Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Jorge Jimeno, autor del libro 'Mamá, quiero ser cooperante'

Con su libro 'Mamá, quiero ser cooperante', Jorge Jimeno despeja los interrogantes que a menudo rodean al mundo de la cooperación. Para él, este trabajo es tan bueno o tan malo "como cualquier otro" y es importante alejarlo de mitos e imágenes épicas
26 de Octubre de 2012
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
"Trabajar de cooperante no tiene nada que ver con cavar zanjas"
Jorge Jimeno, autor del libro 'Mamá, quiero ser cooperante'
L. RENTERIA | Cooperación internacional, ayuda humanitaria, desarrollo, voluntariado... Son todos términos de moda tras los que se esconden muchos mitos y preguntas. Cuestiones en boga que necesitan respuestas. Y de eso trata, precisamente, 'Mamá, quiero ser cooperante. Las claves para entender la cooperación internacional' (2012), un libro que pretende arrojar algo de luz sobre la figura del cooperante y la realidad que lo rodea. Su autor, Jorge Jimeno (Gijón, 1974), lo presentó hace algunos días en la Universidad de Deusto.

Jimeno es un ingeniero industrial con estudios de postgrado en gestión de proyectos humanitarios y de desarrollo, y ha sido responsable de operaciones para varias ONGs en África, Centroamérica y Oriente Medio. Tras pasar un año en Toronto (Canadá), su andadura solidaria comenzó en 2005 en Guinea Conakry, país en el que vivió "una experiencia tan grata a nivel personal y profesional" que le animó a seguir trabajando en el sector de la cooperación. Después siguieron Palestina, Honduras, Darfur (Sudán), la República Centroafricana y Colombia, donde colaboró, entre otros, con Intermon OXFAM, Médicos del Mundo, Acción Contra el Hambre y las organizaciones anglosajonas Mentor y Right to Play.

-Hoy en día mucha gente habla de la cooperación y los cooperantes. Pero, ¿qué hace exactamente un cooperante?
-Es difícil poner etiquetas. Salvando las distancias, cuando alguien dice que es cooperante es como decir que es un funcionario. Hay infinidad de labores a las que se puede dedicar un cooperante: médico, profesor, gestor, administrador, trabajador social, ingeniero... Es algo muy variopinto. Desde luego no tiene nada que ver con esa idea épica que hay en los medios de trabajar codo con codo o cavando zanjas.

-¿Por qué son necesarios los cooperantes?
-La cooperación es un trabajo social a nivel internacional que trata de crear puentes entre diversas culturas y realidades. Cooperar es dar y recibir; aunar esfuerzos para conseguir un mismo objetivo: erradicar la pobreza, acabar con el hambre, alfabetizar a la población...

Trabajo remunerado
-¿Qué formación se necesita para ser cooperante?
-Con la formación especializada de cada persona puede ser suficiente. Es verdad que existen multitud de másteres en cooperación, pero no son imprescindibles. No vale con decir "quiero ser cooperante" y ya está. Hay que tener muy claro a qué se quiere dedicar uno dentro del mundo de la cooperación y ver cómo aplica su formación en ese sentido.

-¿Los cooperantes cobran dinero por su trabajo?
-En la mayoría de los casos, sí. Todo el mundo necesita un sueldo para poder vivir. Aun así, puede haber algunas excepciones: personas que piden una excedencia en un puesto especializado porque les apetece colaborar en otra cosa, pasantías... Lo que está claro es que las salidas profesionales son múltiples.

-¿Un cooperante puede llegar a poner en riesgo su vida?

-Depende mucho del entorno. Los más arriesgados suelen ser los trabajos de cooperación en entornos humanitarios o conflictos bélicos. Sin embargo, todas las organizaciones recomiendan a sus miembros unas reglas para disminuir los riesgos y accidentes. Otra cosa son los incidentes, que pueden acaecer en cualquier lugar. Por ejemplo, en algunas zonas del mundo hay personas que pueden llegar a ser objetivos políticos por ser occidentales. Eso sí: un cooperante nunca debe estar en la situación de jugarse la vida ni tener esa sensación.

"Hay que evitar los paternalismos"
-¿Cuáles son los países con más necesidad de cooperantes?
-La cooperación es necesaria en todos los sitios y sentidos. Se trata de buscar un mayor equilibrio entre todos los agentes implicados. Lo que hay que evitar a toda costa es caer en paternalismos como el que se puede dar entre el Norte y el Sur. Las relaciones han de ser de igual a igual y deben centrarse en crear lazos entre diferentes.

-¿Cuál es la diferencia entre cooperantes y voluntarios?

-Son dos conceptos algo difusos que a menudo se confunden. Varía mucho según el país o las organizaciones, pero en España se puede decir que un voluntario es aquel que realiza labores de cooperación sin cobrar un salario, mientras que un cooperante es asalariado.

-¿Qué duración suelen tener las estancias de cooperación?

-En entornos humanitarios suelen ser de menos de un año. Por su parte, las estancias de cooperación en entornos de desarrollo -en los que las labores consisten en mejorar el nivel económico, social, educativo... de la población- son más prolongadas. En estos casos, hay gente que es capaz de establecerse muchos años en un país.

-¿Cuáles son las entidades que se dedican a la cooperación?
-Hay de todo: ONGs, agencias de Naciones Unidas como ACNUR o UNICEF, agencias estatales de cooperación, empresas de consultoría sin ánimo de lucro...

La pescadilla que se muerde la cola
-¿Estas entidades pueden conservar realmente su independencia?
-Se hace bastante difícil ya que casi todas suelen recibir ayudas. Aceptar estas ayudas no implica necesariamente perder la independencia, pero, a menudo, suelen conllevar algunas condiciones. Aun así, existen organizaciones que no aceptan ninguna subvención, pero son muy poquitas.

-¿A qué se deben los mitos que rodean a los cooperantes?
-Es un poco como la pescadilla que se muerde la cola. A los medios de comunicación les gustan los grandes titulares, adornar un poco las cosas para vender ese papel épico de los cooperantes. Y la sociedad necesita de esos mismos referentes épicos para lavar su conciencia pensando que se manda a 'gente buena' para que ayude en las zonas más necesitadas. Se da, por lo tanto, un proceso de retroalimentación. Además, en los últimos tiempos las mismas organizaciones se centran bastante en el márketing y esto también contribuye a perpetuar esa imagen distorsionada de la cooperación.

-¿Qué le diría a alguien que se plantea ser cooperante?

-Que es una opción profesional muy interesante. Es un trabajo duro, pero tan bueno o malo y tan necesario como cualquier otro. Eso sí: hay que romper con los mitos y alejarla de los grandes epítetos.

-¿Cuál será el papel de los cooperantes en el futuro?
-Estamos en época de cambios a todos los niveles: ecónomico, social... Y el paradigma de la cooperación también va a cambiar mucho. Parafraseando a Gonzalo Fanjul, yo no sé si en el futuro los cooperantes seguirán existiendo o no, pero la cooperación sí. Lo que tiene que perdurar en el tiempo es la importancia de que la cooperación vaya en todos los sentidos (Norte, Sur, Este, Oeste) y se base en crear redes de personas en todo el mundo que busquen fomentar las relaciones de igualdad.
Más noticias sobre…

Cooperación Internacional, Cooperantes



BUSCADOR AVANZADO

Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

Voluntariado
Día del voluntariado

Día del voluntariado

Seis importantes razones para sumarse al voluntariado
Vocento

Creacion paginas web