18 de diciembre, Día Nacional de la EM

Los casos diagnosticados de Esclerosis Múltiple se han duplicado en las últimas dos décadas, según datos de la Sociedad Española de Neurología
17 de Diciembre de 2013
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La esclerosis múltiple (EM) es la enfermedad neurológica discapacitante más frecuente en los adultos jóvenes y afecta, a unas 46.000 personas en España. Unas cifras que en las últimas décadas se han multiplicado por dos, debido en parte al avance que se ha producido en las técnicas diagnósticas y al hecho de que los pacientes consultan antes al empezar a notar los síntomas. Cada año se diagnostican 1.800 nuevos casos de esta enfermedad en nuestro país. En Euskadi la padecen 2.200 personas llegando a las 46.000 en todo el estado.
Las últimas investigaciones también sugieren como posibles causas contribuyentes a este aumento la existencia de factores ambientales. "La polución, los cambios en el estilo de vida, la exposición del sol y descenso de síntesis de vitamina D o el aumento de la higiene, son algunos de los factores que parecen haberse identificado como posibles contribuyentes a este aumento en la frecuencia de la EM", explican desde la Fundación Vasca de Esclerosis Múltiple. En cualquier caso, el diagnóstico precoz es clave ya que la enfermedad suele detectarse en adultos jóvenes, de cerca de 30 años de edad. De hecho, gracias a este mejor diagnóstico y a la aparición de nuevos tratamientos se puede lograr corregir el curso de la enfermedad. La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad crónica e incurable del Sistema Nervioso Central que afecta a la sustancia blanca (mielina) que recubre las fibras nerviosas del cerebro y de la médula espinal. Se produce una pérdida de nervios y mielina, lo que provoca la proliferación de cicatrices por el sistema nervioso, y a consecuencia de esto los impulsos nerviosos se interrumpen periódicamente.

Síntomas
Los más comunes son trastornos sensitivos, del equilibrio y del habla; temblores, debilidad de los miembros y en casos más graves parálisis de los mismos; espasticidad, alteraciones urológicas, vértigo, fatiga, hormigueos y alteraciones visuales. Afecta al doble de mujeres que a hombres aunque no es hereditaria ni contagiosa.


Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web