Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Mundialito BBK

Las reglas del Mundialito obligan a los equipos a integrar en sus alineaciones de 3 a 5 jóvenes vascos. Natxo Ugarte es uno de ellos. Desde hace dos años forma parte de la selección de Bolivia y la experiencia ha cambiado su forma de ver las cosas
23 de Junio de 2011
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
M.R.R/ Natxo Ugarte reconoce su ignorancia. Antes de entrar a formar parte de la selección de Bolivia en el Mundialito BBK hace dos años asociaba a los que ahora son sus compañeros y amigos con la venta callejera. Es una imagen común que, afortunadamente, él ha sabido desterrar. "Te diría -afirma-  que desde el primer día me han tratado como a uno más, pero no, te voy a decir más, me han tratado mejor que a ninguno".

Él ha dado a sus compañeros bolivianos  fútbol. A él parecen haberle dado mucho más. Primero, la posibilidad de conocer una cultura sin salir de casa. Segundo, disfrutar una vez al año del "buen rollo, ambientazo y buena organización que se respira". Convencido y un punto emocionado, Nacho asegura que "el Mundialito no es fútbol, es una fiesta. No lo voy a olvidar en la vida".

Quizás por eso no entiende que la selección de Bolivia y otras tengan problemas para 'fichar' a la cantera vasca. "Somos más especiales que el copón, pero yo puedo asegurar que es todo bueno. Es muy buena gente y tienen un sentido de la comunidad que hay que ver". Como ejemplo, este joven que habitualmente juega en el Unión Sport de San Vicente (Barakaldo) recuerda el caso de un compañero que perdió a su abuela el año pasado. "Se hizo una colecta en el vestuario para repatriar los restos a Bolivia. Son así. Lo comparten todo".

A pesar de que el año pasado Bolivia quedó subcampeona y este año ha tenido que conformarse con ser la segunda de su grupo, Nacho estará el domingo en la final que enfrentará a Colombia y Paraguay. "Para ellos es mucho más que fútbol. Lo viven de otra manera, con mucho orgullo por representar a su país. Esperan todo el año este momento y si pierden se llevan unas lloreras tremendas, la verdad. Es para verlo".

6.000 personas acudieron el año pasado a presenciar la final del Mundialito. Le preguntamos a Nacho si entre tanto gentío se ven muchos rostros autóctonos. "Es díficil convencernos para ir a ver una final entre dos países extranjeros, pero para eso estamos ahí los vascos que jugamos, para abrir los ojos a la gente y que pierdan el miedo a lo desconocido".
Más noticias sobre…

Interculturalidad, Mundialito BBK



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web