Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Iniciativas Solidarias

Hablamos con Bego Intxaustegi, la persona que ha hecho posible que el arte llegue en Bilbao a las personas sin recursos. Junto a ella más de 20 voluntarios ponen al servicio de los demás sus conocimientos artísticos
04 de Septiembre de 2011
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
AmiArte: bello por fuera, transformador por dentro
Un total de 53 personas acuden actualmente al taller de creación artística Amiarte
Marta R. Román/ Bego Intxaustegi recuerda que era muy joven cuando una vez alguien le preguntó: ¿Qué harías si te tocase la loteria? Lo tuvo claro: "Haría una gran escuela de arte para personas sin recursos, para todos los que están en la cuneta, los que están derrotados y no tienen fuerza para levantarse.  Quien me iba a decir que ese sueño se iba a realizar".

AmiArte es, en esencia, precisamente eso. El sueño de Begoña y el de otros como Fabiola Moreno, Ander Idígoras, Carlos López, Txema Navarro, Floren Albarran, Maite Gonzalez, Javier Elorriaga, Jesús Mentxaca, Alfonxo Bengoetxea, Rafael Redondo, Esperanza Cristobal, Abueliz, Raquel del Olmo, María José Virto, Laura Polo, Ruben de Pedro, Pablo Garmendia y Iosu Martinez". Todas y cada una de estas personas, insiste Begoña, "trabajan codo con codo para que el arte sea un soporte  para caminar hacia nuevas etapas, sin discriminar, ni establecer categorías en las personas que acceden al taller  por el hecho de tener una discapacidad, o encontrarse con problemas  de exclusión social por los motivos que fueren".

Y si en un lado están los más de 20 voluntarios y voluntarias que ponen su profesión al servicio de los demás, en el otro lado están las 53 almas que procedentes de Cuba,  Sudan, Rumania,  Senegal, Rusia,  Guinea Conakry,  Mauritania, Polonia,  Marruecos,  Sahara,  Bolivia, Venezuela, Francia, Italia, Argelia aprenden y se expresan en este taller único en toda Bizkaia.

-¿Qué es exactamente AmiArte?

"Es un taller de creación artística en el que artistas y profesionales de distintos ámbitos de la cultura compartimos la experiencia creativa. La finalidad del proyecto es favorecer  y crear un espacio social para personas que, por motivos muy importantes, lo han perdido. Nuestro recurso es el Arte  y desde ahí trabajamos para la inclusión de las personas en marginación social extrema. Creamos Arte, pero también relaciones humanas y resulta ser muy enriquecedor trabajar desde las diferencias y los distintos orígenes de las personas, conformando una experiencia  con  valor intercultural".

-¿Cúando y por qué surge el proyecto?

"Surge de un grupo de artistas interesados por la investigación educativa. En 1982 formamos una asociación con el objetivo de estudiar esta doble vertiente del artista, como investigas tú a través de tu obra y cómo somos capaces de trasladar esto a otros ámbitos de la sociedad. Algunos muy interesados por la psicología, la pedagogía o la antropología iniciamos como profesores el actual departamento de Ciencias Sociales de la Facultad de Bellas Artes de Bilbao. Siempre he defendido la doble faceta del artista como persona que investiga en su obra y que sabe transmitir este sentimiento por lo que él hace".

-¿Qué le llevó a usted a embarcarse en AmiArte?

"Me haces preguntas muy personales... me ha tocado vivir de cerca la enfermedad a raíz de un accidente, pelear con un cáncer y conocer la parte difícil de la vida. Lo que ves como ajeno y siempre piensas que no te va a tocar a tí, pero la vida nos reparte a todos. Primero te cuesta comprender por qué ocurren estas cosas. He aprendido mucho desde entonces. Vivir con la dimensión de vida-muerte, triunfo-fracaso te hace valorar más la vida, aprender a enfrentarte con tus miedos. Cada mañana que me despierto pienso que es un regalo y me siento feliz por ello. Además, la pintura es algo fundamental para mí, es lo que he hecho toda mi vida y me gustaría seguir haciendo. Por eso sé comunicarlo a otras personas. Hay que sentir profundamente algo para comunicarlo porque, de otro modo, cualquier campo del Arte o de las ciencias se quedan en metodologías artificiales, vacías. La pintura es comunicación y una forma de vivir".

- ¿Cuántas personas forman parte del 'profesorado' de AmiArte?

"Somos 20 voluntarios y dos personas contratadas. Lo mejor que tenemos es el equipo de voluntarios, yo solo soy una pieza más en este equipo. Proceden de diversos campos y la mayoría están recién jubiladas o a punto de hacerlo, amantes de su profesión y trabajando porque quieren hacerlo, con todo el compromiso que esto implica. En ese sentido, animo a que las personas que acaban sus etapas en la profesión prueben a hacerlo. Todo lo que sabemos lo hemos aprendido también de otras personas, así que pasémoslo a otras generaciones, no nos vayamos a la tumba con ello y hacer feliz a alguien es una gozada.

