Chernóbil, 25 años después

Los testimonios y homenajes por el 25 aniversario del desastre nuclear en Chernóbil reavivan el debate sobre sus consecuencias
06 de Mayo de 2011
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ivankiv reabre sus heridas
Un grupo de liquidadores en un restaurante de Ivankiv tras participar en los actos del 25 aniversario. Fotografía: Marta R. Román

Nadie olvida, aunque pocos quieran recodar. Encontrar testimonios sobre el día de la “tragedia” -como muchas personas en Ucrania se refieren al accidente nuclear- cuesta. A pesar del cuarto de siglo transcurrido, es como meter las dos manos en una llaga que no acaba de cerrarse. Aunque la vida siga en el impresionante y moderno Kiev con sus edificios altos, cuidadas catedrales y coches de superlujo, lo cierto es que cuanto más cerca de Chernóbil, más se palpa la sensación de que allí la vida se congeló sin remedio.

M.R.R/ En Ivankiv los sentimientos siguen a flor de piel. Como cada 26 de abril, sus habitantes depositaron flores en la estatua de Víctor Kybenok, uno de los bomberos fallecidos y considerado un héroe. Como muchos otros, participó a ciegas y sin conocer las consecuencias de la radiación en las tres horas posteriores a la deflagración. Para él, una hora y media fue suficiente. Murió a los 23 años en un hospital de Moscú tras 16 días de agonía. No fue el único recordado. Otros 27 bomberos fallecieron, además de Valeri Khodymchuk que pereció dentro del reactor y cuyo cadáver ni siquiera fue encontrado.

“Nadie pensaba por aquel entonces que Chernóbil no era seguro. Nos decían que aunque hubiese un terremoto o un accidente de avión en la zona, no pasaría nada”, recuerda uno de los bomberos supervivientes, “así que cuando ocurrió no sabíamos que le podía pasar a la gente, cuáles iban a ser los efectos”. Para el médico Bogush Volodymyr, sin embargo, las consecuencias están claras: “Nuestro territorio está sucio. Vivimos todos en la radiación. A pesar de que tomamos mediciones dos veces por semana y se controlan los productos, no se puede decir que todo esté arreglado. Mucha gente ha muerto en estos años”.  

Pensión de 17 euros para un liquidador

Los que también tuvieron un papel fundamental aquella noche y los días posteriores fueron los liquidadores, en total 600.000 hombres que se encargaron de limpiar las zonas circundantes a la central. En Ivankiv encontramos a una veintena de ellos comiendo en un restaurante tras participar en los actos de homenaje a Víctor Kybenok. “Yo estuve con él. Lo ví salir por su propio pie”, cuenta con orgullo uno de los liquidadores. Otro muestra una y otra vez la medalla y un libro que certifica su participación en las labores de limpieza. “Fue lo más grave que ha pasado en el mundo”, afirma, “y por eso nosotros mejor que nadie entendemos lo que está pasando ahora en Japón. Siempre estaremos agradecidos a España porque acoge a nuestros hijos e hijas en verano”.

Ellos están de celebración a pesar de que muchos veteranos han aprovechado el 25 aniversario para reclamar a las autoridades más atención. Más dinero y menos homenajes han venido a decir. Una opinión que comparte Tatiana, la mujer de un liquidador, que confiesa con indignación que su marido recibe una pensión de 17 euros.

Más noticias sobre…

Asociación Chernobil Elkartea



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web