Fundaciones

¿Es lo mismo una asociación que una fundación? Aunque ambas compartan el mismo objetivo de conseguir el bien común, las fundaciones parten de la existencia de un patrimonio inicial y deben cumplir una serie de requisitos que te presentamos resumidos
15 de Octubre de 2012
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Fundaciones:  ¿qué son?, ¿quién puede constituirlas?
L. RENTERIA | Las fundaciones son organizaciones sin ánimo de lucro que destinan su patrimonio a la realización de fines de interés general, beneficiando así a diversos colectivos. De este modo, entre sus objetivos se encuentran la defensa de los derechos humanos, la asistencia y la inclusión social de los más desfavorecidos, la cooperación para el desarrollo, la promoción del voluntariado o la creación de programas educativos, culturales, científicos, deportivos, sanitarios y laborales, entre muchos otros.

Las fundaciones, por tanto, trabajan desinteresadamente por el bien de la sociedad, impulsando la solidaridad y el bienestar de todos los grupos que la conforman. Pero, ¿cómo funcionan exactamente? En los siguientes puntos os resumimos los principales conceptos:

1) Sujetas a la Ley
Las fundaciones están dotadas de personalidad jurídica privada, y se rigen por la voluntad de sus fundadores, por sus estatutos y, en todo caso, por la legislación vigente. En el caso de España, no están sujetas a una sola ley básica ya que, junto con la Ley estatal sobre Fundaciones (50/2002; de 26 de diciembre) coexisten otras leyes de carácter autonómico en Comunidades Autónomas como Andalucía, Cataluña, Galicia, Madrid, Navarra o Euskadi (Ley 12/1994 de Fundaciones del País Vasco).

Para empezar a caminar, una fundación ha de contar con un patrimonio, es decir, una dotación fundacional inicial que aportan sus fundadores al desprenderse de una parte de sus bienes y derechos. Según la legislación, esa dotación ha de ser adecuada y suficiente para el cumplimiento de los fines fundacionales, considerándose suficiente si su valor económico asciende a 30.000 euros. Ese capital puede verse incrementado posteriormente, pero en ningún caso podrá ser recuperado por  los fundadores, ni tan siquiera en el supuesto de que la fundación desaparezca. Cuando la dotación sea de inferior a dicha cantidad, deberá presentarse un estudio económico que avale la viabilidad de la fundación.

2. ¿Quiénes pueden constituir una fundación?
Una fundación puede ser creada tanto por personas físicas como jurídicas, de carácter público o privado.

3. Pasos necesarios para la creación de una fundación
Estos son los pasos que hay que seguir para poder constituir legalmente una fundación en España:
-Redactar los estatutos de la organización.
-Solicitar la certificación al registro de fundaciones.
-Abrir una cuenta en una entidad bancaria y depositar en ella la dotación de la fundación.
-Elevar a escritura pública el acta de constitución y los estatutos ante un notario.
-Solicitar el NIF provisional en Hacienda y presentar la escritura pública.
-Ir al Registro de Fundaciones para solicitar la inscripción de la fundación.
-Obtener el visto bueno del Protectorado y del Registro de Fundaciones para empezar a funcionar.
 
4. El control público sobre una fundación
Una vez que la fundación está inscrita en su correspondiente Registro de fundaciones (estatal o autonómico), queda sujeta al control de un órgano administrativo especial llamado Protectorado. Anualmente, la fundación debe presentar su plan de actuación a este Protectorado y debe rendir cuentas al mismo en asuntos como las modificaciones de los estatutos o la solicitud de autorizaciones y permisos.

5. ¿Cómo se gobierna una fundación?
Las fundaciones están gobernadas por un órgano colegiado llamado Patronato e integrado por un mínimo de tres patronos, que pueden ser tanto personas físicas como jurídicas y, en este último caso, públicas o privadas. Los patronos -que pueden ser electivos, vitalicios u honoríficos- son designados por los fundadores, y luego se pueden cambiar según lo que dicten los estatutos. En ningún caso pueden percibir alguna retribución, directa ni indirecta, por el ejercicio de sus funciones.

6. El patrimonio y la dotación de la fundación
El patrimonio de la fundación está constituido por todos los bienes, derechos y obligaciones que integren la dotación fundacional y sean susceptibles de valoración económica. La dotación inicial puede ser dineraria o no dineraria, y puede aumentar a lo largo del tiempo de vida de una fundación.

7. El destino de los ingresos obtenidos
Las fundaciones están obligadas por la ley a destinar efectivamente el patrimonio y sus rentas a sus objetivos fundacionales. Así, tal y como marca la legislación, de los ingresos y rentas netos que las fundaciones obtengan ha de dedicarse un porcentaje mínimo (70%) a actividades, y el resto a incrementar la dotación o a reservas.

8. El régimen tributario básico de una fundación
Las fundaciones están sujetas al Impuesto sobre Sociedades, pero no al Impuesto sobre el Patrimonio. Además, salvo en casos específicos, no tienen ningún trato especial con el IVA.

9. Diferencias entre fundaciones y asociaciones
Tanto las asociaciones como las fundaciones persiguen fines de interés general y son entidades sin ánimo de lucro. La diferencia principal entre ambas estriba en su naturaleza: mientras que la asociación se caracteriza por ser "una agrupación de personas con intereses comunes", la fundación consiste en un "patrimonio aportado por su fundador y que se destina a un fin de interés general".

En cuanto al orden de las dos organizaciones, las asociaciones se rigen por la voluntad de sus asociados, por lo que cuentan con una mayor autonomía de decisión. Las fundaciones, por contra, funcionan en todo momento conforme a la voluntad inicial de sus fundadores, que adquiere carácter permanente.

Asimismo, las asociaciones se financian por las cuotas periódicas de sus miembros y la obtención de otros ingresos, mientras que las fundaciones reciben una dotación inicial de los fundadores, además de otros ingresos que puedan obtener posteriormente.

Finalmente, en el caso de disolución de una fundación, sus bienes y derechos se destinan a otras fundaciones o a entidades no lucrativas privadas o públicas que persigan también fines de interés general. Sin embargo, en el caso de que una asociación desaparezca, su patrimonio tendrá el destino previsto en sus estatutos.
Más noticias sobre…

Fundaciones



BUSCADOR AVANZADO

Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

Lista de Asociaciones en Bizkaia
Vocento

Creacion paginas web