Una nueva beca refuerza la apuesta de BBK por la innovación y el talento
Una nueva beca BBK apoyará proyectos de atención y asistencia a personas enfermas o con discapacidad

Elaborado por Emakunde

Te explicamos en qué consiste y cuáles son los mecanismos que establece para esclarecer y resolver los hechos
07 de Mayo de 2013
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

L. R. | En el año 2011, Emakunde lanzó el 'Protocolo contra el acoso sexual y sexista en el trabajo' para ayudar a combatir este problema a las empresas que cuentan con más de 50 personas en plantilla. A raíz de su puesta en marcha, han sido numerosas las entidades que lo han adoptado y han seguido sus recomendaciones. SATSE Euskadi, Elhuyar-Subiza, Transportes PESA, EDE Fundazioa, Suspergintza Elkartea, Taller USOA Lantegia y Bultz-Lan Consulting son algunos ejemplos. Sin embargo, a menudo surgen dudas y complicaciones en este proceso.

Para dar respuesta a estas cuestiones, la profesora de la UPV-EHU Olga Fotinopoulou participó en un seminario sobre el acoso sexual y sexista en el ámbito laboral organizado por el Instituto Vasco de la Mujer. Allí, estuvo en contacto directo con los representantes de algunas empresas colaboradoras y explicó las aplicaciones y conceptos clave del protocolo.

 -¿Qué es el 'Protocolo contra el acoso sexual y sexista en el trabajo' impulsado por Emakunde?
Es una herramienta que establece mecanismos para que las víctimas que sufren acoso sexual o sexista en el trabajo puedan tener una tutela dentro de sus empresas sin tener que buscar ayuda fuera.

-¿En qué consiste?
Su núcleo central lo constituyen dos procedimientos diferentes que se aplican atendiendo a los hechos tratados, es decir, tomando en cuenta si los casos de acoso han sido leves o graves.

El procedimiento para los casos menos graves es más informal y se realiza de manera extraoficial: se sienta a ambas partes, se transmiten los hechos y quejas y se adopta una decisión. Para los casos graves, existe un procedimiento más formal que incluye recoger todo por escrito, realizar una investigación y contar con un asesor confidencial. Así, las empresas disponen de documentación y pueden utilizar esa información en el futuro. Por ejemplo, para apoyar una resolución que pruebe lo que alega la víctima. En estos casos en los que el acoso está probado, cada empresa adoptará las medidas que considere oportunas.

-¿Qué otros contenidos incluye este protocolo?
Entre muchos otros contenidos, incluye una declaración de principios e información para las víctimas. Asimismo, tipifica las posibles faltas y sanciones (especificando a qué categoría pertenecen) y explica cuál es la normativa de aplicación vigente para los casos de acoso sexual y sexista en el trabajo.

 -¿Cuáles son las dudas y problemas con los que se encuentran las empresas?
Principalmente, tienen que ver con la tipificación y aplicación de las sanciones (basándose en el convenio laboral de cada colectivo), la protección de la intimidad de víctimas y acosadores, y la separación de la víctima y su acosador durante la investigación para esclarecer los hechos. Un tema realmente complicado porque suele acarrear la movilidad geográfica y funcional de los implicados. Por último, suele haber dudas en torno a los casos de denuncias falsas, que también existen y pueden dar lugar a querellas, impugnaciones y diversas sanciones.

Más noticias sobre…

Emakunde, Igualdad de género



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web