Proyecto Bioeskola BBK

El proyecto Bioeskola BBK ya lleva todo un trimestre entregando cestas con sus productos a los consumidores
18 de Diciembre de 2013
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios


L. FERNÁNDEZ I Mikel González Ateka y Lorena Arrabal trabajan en la explotación, situada en el Parque Tecnológico de Zamudio, promovida por Emaús Bilbao con la colaboración de BBK. Ambos llevan ya bastantes meses en el proyecto, lo han visto crecer y evolucionar, "para mejor", aunque reconocen que las dificultades han sido muchas debido al mal tiempo y a las plagas, así como al hecho de que  ahora  ya llegan los productos al consumidor " y la presión ha aumentado".

"Cada vez son más los consumidores y hay veces que necesitas más productos para que la cesta tenga la suficiente calidad y no cuentas con ellos, así que te tienes que buscar la vida para llenarlas", explica Lorena. "Hay que entender que esto es un ser vivo y que como tal hay días que se levanta peor y días que se levanta mejor, igual que nosotros", detalla Mikel. Eso sí, en general, la respuesta de los consumidores es muy buena. "Tenemos un feedback bastante bueno con ellos. Están agradecidos por la calidad de los productos y por la labor social que se realiza en el proyecto", afirma el responsable de la explotación.

Más allá de un mero intercambio de bienes
Mikel recalca, además, que "esto no es un mero intercambio de bienes, sino una oportunidad para personas excluidas que genera unos bienes que se intercambian para poder seguir ofreciendo ese apoyo".

De hecho, el resultado en lo que a los trabajadores se refiere, no puede ser más satisfactorio. Cuando comenzó el proyecto hace un año y medio más o menos había 10 personas procedentes del hospital de Zamudio trabajando el campo y hoy ya cuentan con 18, casi el doble. "Ha entrado otro taller derivado por Bizitegi, gente sin hogar o con problemas de adicciones", comenta Mikel. Los últimos en llegar, un chico y una chica, se incorporaron en septiembre "y estamos muy satisfechos porque tienen mucho entusiasmo. Además, él viene de baserri así que conoce bastante el campo", asegura el responsable.

En cuanto a los "más veteranos" son personas  "capaces de realizar lo que se les manda, sin necesidad de supervisión, o con la que contarían en cualquier otro trabajo". Y eso no es todo,  ya que la actitud, tan importante en este tipo de talleres, no puede ser mejor. "Es gente bastante disciplinada y obediente, con muchas ganas de aprender y que acepta muy bien las recomendaciones y las críticas", afirma Mikel. "Siempre están dispuestos a acometer lo que se les encarga, con mayor o menor ritmo".

Lorena por su parte se muestra encantada con los chavales. "Soy integradora social y me gusta mucho trabajar con ellos. También creo que les viene muy bien, casi como una terapia, ya que se relacionan con otras personas, salen del hospital... Para ellos venir aquí es una motivación y para nosotros está siendo muy gratificante".

Actualmente tienen cultivadas o preparadas para el cultivo en torno a las 2 hectáreas, unos 22.000 metros, y la idea es "lograr la sostenibilidad económica". Consumidores no les faltan ya que hay lista de espera para acceder a las cestas. "Intentamos introducir una o dos personas todas las semanas", dice Lorena, "y nos gustaría para el año que viene que se incluyesen todos los que hay".

Más noticias sobre…

Bioeskola BBK, Emaús, Obra Social BBK



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web