Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Técnicas para afrontar una situacion de riesgo

Consejos para saber cómo actuar frente a situaciones agresivas o de riesgo, ya sean amenazas verbales o físicas
12 de Abril de 2013
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Medidas prácticas que se deben tomar frente a una agresión
Ejemplo de una actuación de inmovilización. / Fotos: Miguel Hidalgo, Ramón Holgado e Iñigo Montes
L. R. | Las amenazas de una persona con una actitud agresiva pueden ser de tres tipos: verbales, de contacto o con armas (bates, cuchillos, etc.). Así, las medidas de contención que han de tomarse dependerán del tipo de amenaza sufrida, y pueden llegar a incluir el control, la inmovilización y la conducción de la persona agresiva. Cualquier persona puede llegar a dominar las técnicas de autodefensa pero, en cualquier caso, estas medidas "sólo deben usarse como último recurso y en situaciones de alto riesgo".

Cómo actuar frente a amenazas verbales
Ante una amenaza verbal y, en general, en circunstancias comprometidas, "hay que intentar evitar la confrontación y saber manejar la situación haciendo uso de la psicología". Así, se recomienda "hablar despacio y de manera calmada, desviar la conducta agresiva dirigiéndose a otras personas o poniendo el foco de atención en otro lugar, etc. Con esto, se busca 'romper los esquemas' de la persona agresiva".

Cómo actuar frente a amenazas de contacto
Cuando el nivel de amenaza sube y pasa a ser de contacto, hay que tomar medidas de autoprotección y para controlar, inmovilizar y conducir a la persona agresiva:

-Medidas de control: puede incluir desequilibrios, agarres y golpes que conduzcan al dominio físico del agresor, intentando "no dañarle más de lo necesario". Los golpes han de realizarse en las articulaciones (codos, rodillas, hombros, cuello...), y también pueden atacarse otras partes sensibles del cuerpo o puntos dolorosos como la nariz, la boca, las orejas, los dedos o el pelo.

-Inmovilización:
hay que realizarla "con seguridad e infligiendo daño físico", pero sin llegar a 'romper' a la persona inmovilizada. El objetivo es causarle impotencia y hacer que se calme.

-Conducción:
dependiendo del grado de virulencia de la amenaza, puede consistir, entre otros, en apartar o retirar a la persona agresora o ponerse en contacto con agentes de seguridad para que se la lleven.

Cómo actuar frente a situaciones de alto riesgo (bates, cuchillos, etc.)
En el caso de situaciones muy peligrosas y amenazas con armas (bates, cuchillos u otras), pueden adoptarse medidas coercitivas como avisos verbales o, en el caso de que no sea posible usar las medidas del apartado anterior, pueden utilizarse otras 'armas', como la ropa propia (mangas, cinturón...), unas llaves u otros objetos que estén a nuestro alcance. Los más expertos incluso son capaces de utilizar las armas de la persona agresora para contraatacar.

Si esto no fuera posible (por enfrentarnos a varias personas a la vez, porque no hay posibilidades de repeler el ataque...) lo más recomendable es huir o tratar de evitar la situación. Esto se puede conseguir desviando la atención (por ejemplo, fingiendo un ataque epiléptico o gritando '¡fuego!').


Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web