Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Museo de Bellas Artes de Bilbao

El Museo de Bellas Artes de Bilbao pone a disposición de los discapacitados visuales cinco obras maestras que se podrán 'ver' mediante el tacto gracias a una técnica pionera de impresión en relieve.
23 de Noviembre de 2012
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
'La Anunciación', de El Greco; 'San Sebastián curado por las santas mujeres', de José de Ribera; 'Lot y sus hijas', de Orazio Gentileschi; 'Mujer sentada con un niño en brazos', de Mary Cassatt; y 'Lying figure in mirror', de Francis Bacon, son las cinco obras que pueden 'disfrutar' en el Museo de Bellas Artes de Bilbao tanto las personas con problemas visuales como las que quieran experimentar lo que supone para este colectivo la oportunidad de 'tocar'.

"Nuestro objetivo siempre ha sido abrir las artes a los colectivos que tienen más dificultades para acceder a ellas", explica Javier Viar, director del museo. "Por eso, ya llevamos algún tiempo desarrollando programas de inclusión y la exposición 'Arte para tocar' es la guinda del pastel". Así, desde 2008 el museo trata de impulsar el arte como herramienta educativa y cuenta con recorridos y talleres de experimentación dirigidos a discapacitados visuales e intelectuales, además de otros colectivos con necesidades especiales.

"Dimensión internacional"
Según explica Juan Torre, fotógrafo con una importante discapacidad visual e implicado directamente en el proyecto colaborando con los diseñadores en la interpretación de las imágenes, la idea original proviene de otras exposiciones anteriores. "En 2010 -apunta Torre- organizamos una muestra similar en el Museo Tiflológico de la ONCE en Madrid (su director Miguel Moreno también ha colaborado en 'Arte para tocar') y el año pasado hubo otras dos presentaciones en la Sala BBK y la Sala Ondare de Bilbao". No obstante, la exposición del Museo de Bellas Artes supone "un paso muy importante" por la mejora de las técnicas empleadas y "la dimensión internacional" que ha adquirido. Una dimensión que se debe, en parte, al esmero con el que los responsables han cuidado cada detalle. Así, las obras están dotadas de colorido "ajustando la imagen al color real de la obra original", y todos los asistentes -sean discapacitados visuales o no- pueden palparlas.

Antifaces y audio-guías en tres idiomas
Para ello, tienen a su disposición si lo desean unos antifaces opacos cuyo objetivo es "provocar una toma de conciencia sobre el carácter de esta actividad, propiciando que cualquier persona pueda experimentar el potencial del tacto", según aclaran fuentes del museo.

Además, cada lienzo tridimensional se completa con la locución de una audio-guía en euskera, castellano o inglés que explica los pormenores temáticos (autor, época, contexto...) y está específicamente desarrollada para dirigir la interpretación táctil de la pintura. Las audio-guías tienen una duración aproximada de entre 3 y 11 minutos dependiendo del cuadro, y son fundamentales para entender en su conjunto esta experiencia táctil a la vez que visual.

Sensibilización social
La psicóloga y profesora Alicia Carreño ha participado en el guión y la elaboración de estas útiles guías. Carreño perdió la práctica totalidad de su visión a los 11 años, pero ello no ha sido obstáculo en su empeño de "llevar una vida normal", haciendo las cosas que más le gustan como "practicar deporte, estar con su familia y salir con sus amigos". Ahora, se muestra encantada con esta iniciativa pionera y la considera "muy positiva" porque permite que el colectivo de invidentes acceda a la cultura y, a la vez, se sensibiliza a la gente para que "todo el mundo pueda 'educar' su sentido del tacto y tenga la ocasión de sentir lo que nosotros sentimos".

Hasta el momento, la muestra 'Arte para tocar' está resultando "un éxito", y así lo constata Javier Viar, quien subraya "su estupenda acogida". "El Museo de Bellas Artes está orgulloso de participar en este bonito proyecto y llevar a cabo una labor de concienciacion y solidaridad. Esto demuestra que el arte debe ser para todo el mundo y que todos pueden disfrutar de él". Por eso, no descarta  que la oferta "aumente en el futuro".


>La técnica que está detrás de estas obras se llama 'Didú' y está desarrollada por la empresa Estudios Durero. Ander Soriano, directivo y desarrollador de nuevos proyectos, espera que la idea se expanda a "otros dos grandes museos: uno español y otro francés". "Hasta hace poco -reflexiona- tocar algo en un museo era poco menos que un tabú. Hoy, nos estremecemos cuando vemos que un discapacitado visual puede disfrutar con estas obras. Es algo que nos fascina, así que nos encantaría que todos los museos tuvieran una exposición así". Quién sabe, tal vez ese día esté más cerca de lo que parece.


BUSCADOR AVANZADO

Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

Juan Torres
El fotógrafo que venció a la oscuridad

El fotógrafo que venció a la oscuridad

Juan Torre sólo tiene un 8% de visión debido al Síndrome de Bechet. Aún así, no concibe otra cosa que no sea dedicar su vida a la fotografía
Experiencias
Fotos para ver, tocar y sentir

Fotos para ver, tocar y sentir

40 imágenes que se pudieron 'tocar' en Bilbao
Vocento

Creacion paginas web