Desde Bilbao hasta Latinoamérica

Gracias a su proyecto de magia solidaria, el ilusionista de Bilbao Zaki Magoa ha recorrido numerosos países de Latinoamérica. Con sus actuaciones, busca "ayudar a los que más lo necesitan"
22 de Abril de 2013
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La magia de una sonrisa
Zaki, durante una de sus actuaciones.
L. RENTERIA | Los caminos de la solidaridad son innumerables, y la magia, por qué no, puede ser uno de ellos. Así lo entiende Zaki Magoa -nombre artístico de Agustín Villagra-, un vecino de Rekalde que es especialista en risoterapia y lleva dos décadas y media metido en el mundo de la prestidigitación.

Hace poco más de un año, Zaki abandonó su querido Bilbao y puso rumbo a Latinoamérica para repartir su 'magia solidaria' y ayudar a los más desfavorecidos con una iniciativa de hermoso nombre: 'La magia de una sonrisa'. "Yo creo que la magia es un buen instrumento para reforzar valores, para impulsar los derechos de los niños y las niñas, para denunciar tanto maltrato a la mujer", explica Zaki desde la República Dominicana.

"Después de visitar en cuatro ocasiones a los refugiados del Sahara, y estar dos veces en Sarajevo, Kenia y Ghana, y tras romper mi relación con mi pareja -prosigue-, decidí hacer algo grande, algo que ningún mago había hecho hasta ahora. Quería ser un referente y demostrar a la gente que 'si quieres... puedes'. Esas son mis palabras mágicas".

Así, "me embarqué en un proyecto que durará tres años y con el que ya he visitado Perú, Guatemala, El Salvador, Colombia, Ecuador, Honduras y Nicaragua. El desarrollo actual del proyecto no tiene mucho que ver con lo que yo quería hacer en un principio. Ignoraba todo lo que me iba a encontrar, y fui añadiendo objetivos sobre la marcha. Empecé con la magia para niños y niñas, lo extendí a los adultos, y añadí la denuncia de la extrema pobreza que veo, del trabajo infantil y de las violaciones a las mujeres".

Un show muy cómico y participativo

Para sacar adelante 'La magia de una sonrisa', "cuento con el apoyo de mis amigos, mis conocidos y mi familia, junto con el alquiler de mi piso y de mi lonja; esto me da para cubrir mis gastos básicos. Además, son cientos las asociaciones, fundaciones y ONGs con las que he trabajado hasta ahora y las cuales me han ayudado mucho".

"En cuanto a mi show, es muy participativo y muy cómico, e incluye cantidad de bromas. Dura cerca de una hora y, por supuesto, es totalmente gratuito y solidario. Hasta hoy he realizado, más o menos, 275 actuaciones y 50 talleres de magia, y alrededor de 55.000 personas han visto mis funciones. Todo ello me ha llevado a visitar barrios conflictivos, hospitales, orfanatos, cárceles, asentamientos humanos, escuelas, aldeas y centros que tratan diferentes minusvalías y enfermedades, entre otros".

La reacción de quienes contemplan a Zaki invita al optimismo: "Yo veo a las personas durante el show: cómo se ríen, cómo chillan, cómo participan. No soy medico ni especialista, pero creo que estos colectivos -que apenas ven ningún espectáculo en directo porque son pobres- en ese momento son los mas felices del mundo. Muchas veces, las personas que me llevan a estos centros me han dicho: «De las matemáticas se olvidarán, pero de esto, jamás». Que cada uno saque sus propias conclusiones".

Denunciar las injusticias
Por desgracia, las injusticias también forman parte del mundo: "Cuando veo alguna injusticia, me falta tiempo para denunciarla, y he tenido algunos problemas por eso. He tenido que meditarlo mucho, y ahora me guardo algunas cosas y las denuncio cuando estoy fuera del país: la mala política; la insensibilidad de muchos jueces ante las violaciones a niñas; la 'mordida' (un cohecho o soborno), que está muy extendida en muchos países; que un estado entero pertenezca a 15 familias; que haya unas pocas personas muy ricas y muchísimas muy pobres o extremadamente pobres...".

Aun así, las cosas buenas prevalecen: "Habrá gente que no entienda lo que yo me llevo, pero para mí es muy importante ver a tantos niños, niñas, mamás... riendo de esa manera y que al terminar el show los niños se acerquen a darme la mano, las niñas me den un beso, las mamás me digan que hacía mucho tiempo que no se reían así. Son un montón de cosas, además de todas las personas que estoy conociendo".

Una galleta como regalo
Por supuesto, no podían faltar las anécdotas: "Hay muchísimas. Una de tantas: cuando cumplí 55 años, estaba en el teatro Mario Vargas Llosa con más de 400 personas en una gala para recaudar fondos para 'Aprendo Contigo', un programa que atiende a las niñas y niños de varios hospitales de Lima (Perú). Todo el mundo me cantó el 'cumpleaños feliz' y, al terminar, un niño de seis años se levantó de su asiento, subió al escenario y me regaló una galleta. Fue tan emocionante que casi me da un espasmo; no me faltó nada para ponerme a llorar".

¿Y cómo casan magia y solidaridad? "Yo creo que la magia es un buen instrumento para reforzar valores, para impulsar los derechos de los niños y las niñas, para denunciar tanto maltrato a la mujer. Siembro semillas y espero que florezcan por miles. Eso para mí es solidaridad".

El futuro: una escuela de magia
Tras su estancia en la República Dominicana, Agustín Villagra tiene previsto viajar a "Haití, Venezuela, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia. Mi idea es tomar información de los lugares que visito e intentar preparar otro proyecto en Cartagena de Indias (Colombia). Cuando se habla de este lugar, siempre se mencionan su preciosa bahía, sus hoteles de lujo, sus cruceros y sus islas paradisíacas. Pero pocas veces se habla de que el 15 por ciento de la población pertenece a las clases media y alta, y el resto es demasiado pobre. Con todo el dinero que entra del turismo, a los pobres no les toca nada".

"Allí no hay magos ni magas. Por eso, mi próximo proyecto será crear una escuela de magia en aquel lugar. 'La magia de una sonrisa' me está cambiando totalmente, así que, mientras tenga salud y mi cabeza funcione, estaré metido en proyectos para ayudar a los que tanto lo necesitan".

----------------------------------------

>Actualmente, la actividad de Zaki puede seguirse en el blog http://www.zakimagoa.blogspot.com.es
Más noticias sobre…

Derechos humanos, Solidaridad



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web