Integración social

Desarrollado de manera conjunta por Gorabide y la Fundación EDE, ha permitido determinar los factores que intervienen en aspectos como el bienestar físico y emocional, el desarrollo personal o la inclusión social
26 de Septiembre de 2013
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un estudio para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual
Para celebrar su 51 aniversario, Gorabide reunió a más de 400 personas en una cadena humana por la integración. | Foto: Gorabide
L. RENTERIA | Gorabide, la Asociación Vizcaína en Favor de las Personas con Discapacidad Intelectual, sigue trabajando por la innovación a la hora de atender y acompañar a sus usuarios. Y, con ese objetivo, ha elaborado un estudio para determinar los factores que intervienen en la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.

"Se trata de mejorar la calidad de vida de estas personas y planificar sus apoyos en base a sus necesidades, aspiraciones y expectativas", explica Mirko Gerolin, director técnico y de sistemas en la entidad social.

El estudio, que cuenta con el apoyo del Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco, se realizó durante el año 2012 de manera conjunta con el Servicio de Investigación Social de la Fundación EDE. En el mismo, participaron 224 usuarios de Gorabide: un 60 por ciento eran hombres y la mayoría tenía un nivel de discapacidad elevado (más del 75 por ciento de discapacidad).

Para llevar a cabo su labor, los expertos utilizaron dos herramientas que miden la calidad de vida: la escala Gencat ("se evalúa a una persona a través de la percepción de otros") y la escala Integral Subjetiva ("se aplica cuando la persona tiene habilidades cognitivas suficientes").

Ocho dimensiones de calidad de vida
Además, revisaron todo el material bibliográfico que existía en este ámbito e idearon dinámicas de trabajo, siempre con el objeto de abarcar las ocho dimensiones que conforman la calidad de vida de un individuo: bienestar emocional, bienestar físico, bienestar material, desarrollo personal, autodeterminación, relaciones interpersonales, inclusión social y derechos.

Así, "los factores que inciden en estos ámbitos son de dos tipos: personales y contextuales". Los personales comprenden la edad, el sexo de la persona, la presencia de otras discapacidades psíquicas, el porcentaje de minusvalía, el nivel de discapacidad, las necesidades de apoyo y los diagnósticos añadidos.

De entre ellos, "los cuatro últimos guardan relación con el nivel de apoyo que necesita una persona para desarrollar su vida y, efectivamente, inciden en su índice general de calidad de vida, afectando a áreas como la autoestima, el desarrollo personal y los derechos". Además, la edad ha de tomarse en cuenta ya que, "a medida que ésta aumenta, la calidad de vida empieza a deteriorarse. Esto empieza a ser significativo a partir de los 35 años, y afecta negativamente al desarrollo personal y la inclusión social".

Los factores contextuales, por su parte, incluyen el tipo de servicio, el tamaño del centro (número de plazas), el entorno del centro, la proximidad del centro al entorno familiar, la participación en programas y la satisfacción de las familias.

Ocio y apoyos personalizados
En opinión de Mirko Gerolin, se pueden extraer varias conclusiones del estudio: "Hemos comprobado que la escala Gencat no es suficiente a la hora de desarrollar herramientas para personas con menor capacidad cognitiva. Por eso, en el futuro será necesario crear nuevos instrumentos para que todas las personas puedan participar en la elaboración de sus propios apoyos".

Asimismo, "hemos visto que los diversos servicios inciden de manera diferente en la calidad de vida de los usuarios. Las ocho dimensiones de calidad de vida tienen diferente importancia en diferentes momentos, y pueden variar. Por eso, no hay un tipo de servicio mejor que otro. Lo importante es tener un abanico de servicios amplio y derivar a las personas atendiendo a sus necesidades especiales".

Este último punto está estrechamente relacionado con las actividades de ocio y ocupación: "Es vital fomentar la ocupación de las personas en algo que sea relevante y necesario para ellas, y no en cualquier cosa que sirva para pasar el tiempo".

Cadena humana por su aniversario
Tras la elaboración de su estudio, Gorabide ya trabaja para identificar las áreas de mejora en sus servicios y ofrecer apoyos personalizados a sus usuarios con el objetivo de aprender y enriquecerse mutuamente. Esto se verá acompañado de un proceso "para poner los resultados en conocimiento de nuestro entorno y de otros agentes como las administraciones y la comunidad científica".

Además, coincidiendo con la presentación de este trabajo el pasado 13 de septiembre, la asociación reunió frente a su sede de la Plaza Bizkaia a cerca de 400 personas con discapacidad intelectual, familiares, profesionales y personas voluntarias que participaron en "un acto bonito y entrañable". Todos ellos formaron una cadena humana por la integración, y celebraron el 51 aniversario de Gorabide con "un mensaje que pretendía visibilizar que las personas con discapacidad intelectual también forman parte de la sociedad".


Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web