SERIE DE ENTREVISTAS 'MUJERES AL CUADRADO'

El delegado del Gobierno sobre Violencia de Género, Miguel Lorente, advierte en Bilbao de la fuerza del posmachismo que no cuestiona la igualdad pero pretende destruirla
07 de Junio de 2011
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
"En la acampada de Sol se intentó colgar una pancarta sobre feminismo que fue pitada y retirada"
Miguel Lorente, delegado del Gobierno de Violencia de Género, estuvo ayer en el Colegio de Abogados de Bilbao
Marta R. Román/ Forense de profesión y desde hace tres años delegado del Gobierno de Violencia de Género, Miguel Lorente cuenta que hace años sus compañeros de trabajo le decían en broma 'por ahí llega el traidor'. Era una manera de meterse con su defensa de la igualdad y su cercanía a una lucha que insiste no es cosa solo de las mujeres sino de toda la sociedad. Lorente ha visitado hoy Bilbao para participar en 'Hombres en tiempos de igualdad', una iniciativa del Servicio de Mujer del Módulo Psicosocial de Deusto-San Ignacio.


- ¿Cómo ve a los hombres vascos en temas de igualdad?
"Activos, movilizados y concienciados. Además, con respaldo institucional lo que se convierte en una situación idónea. Desde luego, las mujeres han luchado mucho y nosotros siempre estaremos por detrás, pero es muy importante que se entienda que los hombres, más allá de acciones concretas, deben identificarse con el valor de la igualdad y deben dejar de pensar que la equidad es una cosa de mujeres, para las mujeres y en contra de los hombres. Las políticas de Igualdad son buenas y necesarias, pero debe existir el valor de la igualdad. Del mismo modo que las personas no tienen interiorizado el valor de la justicia porque existan juzgados".  

-¿Cree que las nuevas generaciones tienen interiorizado este valor? De todas las acampadas celebradas por todo el país he echado de menos algún titular sobre cómo hacer una sociedad más igualitaria entre hombres y mujeres...
"No solo se ha echado de menos, sino que en la acampada de Sol se intentó colgar una gran pancarta sobre feminismo que recibió una sonora pitada y fue retirada. La igualdad todavía ni se entiende ni se comparte. Se ve como una corrección de la desigualdad, pero no como una necesidad. No se promueve. Las políticas para frenar la desigualdad son como cuando hay una herida. Taponas para parar una hemorragia -la desigualdad- que es grave y se ve demasiado, pero que esconde lo importante y es que para sobrevivir lo verdaderamente importante es promover la igualdad. Debe ser un derecho fundamental más. Esto es lo que yo creo que falta. Las instituciones nos hemos dedicado mucho a taponar la hemorragia".

-¿Usted también opina que los hombres que defienden la igualdad son vistos en pleno siglo XXI como raros y homosexuales?
"Está clarísimo. Cuando yo me empecé a interesar por estos temas en los años 80 y era forense, me acercaba a los fiscales y me decían en broma: 'Cuidado que viene el traidor'. A muchos hombres lo que más les inquieta es que haya otros hombres que luchemos por la igualdad porque les deja sin su argumento más importante y es que esto es una lucha perversa de las mujeres para conseguir lo que no pueden por méritos propios.  La igualdad es una cuestión de sociedad y de convivencia. Cuantos más hombres nos damos cuenta de esto, más radicales son las posturas de otros. Ser homosexual no es ni un problema ni un insulto, pero para ellos sí".

- Cuando parecía que estábamos superando el machismo, va usted y publica hace un par de años el libro 'Los nuevos hombres nuevos. Los miedos de siempre en tiempos de igualdad' para explicar que el machismo no muere sino que se reinventa. ¿El posmachismo es lo mismo o es peor?
"Es mucho peor porque no rechaza la igualdad que ya es imparable pero pretende destruirla con argumentos cientifistas. Utilizan datos ciertos pero manipulados. El tema de las denuncias falsas es un ejemplo. Lo que ahora se discute es qué significa ser hombre y ser mujer en todas las formas posibles. Se cuestiona de raíz el modelo tradicional y precisamente por eso surge una necesidad en algunos hombres de volver a recuperar el espacio perdido paralizando, deteniendo y desestructurando la alternativa a ese modelo tradicional, es decir, la igualdad. El posmachismo es la nueva fórmula actualizada que se repite a lo largo de la Historia y es que los hombres cambian para que todo siga igual. El hombre no tiene interés en quedarse en la caverna, se adapta pero siempre y cuando mantenga su posición de poder y de decisión sobre lo que se puede y no se puede hacer". 

- ¿Qué ocurre con la violencia de género? Los datos desde 2010 son realmente pésimos...
"En enero de 2010 empezó una campaña de denuncias falsas que no tenía nada que ver con la realidad. Además, hemos notado un aumento de la agresividad contra las mujeres y una disminución de la credibilidad de las propias mujeres lo que se ha traducido en menos órdenes de protección. Es evidente, por otra parte, que hay una subida en la concentración de homicidios porque hay muchos hombres cabreados que se sienten reforzados por ese posmachismo y de alguna manera se 'animan'. Tenemos claro que el posmachismo ha contribuido a aumentar la violencia de género".
 
- En Vidasolidaria estamos realizando una serie de entrevistas en la que mujeres y hombres del presente destacan una mujer del pasado que haya sido un modelo para ellas y ellos. ¿Se animaría a darnos su referente femenino para 'Mujeres al cuadrado'?
"A mí realmente lo que me impactó mucho cuando empecé a trabajar en estos temas de igualdad fue el hecho de entender que esto no es una cuestión ciéntífica sino una situación construida culturalmente. Y en eso me lo enseñaron todo las organizaciones de mujeres. En aquella época Ana María Pérez del Campo [presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas de España] o Micaela Navarro [consejera de Igualdad de la Junta de Andalucia] fueron fundamentales para mí. Me ayudaron a tomar distancia y darme cuenta de que la ciencia no tiene sentido si no integra el punto social y cultural. Ambas no son personajes históricos pero no quiero irme tan al pasado y me gustaría desde aquí reivindicar su trabajo". 
Más noticias sobre…

Igualdad, Mujeres, Mujeres al cuadrado



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web