Recursos para personas cuidadoras: ZAINTZEA

"No te preocupes, si ya puedo yo", muchas de las personas que se responsabilizan del cuidado de familiares dependientes tardan en darse cuenta de que ellas mismas necesitan ayuda para no acabar sumidas en un sentimiento de culpa y soledad
29 de Marzo de 2011
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Marta R. Román/ La  amplia cartera de servicios gratuitos que ofrece el centro municipal Zaintzea está pensada para atender mejor a la persona dependiente pero también para mimarse a uno mismo, para conseguir que las personas 'cuidadoras se den un respiro y dejen de pensar por un instante que si fallan 'se hundirá el barco'. Nos lo ha contado Ana Tejedor,  psicóloga del centro, que insiste en  la importancia de delegar y de compartir,  y que propone a las personas cuidadoras  'un itinerario' en el centro para mejorar el estado de sobrecarga y ansiedad.

-¿Como influye cuidar a una persona en la vida de la persona cuidadora?

"Implica muchas complicaciones de manera integral y en todos los ámbitos de su vida. Por resumir, la persona cuidadora deja relaciones sociales, se ocupa menos de otros miembros de la familia y de sí mismo, por supuesto".

-¿La consecuencia más grave es la pérdida de identidad?
"Prácticamente. El rol de persona cuidadora inunda toda su vida y abandona el resto".

-¿Qué debe hacer una persona cuidadora para evitar esa situación en la medida de lo posible?
"Pedir ayuda es fundamental. Tanto a los profesionales como a otros familiares. Muchas veces las personas cuidadoras esperan a que les venga la ayuda,  que otros familiares se den cuenta de la situación".

-¿Por qué les cuesta tanto pedir ayuda?
"Las personas cuidadores tienen tendencia a meterse tanto en el papel de cuidador que acaban pensando que nadie como ellas conoce a la persona dependiente y, por tanto, nadie le va a cuidar como ellas. Existe la costumbre de no pedir ayuda o si alguien se ofrece, dejarla pasar. Es el típico "No te preocupes, si ya puedo yo". Y ese "ya puedo yo" acaba convirtiéndose en sobrecarga y sentimientos de culpa y soledad".

-¿Cuáles son las señales de alarma que denotan que un cuidador no se cuida?
"Desde Zaintzea les ayudamos a que reconozcan sus propias señales de alarma. Si notan que ya no quedan con la gente que antes quedaban, si se enfadan más facilmente, si fuman mucho, beben más café de lo habitual, si sienten mucha sobrecarga física y emocional, si tienen cambios bruscos de humor, si necesitan hablar con alguien pero a la vez creen que siempre estás contando el mismo rollo, si experimentan dificultad para dormir. Son muchos los signos que indican que hay que empezar a pensar en uno o una misma".

-¿Se sienten culpables por saber que no pueden con todo?
"Hay personas cuidadoras que llegan aquí y con simplemente preguntarles qué tal están rompen a llorar. Primero porque no están acostumbradas a que se les pregunte y segundo porque les cuesta mucho identificar síntomas de alarma. Muchas personas consideran que como cuidadoras no se pueden permitir ponerse enfermas y tardan mucho en admitir que, o han pinchado, o van a pinchar. Piensan que si ellas fallan, se hunde el barco.

-Con todas esas señales que auguran la aparición del síndrome del cuidador, ¿qué hacemos? ¿por dónde empezamos a tratar de mejorar la situación?
"Lo primero es convencerse de que cuidarse no es egoista sino un acto de suma responsabilidad. El "yo puedo, yo puedo, yo puedo" tiene un límite y hay que saber reconocerlo. Es importante proponerse metas alcanzables y pedir ayuda. La petición de ayuda se puede hacer y no esperar a que venga. Si quieres que los demás sepan cómo están, tienes que decirlo. Hay que dar a los demás la oportunidad de participar en el cuidado".

-¿Se pueden poner límites al cuidado?
"Es fundamental aprender a organizar el tiempo. El cuidado en el día a día está plagado de millones de pequeñas tareas que se suman y producen esa sensación de sobrecarga, de no dar abasto. Para ello hay que, primero, priorizar, segundo, guardar ratos para la persona cuidadora y, tercero, aprender a delegar".

-¿Qué tiempo libre debería tener una persona cuidadora cada día?
"Es relativo. Hay personas que conviven con el enfermo y la sensación es estar presente constantemente, pero otras veces aunque no se conviva, no se desconecta y se está todo el rato pensando y en alerta. Es decir, que el tiempo de cuidado a veces es constante aunque no sea constante la presencia. Desde aquí les invitamos a que todos los días guarden un rato y a que se tomen un respiro al año de una semana o quince días. Sin esos respiros, el cuidado acaba pasando factura".

-¿En Zaintzea se trabaja más la formación o la autoestima? ¿Cómo resumirías el paso de una personas cuidadora por este servicio?
"Lo cierto es que vienen con una problemática y se van con la misma. Lo que cambia por el camino es la manera de enfrentarlo. Cuando se van afortunadamente no se sienten tan solas, pueden hablar con libertad y encuentran comprensión en otras personas que están pasando por lo mismo. Sus niveles de ansiedad y sobrecarga se reducen. Tenemos un itinerario que pasa por una primera cita con una trabajadora social que le explica qué es Zaintzea y que podemos ofrecerle en formación. En esa cita, ya detectamos si existe una necesidad de apoyo psicológico. Intentamos sobre todo que sea un servicio cercano porque hay personas que les cuesta mucho venir y acaban abriendo su alma. La formación es un pilar fundamental para nosotros porque ayuda en el resto de aspectos".

-¿Hay requisitos para entrar?¿deben pagar algo los usuarios?  
"Tenemos un convenio con el Ayuntamiento de Bilbao que financia todas las actividades. La única condición es que uno de los dos implicados (persona dependiente o cuidadora) esté empadronado en el municipio y todo el catálogo de servicios es gratuito".
Más noticias sobre…

Cuidadoras, Zaintzea



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web