Técnica artística pionera para los invidentes

El fotógrafo Juan Torre y la empresa vizcaína Estudios Durero han desarrollado una técnica pionera para que las personas invidentes puedan disfrutar del arte a través del tacto. El resultado puede verse en Bilbao en la exposición 'Imágenes para tocar'
19 de Julio de 2011
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Marta R. Román/ "Nadie ha podido tocar aún la sonrisa de la Giocconda, pero a partir de ahora eso queda un poco más cerca". Quién sabe si este pensamiento es el que anima al fotógrafo Juan Torre (Getxo, 1956) cada vez que reflexiona sobre la técnica que él mismo ha impulsado junto a la empresa vizcaína Estudios Durero, y   que permite a personas invidentes disfrutar del arte.

Arte y tecnología al servicio de aquellos para los que hasta ahora "plantearse ir a ver una exposición de fotografía era imposible porque no ven o ven muy poco", pero también para los  que quieran experimentar sensaciones nuevas. "Es extraño, y a la vez ofrece una nueva lectura,  tocar las fotos que estás observando".

Precisamente de ese se trata la exposición que estos días tiene lugar en  Bilbao 'Imágenes para tocar', un conjunto de 40 imágenes para mirar y tocar. Los retratados son algunos de los nombres más importantes de la escena musical de nuestro país.

Delante del objetivo de Torre se han sentado Luz Casal, Fito Cabrales, Sole Jiménez, Ruper Ordorika, Carmen Paris, Benito Lertxundi, Martirio, Sonny Emory, Ainhoa Arteta, Mikel Erentzun, Luis Eduardo Aute, Rosendo o Paco de Lucía, por citar algunos. La muestra ha pasado ya por Madrid y lleva desde mediados de mayo en Bilbao. Una parte ya estuvo expuesta en la Sala BBK , y, hasta el próximo 29 de julio,  una selección de 27 fotografías pude verse en la sala Ondare (calle María Díaz de Haro, 11. BIlbao).

Técnica pionera en el mundo

El ya bautizado como 'efecto torre' consiste en la creación de fotografías con relieve mediante una nueva técnica de impresión que dota a las imágenes de una textura superior a los cinco milímetros de grosor. "Para conseguirlo", cuenta Juan Torre, "ha sido fundamental el trabajo de Estudios Durero con los que contacté hace dos años y medio porque sabía que estaban imprimiendo sobre casi cualquier soporte. Ellos son los que han investigado todo este tiempo y han logrado una técnica pionera, innovadora que actualmente no se aplica en otro lugar del mundo y que abre todo un mundo de posibilidades en el mundo de la fotografía y del arte en general".

El trabajo de dar relieve a cada imagen es, sin embargo, arduo y laborioso. Cada fotografía pasa no menos de 10 horas en la impresora antes de salir como una pieza prácticamente tridimensional. Y mucho antes de llegar al proceso de impresión, las labores de retoque fotográfico delante del ordenador pueden ocupar tres jornadas completas de trabajo.

"El procedimiento es bastante manual y se trabaja con tintas especiales. Por explicarlo de una manera sencilla, cada pasada en la impresora deposita la tinta en un lugar concreto de la imagen para que vaya adquiriendo una textura determinada".

El resultado es que pueden sentirse y apreciarse con las yemas de los dedos las gafas de Martirio, los ojos de Aziza Brahim, el reloj que lleva puesto Ainhoa Arteta o el característico pendiente de Fito.

Para las personas invidentes la diferencia es fundamental. "A muchos les resulta increíble el hecho de poder moverse por la foto y entenderla. Incredulidad y felicidad es el sentimiento que más he visto en esta exposición", resume el fotógrafo que siente que "ha merecido la pena creer en la locura de que las imágenes también pueden tocarse".



BUSCADOR AVANZADO

Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

Vocento

Creacion paginas web