Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Ejemplo de superación

Juan Torre sólo tiene un 8% de visión debido al Síndrome de Bechet. Aún así, no concibe otra cosa que no sea dedicar su vida a la fotografía
19 de Julio de 2011
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Cuesta creerlo y es inevitable que uno se pregunte cómo lo hace,  pero lo cierto es que Juan Torre es fotógrafo a pesar de tener tan solo un 8% de visión. "Es lo que soy, no quiero hacer otra cosa. Es lo que me hace disfrutar y mi manera de tirar para adelante", dice rotundo. No siempre fue así. Recuerda que cuando supo que tenía síndrome de Bechet vendió su equipo decidido a no tirar ni una foto más. Atrás quedó su trayectoria como fotógrafo de prensa para gran parte de los periódicos más importantes de este país. Se empeñó en ser batería "pero no era lo mío". Tras cinco años de sequía fotográfica, "me fuí con un amigo a Andorra a comprarme de nuevo un equipo".

Desde entonces, Juan Torre ha intentado no parar de trabajar. "Evidentemente ya no hago las fotos que hacía antes, pero hago mis fotos y no es que me guste, es que soy un profesional de esto". Exposiciones individuales y colectivas, publicación de libros y el reto de lograr imágenes que se puedan tocar mantienen en activo a un fotógrafo que se apoya principalmente "en el oficio aprendido y en la tecnología". "Ahora llevo encendido en la cámara todo lo que hace veinte años llevaba apagado porque me molestaba", comenta entre risas.

Siempre en busca de la luz
Siempre en busca de la luz -"cuanta más luz hay mejor veo"-, Juan Torre reconoce que no siempre se enfrentó a su enfermedad con la casi naturalidad que lo hace ahora. "Mi vida era la imagen y de repente me quedé a oscuras. Pasé tres años yendo de un lado para otro hasta que me dieron un diagnóstico... estuve hundido mucho tiempo. Por otra parte, en general el mundo de los medios es algo ingrato. Salvo los amigos de siempre que siguen a tu lado, cuando dejas de trabajar, no se acuerda de tí ni el Tito".  

En 1991 Juan Torre decidió acercarse a la ONCE. "Afiliarme fue un paso importante. Acepté lo que me había pasado y empecé a ver que había gente que podía ayudarme". A partir de ahí, pocas fronteras se ha impuesto. En 1996 se marchó a Venezuela donde vivió de la fotografía durante diez años.

De regreso a su Getxo natal el 2005, se embarcó en un proyecto que le llevó hasta Canarias a retratar el mundo de las peleas de gallos. De ahí nació el libro 'Gallos y Galleras' editado en 2008.  Su último reto le ha llevado durante casi dos años por toda España detrás de muchos profesionales del mundo de la música para hacerles un retrato y contarles que hace fotografías para ser tocadas, además de admiradas.

Inclusión e integración
¿Cuál será su próxima meta? "Estoy metido de cabeza en este proyecto y quiero seguir divulgándolo. Primero porque se habla mucho de inclusión e integración y que las personas invidentes puedan disfrutar del arte también lo es. Y segundo porque esta nueva técnica abre un mundo totalmente nuevo a artistas, fotógrafos e incluso a los museos".
Más noticias sobre…

Integración social



BUSCADOR AVANZADO

Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

Vocento

Creacion paginas web