Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Integración social

Elsa Ceklu, trabajadora de hogar etíope, participará el sábado en 'Arroces del Mundo', el encuentro multicultural del barrio de San Francisco de Bilbao
07 de Junio de 2012
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
L. CAORSI | El próximo sábado, la plaza Corazón de María de Bilbao se vestirá de fiesta. Una vez más, el barrio de San Francisco servirá de escenario a un encuentro muy atractivo, multicultural, diverso y, sobre todo, rico: los Arroces del Mundo. Este año, el noveno desde la primera edición, participarán más de 2.500 personas de 60 países. Al igual que en años anteriores, el color, el sabor, los aromas y la música sazonarán las calles del barrio desde temprana hora, cuando las cuadrillas se apunten para cocinar sus 'platos estrella'. En esta fiesta de culturas y fogones, las tradiciones gastronómicas y los saberes culinarios serán los protagonistas. Y un ingrediente, el arroz, hará el papel de embajador de naciones.

«Estos encuentros son muy positivos -opina Elsa Ceklu, de Etiopía-. Acercan a las personas de aquí y las de fuera a través de la cocina, que es algo que entusiasma a todo el mundo». Para ella, que llegó a Euskadi hace cuatro años, «las iniciativas de integración son fundamentales, y funcionan muy bien cuando la gente se divierte y aprende». Habla desde su experiencia personal, pues ha encontrado en el festival una gran variedad de matices. «Comencé a participar en 2009, el mismo año que llegué aquí. Y soy una incondicional. La primera vez, todo me parecía raro, pero mi paso por allí me sirvió para conocer a mucha gente del País Vasco y otros lugares del mundo». También aprendió infinidad de maneras de preparar el arroz, un ingrediente poco utilizado en Etiopía.

«Los etíopes no tenemos un modo especial de cocinar el arroz, no hay platos típicos con este cereal -explica-. Nuestra especialidad es la injera, un pan muy fino que se hace con harina de teff. Por eso, cuando voy al festival, ayudo a los demás. Y en especial, a mis amigas, que son de otros países africanos y latinoamericanos donde sí se hacen cosas ricas con arroz. Yo corto la cebollita o lo que haga falta para que hagan sus platos», dice.

Más allá de los sabores o el enfoque lúdico de esta propuesta, Elsa hace hincapié en su papel integrador. «Cuando uno viene de lejos y solo, los comienzos siempre son duros. Piensas mucho en tu familia y tu país, no conoces las costumbres ni el idioma... Cuando yo llegué, no hablaba. Sólo lloraba. El camino fue largo y difícil», recuerda.

La importancia de los demás
«Por eso, las asociaciones de extranjeros, como Torre de Babel, y los centros de apoyo e integración, como el Centro Ellacuría, son muy importantes para los que venimos de fuera. Hacen una labor muy buena: te ayudan a abrirte, te motivan para participar en encuentros interculturales. Gracias a ellos, aprendí el idioma y poco a poco, empecé a tener amigos. La vida es más fácil cuando te relacionas con los demás, cuando te preocupas por los otros y hay personas que se preocupan por ti».

También es más fácil cuando, después de un largo recorrido, vuelves a abrazar a tus hijos. «Yo me fui de mi país para darles un futuro -relata-. No tenía posibilidades allí. En África, cuando formas una familia, ya no puedes hacer nada. Yo trabajaba en casa, cuidaba de mis dos hijos, hasta que me encontré sola para todo». En ese momento, Elsa decidió emigrar. Eligió Bilbao porque un conocido de su hermana «me habló muy bien de la ciudad y de su gente».

«Cuando estás necesitado y tus hijos lo pasan mal, no le tienes miedo a nada. Sales a buscarte la vida. Hoy en día, ellos están aquí. Tienen 12 y 15 años, están estudiando y aprenden euskera. Yo trabajo por horas para una familia, participo en las asociaciones y hago todos los cursos que puedo, porque me gusta estudiar y quiero mejorar. La verdad es que aquí me siento muy bien, agradecida y tranquila».

AL DETALLE
>2.800 etíopes residen en España, de los que 109 se encuentran en Euskadi.
>0,005% es el porcentaje que este colectivo representa sobre la población.


Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web