Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

28 de junio: Día Internacional del Orgullo LGBT

Como muchas personas alrededor del mundo, María saldrá hoy a la calle para reivindicar los derechos de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales. Ella convive con su pareja homosexual y cree que la normalización sólo vendrá de la mano del conocimiento
28 de Junio de 2012
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
L. RENTERIA | El 28 de junio se conmemora en todo el mundo el Día del Orgullo Gay, una jornada reivindicativa que, en un ambiente de fiesta y celebración, pretende impulsar la tolerancia y reclama la plena igualdad de derechos para gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. Como muchas otras personas, María también hará suyas estas demandas.

Tras haber compartido 20 años de su vida con otra mujer con la que tiene una hija en común, lleva cerca de año y medio viviendo con su actual pareja. "Ambas hemos iniciado esta relación con muchas ganas -afirma-, y tenemos intención de casarnos en el futuro". Un futuro que María, colaboradora de Aldarte y perteneciente también a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, sueña libre de prejuicios e intolerancia: "La normalizacion sólo se conseguirá con un cambio cultural profundo que abarque todos los ámbitos de nuestra sociedad".

-Usted convive son su pareja y lleva una relación 'normalizada'. ¿Cómo es su día a día?
-Como el de cualquier otra pareja. Tenemos una rutina como toda la gente y nos gusta ser cariñosas, desayunar juntas, llamarnos, disfrutar de nuestro tiempo libre... Yo no veo a mi pareja como un hombre o como una mujer, sino como una persona. Una persona a la que quiero, a la que respeto y a la que me debo. Exactamente igual que en una relación entre un hombre y una mujer.

-¿Alguna vez se ha sentido coartada por su condición de lesbiana?
-Yo no tengo ningún miedo de que la gente sepa que quiero a mi pareja, así que procuramos actuar con total normalidad. Sin embargo, hay ocasiones en las que nos 'cortamos' un poco. Por ejemplo, alguna vez que he querido cogerle de la cintura o darle un beso apasionado para mostrarle mi cariño me he tenido que aguantar porque muchas personas todavía no están preparadas para ver eso como algo normal. Lamentablemente, sigue habiendo prejuicios y tabúes.

-¿Cómo se superan esos prejuicios?
-Falta una educación cultural en todos los aspectos para que lleguemos a gozar de idénticos derechos. Homosexuales, heterosexuales, transexuales o personas de cualquier otra orientación sexual; todos y todas debemos aprender y compartir, sin excepción.

-¿Qué opina del lenguaje homófobo y de palabras peyorativas como 'maricón' o 'tortillera', tan extendidas en la sociedad?
-No son más que otra expresión de esos prejuicios. Hay personas que, por algún motivo, sienten odio o miedo, y tienen ganas de atacar a otras por el mero hecho de tener gustos sexuales diferentes. Aun así, he vivido muchos casos de gente que al principio es reacia, pero después de conocerte piensa: "Es alguien normal; no tiene cuernos ni rabo, sólo es homosexual".

Intereses electorales
-En los últimos años, ha crecido el número de adolescentes que declaran abiertamente su homosexualidad y sufren 'bullying' por ello en clase. ¿A qué cree que se debe este acoso?
-Pienso que a muchos niños y adolescentes no se les ha sabido educar en casa para que sean más libres, con ellos mismos y con los demás. Sí veo bastante agresividad homófoba y machista entre algunos jóvenes, y eso es algo que viene de atrás y me parece preocupante.

-Usted tiene una hija de diez años que ha criado junto a su anterior pareja. ¿Han tenido algún problema por ser ambas mujeres?
-En alguna ocasión, hemos tenido algún roce con otros padres o hemos tenido que dar alguna explicación que tal vez una pareja heterosexual no tendría que dar. Pero son excepciones. En general, siento que he sido de las pioneras en este ámbito y he contribuido a derribar barreras. En cuanto a los niños y las niñas, no ha habido ningún problema porque no tienen ideas preconcebidas y les da igual el color de la piel o el sexo de los progenitores. Por lo demás, creo que una pareja de gais o lesbianas puede ser tan capaz como cualquier otra para criar a un hijo o a una hija.

-Hace escasas fechas, Barack Obama realizó unas manifestaciones en las que respaldaba el matrimonio homosexual. ¿Qué opina al respecto?
-Pienso que esas declaraciones sólo obedecen a intereses electorales y partidistas. En EEUU hay muchos grupos organizados pertenecientes al movimiento LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero), no sólo en San Francisco y el resto de California, y eso supone un número importante de votos.

-¿Cuáles son los países más avanzados en cuanto a derechos de los homosexuales?
-Aquí no se están haciendo las cosas mal, y leyes como la Ley del Matrimonio Homosexual han traído avances significativos. Sin embargo, algunos países del norte de Europa como Suecia, Finlandia o Dinamarca, por ejemplo, nos llevan la delantera en cuanto a tolerancia, mentalidad y convivencia.

Pensando en positivo
-Usted estuvo en Aldarte y sigue colaborando con la asociación hoy en día.
-Así es. Trabajé en un proyecto para la integración laboral de las personas transexuales, ayudándoles también psicológicamente. Otro de nuestros objetivos era dar visibilidad a este colectivo, porque muchas veces la sociedad no se plantea siquiera todo el proceso (personal, familiar, social...) que existe detrás de cada una de estas personas.

-¿Cuál es el perfil de quienes acuden a Aldarte?
-Abarca una franja social muy amplia: desde jóvenes hasta mayores de 60 años. Lo importante es que estas personas han pasado por situaciones dolorosas (rechazo, maltrato...) y acuden a nosotr@s porque necesitan que les echemos un cable. Aquí se sienten a gusto y, por encima de tabúes, pueden hablar con total libertad sobre lo que quieran con personas afines. Por eso, pienso que entidades como Aldarte o Errespetuz desarrollan una labor muy positiva porque, de no ser por ellas, no se haría absolutamente nada para solucionar los problemas existentes en este ámbito.

-¿Cómo va a celebrar el Día Internacional del Orgullo Gay?
-Como integrante de Mamiki, saldré a tocar a la calle junto a mis compañeras. Será un día festivo y reivindicativo, pero todavía no ha llegado a ser algo normal. Cuando todo sea normal, no habrá nada que festejar, así que ojalá lleguemos a ver ese día. Con ese propósito, más que dedicar una jornada a llamar la atención porque hay gente que no ve con buenos ojos el movimiento LGBT, lo que hay que hacer es trabajar el día a día para que todo el mundo se dé cuenta de que somos personas corrientes, que todos y todas pertenecemos a esta sociedad.

-¿Considera posible la igualdad plena o cree que es una utopía?
-No es una utopía, pero no está tan cerca como desearíamos. Habrá que pelear mucho, mucho, mucho. Sin ir más lejos, las desigualdades entre hombres y mujeres siguen existiendo, por lo que nuestras reivindicaciones están aun más atrás. No obstante, quiero pensar en positivo: con el tiempo, con la colaboración de todos y todas, habrá avances. Nuestra inteligencia nos tiene que conducir al respeto y la tolerancia, y estos, a su vez, traerán todo lo demás. Estoy segura de que la normalización vendrá de la mano del conocimiento.
Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

Comisión ciudadana antisida de Bizkaia
Blog sobre el SIDA

Blog sobre el SIDA

La inquietud de un grupo de personas sensibilizadas con los problemas asociados al VIH/sida.
Vocento

Creacion paginas web