Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Mikel Otxotorena, fundador de Gizon Sarea

La serie de entrevistas 'Mujeres al cuadrado' cuenta hoy con el punto de vista de Mikel Otxotorena, uno de los fundadores de GizonSarea, la red de hombres del País Vasco por la igualdad, que no duda en destacar a Simone de Beauvoir como referente femenino
26 de Mayo de 2011
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
"Cuando te pronuncias a favor de la igualdad, te pueden tachar de homosexual y raro"
Mikel Otxotorena lleva toda la vida implicado en temas de igualdad entre hombres y mujeres. Fotografía: Marta R. Román
Marta R. Román/  Los hombres también tienen mucho que decir y contar sobre la invisibilidad de las mujeres. Mikel Otxotorena, uno de los fundadores de la red de hombres del País Vasco por la igualdad, Gizon Sarea, retoca ligeramente la cita de uno de sus referentes femeninos más importantes, Simone de Beauvoir, y afirma que como la mujer, "el hombre no nace, se hace". 

- ¿Qué es Gizonsarea y cómo surge?
"Nació en 2007 como una asociación con personas que ya trabajabamos en ámbitos de igualdad y que queríamos involucrar a los hombres en esta lucha. Ya había diferentes grupos trabajando en Euskadi y pensamos que era necesario crear una red que uniese a todos para no trabajar de manera aislada. Nuestro objetivo es reforzar el trabajo de estos grupos de hombres en favor de la igualdad y dar un paso más allá, salir a la calle y visibilizar socialmente que los hombres también tenemos que participar, que esto no es una lucha solo de las mujeres".

- ¿Y cabían todos en un taxi, como se suele decir?
"Ja ja ja. Casi en dos...no, la verdad es que no estamos hablando de grandes masas sino de un grupo reducido. No es una buena época para el activismo, ni siquiera para las mujeres, pero hay que decir que poco a poco vamos a más. Lo notamos en el acto que organizamos todos los años en torno al 25 de noviembre, día internacional contra la violencia hacia las mujeres. Cada año reunimos a más hombres. Hay que tener en cuenta que el trabajo de los hombres en favor de la igualdad es algo todavía relativamente reciente. Es uno de nuestros retos: implicar a más hombres".

-Proponen una nueva masculinidad, ¿en qué consiste esa otra manera de ser hombres?
"No hay una única manera de ser hombre en sociedad aunque actualmente prevalece una forma más bien matriarcal, sexista y nada igualitaria de entender la masculinidad. Nosotros abogamos porque cada uno se reinvente y no se quede anclado en esos valores tradicionales que perpetúan el machismo".

- ¿Se sienten respetados por otros hombres? ¿se sienten libres para intentar ser diferentes a lo establecido?
"Al principio se sorprenden mucho, sobre todo porque la palabra igualdad sigue estando ligada en exclusividad a las mujeres. Parece que es algo que tienen que lograr ellas y que no va con nosotros. Cuando te pronuncias a favor de la igualdad, te pueden tachar de homosexual y raro, aunque yo creo que hoy en día está razonablemente aceptado, se ve bien. Eso sí, la participación es otra cosa".

- ¿Cómo se acercan los hombres a posturas más igualitarias? ¿En qué momento deciden deconstruir esa tradición machista y sexista?
"Muchos se acercan a nosotros en el momento en que son padres y no quieren transmitir a sus hijos e hijas cierto tipo de valores más anclados en el pasado. Algo les chirria aunque no sepan ponerle nombre. Ningún hombre se libra de una educación que no está basada en valores igualitarios y, por eso, no partimos de una culpabilización. Yo no soy más bueno ni mejor por estar sensibilizado. Simplemente soy diferente. La clave está en tomar conciencia e intentar cambiar las cosas entre todos y todas".

- Hace años se hablaba de la liberación femenina, muchas veces hasta con cierto desprecio y sorna, ¿se podría hablar en los mismos términos de una liberación masculina?
"Sí, además nosotros bebemos de fuentes y teorías feministas. No podía ser de otra manera, además. Las mujeres llevan muchos años luchando y, desde luego, no estaríamos aquí si ellas no hubiesen iniciado esa lucha. Es hora de que los hombres empecemos a mover el culo un poquito, ¿no?".

- Entiendo entonces que muchos de sus referentes serán femeninos. ¿Cúal destacaría usted? ¿qué mujer de la Historia le ha influido más y por qué?
 "Destacaría muchas mujeres pero como hay que elegir una me quedo con Simone de Beauvoir. Ella dijo que la mujer no nace, sino que se hace y esta misma frase se puede aplicar a los hombres. Ha sido y continúa siendo clave en este recorrido. Para mí es una de mis grandes referencias. Como mujer, teórica feminista, escritora, pensadora, etc. No pasa de moda porque todavía queda mucho trabajo por hacer".

-¿Qué actitud machista le saca más de quicio?
"Exceptuando el tema de la violencia contra las mujeres en todas sus formas -desde la bofetada hasta el menosprecio de la opinión de una mujer por el mero hecho de serlo- que obviamente no soporto, me parece importante el lenguaje porque es muy simbólico. Me molesta cuando una administración pública hace algo totalmente vinculado a lo femenimo pero se invisibiliza a la mujer a través del lenguaje".

- Hablando de administraciones públicas, ¿por qué cree que dista tanto la igualdad sobre papel de la igualdad a pie de calle?
"Vivimos en un momento de falsa realidad. Existe una igualdad formal con leyes, políticas...pero nos hemos relajado pensando que eso es todo, que ya está todo hecho. Si rascas un poco, en cualquier ámbito, ves que no, que los derroteros van por otro lado. No hace falta más que ver cualquier estadística. Diferencias salariales, violencia de género, corresponsabilidad. Antes teníamos más claro el enemigo a batir, cuáles eran las desigualdades. Hoy en día, no está tan claro. Es como una falsa ilusión de igualdad. El avance ha sido muy potente en los últimos años pero queda muchísimo por hacer".

- ¿Qué le parece el debate de la custodia compartida?
"Me parece interesante que se abra un debate sobre la cuestión. Yo no tengo claro si es lo mejor automáticamente. Me da miedo escuchar a ciertos colectivos de hombres defendiendo la custodia compartida porque en el fondo quieren proteger su situación económica o enfrentarse a su pareja. No me siento identificado con esos colectivos. La custodia compartida será buena siempre que lo primordial sea el bienestar de los menores y no la confrontación entre la pareja. Corremos el peligro de crear un batiburrillo de hombres cabreados con la judicatura que debería analizar cuidadosamente caso por caso. Ese nivel de minuciosidad y sensibilidad hoy en día no creo que esté al alcance de los jueces".
 














Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web