apoyos toda la vida, pero  "insistimos en la autonomía de nuestro hijo, queremos que en un futuro viva en su casa,  y  si no puede hacer algo por sí mismo tendrá que tener ayuda".

Un piso propio
Mikel ha pasado ya tres veces por una vivienda de preparación para la vida independiente del Programa Etxeratu. Tiene suerte porque sus padres le están preparando una casa familiar cerca de ellos y sus hermanas. "Ya no trabajamos y el hecho de que una persona acompañe a Mikel en sus trayectos nos ha dado mucho respiro. Ahora le estamos preparando el piso en el que algún día vivirá solo". Él no se hace mucho a la idea y pregunta a sus padres si no irán con él, pero sí sabe que su futura cocina será roja. De hecho, nos ha invitado a la inauguración.


Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web