Arteterapia, una apuesta innovadora

La arteterapia se incluye ya en los programas para enfermos y familiares de asociaciones como AFA Bizkaia o Asparbi. Música, escritura, pintura, escultura o danza para crear un espacio que nos permita encontrarnos con nosotros mismos
17 de Marzo de 2011
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Arte para 'encontrarnos'
La arteterapia facilita la expresión a muchas personas
Marta R. Román/ Dicen que el arte cura. La arteterapeuta Susana Corbella Egiluz no se atreve a ser tan tajante, aunque está segura de que el arte tiene un componente terapeútico y, sobre todo, ofrece un espacio para encontrarse con uno mismo. También José Manuel Gómez Villán está convencido de que la musicoterapia juega un papel tan importante como la fisioterapia o la logopedia. A través del canto se reeduca la voz, afloran los sentimientos y se intenta aprender a sobrellevar una enfermedad.

Ambos aplican a diario estas técnicas tanto en pacientes con enfermedades neurodegenerativas o algún tipo de discapacidad intelectual como en las personas cuidadoras. Disciplinas artísticas como la música, escritura creativa, pintura, escultura o danza para que "las personas puedan entender a través de sus obras lo que les pasa" y "se comuniquen mejor rompiendo el aislamiento que a veces supone la enfermedad".
Aunque reforzadas con el apoyo que presta BBK, a través de su convocatoria anual de proyectos, y a pesar de los posibles beneficios, la arteterapia  y músicoterapia siguen siendo alternativas nuevas y minoritarias en Bizkaia. Actualmente, la Asociación de Familiares de enfermos de Alzhéimer de Bizkaia (AFA Bizkaia) y la Asociación de Parkinson de Bizkaia (Asparbi), por citar algunos ejemplos, las incluyen entre su cartera de servicios. Y con éxito. AFA tiene tres grupos -entre enfermos y cuidadores- con un total de 40 personas y en Asparbi la musicoterapia mueve a otras 50 personas cada semana.
No obstante, "cuesta que la gente entienda lo que es,  y aquí en Euskadi vamos por detrás", reconoce Susana Corbella que desde hace dos años forma parte de la asociación Sendarte, un colectivo de arteterapeutas que ofrecen charlas para dar a conocer su trabajo. José Manuel Gómez también estima que "son terapias poco valoradas, incluso las personas que se apuntan al principio son reacias aunque enseguida se convencen".

Autoconocimiento

Susana Corbella trabaja con familiares y enfermos de Alzheimer en AFA Bizkaia, así como con personas con discapacidad intelectual en la asociación vizcaína Gorabide. Define su trabajo como "un acompañamiento". "Para muchas personas -nos explica- no es fácil hablar o no pueden hacerlo. Cuando la palabra no es suficiente utilizamos técnicas artísticas para poder hacer lenguajes libres en los que expresar lo que está pasando. No hablamos de una cura, pero sí de una comprensión y de acceder a lugares de la mente que no es posible de otras maneras más conscientes. Las personas notan una mejora que se traduce sobre todo en un mayor autoconocimiento y en la conquista de un espacio de libertad".
Precisamente el arte sirvió al pintor norteamericano de origen alemán William Utermohlen a dejar constancia del avance del Alzheimer, enfermedad que le diagnosticaron en 1995. Entre esa fecha y el año 2000 pintó una serie de autorretratos en los que se adivinan los diferentes estadios de su progesivo deterioro mental. No obstante, para Susana Corbella "es difícil y peligroso querer sacar conclusiones de las obras de los enfermos. Evidentemente, se nota la evolución, sobre todo la imposibilidad de poder expresarse a medida que pasa el tiempo, pero se trata de ver la individualidad y la originalidad de cada uno no de uniformar el resultado".
Lo que sí está claro es que la arteterapia ofrece "un espacio personal y de libertad" que influye en la mejora tanto de enfermos como de familiares. "Cuando eres tan dependiente y no tienes autonomía, la arteterapia ofrece un sitio donde expresarte desde tu individualidad". En el caso de familiares y cuidadores, el argumento parece ser el mismo. "No existen muchas diferencias, aunque lógicamente expresan mucho más su necesidad. Están abocados a una situación que no han elegido y necesitan mucha ayuda psicológica".

Un coro para no aislarse 

Al igual que el Alzheimer, el Parkinson se caracteriza por la pérdida progresiva de la capacidad de comunicarse con los demás. En Asparbi, han creado un coro para que los enfermos "aprendan a controlar totalmente la respiración y la voz", detalla el músico José Manuel Gómez. "A través de la música les ayudamos a relajarse y tranquilizarse para que su comunicación sea más llevadera y puedan pronunciar mejor. De alguna manera, la persona con Parkinson se acaba aislando de la sociedad porque sabe que no se le entiende bien. Con la musicoterapia conseguimos reeducar la voz".
Para este músico, tampoco hay que perder de vista el aspecto psicológico: "Es un compendio. No sólo se trabaja el aspecto de la voz o el aparato fonador. En la música también intervienen los sentimientos. Aquí son libres para soltar lo que llevan dentro, las pequeñas frustraciones y también para cantar sin tener que estar pensando lo que tienen que decir para que se les entienda. El simple hecho de cantar les ayuda".
Más noticias sobre…

Arteterapia, Musicoterapia



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web