-¿Cuántos alumnos y alumas tiene AmiArte actualmente?
"53 personas, y tenemos una importante lista de espera. Nos los envían de otros recursos sociales, pero sobre todo lo que funciona es el boca a boca. A veces te sorprendes como han llegado al lugar. Damos prioridad al interés específico por la Creación Artística, priorizando siempre a la persona que está sin recursos. Claro está que sin comer, no se puede pintar y asumimos el apoyo necesario para que estén cubiertas las necesidades básicas".

-En su página web www.begoIntxaustegi.com afirma que pasan por el taller "personas que por motivos distintos en cada caso, han perdido el tren de vida y se encuentran en situación de exclusión social". ¿Para que les sirve el trabajo de creación en el taller?  

"Para valorar lo que una persona es porque cuando no tienes nada, cobra mucho interés lo que eres. En el taller sacamos lo mejor de nosotros mismos, desde la creación brota lo más hondo del ser humano. Pienso además que la voluntad de crear es tan intensa como la de sobrevivir. Hacemos muchos proyectos en equipo, exponemos en museos, galerías, realizamos murales por encargo. En el taller vivimos en el ámbito de la cultura en el sentido más amplio, al tanto de todo lo que acontece, si llega Chagall a Donosti allí estamos, interesados por el cine, la música. No nos ceñimos solo a un medio, tenemos que tener incorporadas las nuevas tecnologías, vivir en nuestro tiempo, intentando buscar nuevas soluciones".

-¿Podría describir la evolución de las personas que pasan por el taller?

"Confuccio escribió 'Compro arroz y flores, arroz para vivir y flores para tener un motivo por  el que vivir'. Tener un proyecto personal te cambia la vida, hace falta un motivo importante por el que vivir cada día. Saber que eres capaz de crear y recibir la aceptación del grupo es fundamental. Solo se trata de esperar, pero trabajando claro, y surge ese momento mágico de hacer algo importante. A partir de ese momento, el camino es más fácil".

-Está convenida de que Arte puede transformar sus vidas...

"Indudablemente, el arte transforma y nos añade un nuevo registro sobre la vida de igual modo que un violinista disfruta del sonido en una banda sonora de un modo crítico y otra persona sin formación musical, no lo valora en un guión. Desde la creación aprendes a manejar tus dudas y tus miedos, a desarrollar variantes, a no repetirnos. El arte es una potente arma de comunicación y expresión y, aunque, no existe una llave mágica para acceder al alma humana, desde la creación artística podemos acceder a nuestros pensamientos más profundos.

-¿Podría destacarnos la historia de alguna persona en concreto que le haya emocionado, sorprendido o que le haya marcado especialmente?

"Tenemos a Ioan, un artista de Rumanía que pinta ocho horas o diez diarias, una pintura excepcional. Yo no sería capaz de trabajar con esa paciencia. Lleva mucho tiempo viviendo en la calle, se le da mal hacer papeles, cualquier documento le resulta como una tesis doctoral y lo abandona. Olvidamos a veces que cuando uno está en una situación de desamparo, no se tiene fuerza para toda esta burocracia. Nuestro centro le apoya para encauzar todos estos problemas hasta conseguir vivir en una habitación. Su energía es 100% para el arte y la supervivencia. Ioan ha encontrado su pasión en la pintura y es un ejemplo para todos. Además para curiosidad de los lectores ni fuma, ni nunca ha bebido. A cualquier hora que le llamo por teléfono, ante la pregunta de cómo está y qué hace, su respuesta es "¡Pinto!" Este otoño presentaremos una exposición de sus trabajos. Y está también, Hamid un joven de Marruecos  conocedor a fondo de la madera, material con el que consigue hacer lo que quiere. Vive en unas ruinas abandonadas, cuenta que durante cuatro años solo se comunica con un gato, al que le cuenta el dolor que le ocasiona tener a su madre gravemente enferma y no poder ayudarla. "No puedo abandonar este animal, es al único que le importo", nos dice. Busca un contrato de trabajo para legalizar su situación, pero son tiempos difíciles. Es triste ver una capacidad tan grande, tener ganas y no tener un espacio para desarrollar todo lo que sabe".

-Hace escasas semanas han recibido uno de los cinco premios de la convocatoria 'País Vasco, un alma solidaria', ¿qué significa para ustedes el apoyo de entidades como BBK y El Correo? ¿Cree que este tipo de iniciativas son suficientemente conocidas y apoyadas por la sociedad?

"No, se conocen poco. Ahora si se está respetando, sobre todo por los resultados favorables en las personas que se incorporan al proyecto. Poco a poco y con un continuado esfuerzo para profesionalizarnos, el centro cuenta hoy con alto nivel cultural y profesional. Hay artistas de culturas muy diferentes a la europea como Senegal o Mauritania. Culturas que se trasmiten solo de modo oral porque no saben escribir. Tienen un desconocimiento total del alfabeto, pero manejan estupendamente el Photoshop y, por supuesto, realizan unas pinturas increíbles, con  unas señas de identidad únicas. En cuanto al premio, estamos muy contentos. Lo cierto es que necesitamos un local con urgencia donde continuar el proyecto AmiArte porque no cabemos. El interés nos ha desbordado y tenemos la esperanza de que nos sigan apoyando desde organismos culturales y políticos. ".
Más noticias sobre…

Alma Solidaria, AmiArte, Exclusión social



BUSCADOR AVANZADO

Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

Vocento

Creacion paginas web