Consumo responsable

Controlar el consumismo impulsivo es más difícil en esta época en la que todo a nuestro alrededor nos incita a gastar
19 de Diciembre de 2013
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Navidad, evitar los gastos innecesarios
Los regalos en Navidad también pueden ser solidarios.
L. FERNÁNDEZ I Llega la Navidad y con ella se incrementa el consumo por parte de la mayoría de los mortales. Parece que no pudiéramos evitarlo y confundimos navidad con gastos extras. Evitar gastar más de la cuenta y hacerlo de una manera responsable es la máxima de muchas campañas navideñas que ofrecen alternativas a los regalos tradicionales y consejos para que la cesta de la compra de las comidas festivas no se nos dispare.

Una de las máximas del consumo responsable según todas las asociaciones de consumidores es la programación. Preparar un menú, elaborar una lista de la compra con las necesidades reales para elaborarlo y comprar con suficiente antelación para poder comparar precios son una máxima que se debería tener presente todo el año pero más en estos días en los que los precios suelen incrementarse cuanto más cerca esté la Nochebuena.

Además, hay que tener en cuenta que si usamos tarjeta de crédito para pagar hay que ser cuidadoso ya que el gasto vendrá después, y todo a la vez; recordar que los productos más caros no tienen por qué ser los mejores; conservar siempre la factura o el ticket de compra para posibles reclamaciones y sobre todo, no comprar más de lo que se necesite.

Regalos para todos

Los regalos en Navidad parece una máxima de obligado cumplimiento. Y hacerlo no es malo siempre y cuando se tengan en cuenta una serie de máximas.

Si estamos hablando de niños una de las primeras cosas que tenemos que plantearnos es que no por regalarles más cosas les vamos a hacer más felices. Un niño que ve el árbol plagado de paquetes es feliz mientras abre los envoltorios, pero después no puede fijar su atención en ninguno de los juguetes que tiene delante. Sin embargo, si se les regala sólo una o dos cosas se pasarán el día jugando con ello porque le darán más valor a lo que han recibido. Si además compartimos el momento de juego con ellos, el día será mucho más feliz.

Otra opción que tenemos con los niños es adquirir ropa o calzado, que tan pronto se les queda pequeño, porque así evitamos realizar ese gasto en otro momento del año. Y, por supuesto, decantarnos por juguetes educativos que estimulen la igualdad, el desarrollo de la psicomotricidad o la inteligencia como juegos de construcción o libros infantiles. Sobre todo debemos asegurarnos que todo lo que adquiramos tenga las siglas CE de seguridad.

Si también en casa de los abuelos o los tíos reciben obsequios, los padres deberán hablar antes con todos los involucrados para no repetir regalos y para avisar de qué necesidades tiene el niño en esos momentos. Así evitaremos gastos absurdos y herir sensibilidades si tenemos que devolver o cambiar un regalo.

En el caso de los adultos lo más importante para evitar que lo que regalamos acabe en un cajón es optar por cosas prácticas y necesarias. También podemos decidir hacer el regalo uno mismo con lo que le estaremos dando un valor que va más allá de lo material o elegir regalos culturales como entradas a conciertos, al cine o al teatro ya que uno de los campos en los que más se han recortado los gastos es en el ocio.

Solidaridad envuelta

Y cómo no, decantarnos por regalos solidarios hará que no solo disfrute quien recibe el obsequio. Para ello contamos con diferentes opciones, como la de Alianza por la Solidaridad. La campaña busca que sustituyamos uno de nuestros regalos de navidad por 'felicidad real' y así conseguir que Asma, Mustapha o Jessica puedan recibir ayuda humanitaria y atención sanitaria en Palestina, Mali o Filipinas. Por cada 10 euros, la persona que quien le regales recibe una pulsera como testimonio.

También las tiendas Kidenda, promovidas por Alboan, Cáritas y Misiones de Bilbao, cuentan con productos de artesanía, bisutería o textiles, comprados sin intermediarios directamente a las organizaciones productoras de países como Perú, Ecuador, India... cumpliendo con los criterios de comercio justo.

Aunque no es algo que podamos tocar es quizá más importante de cara al futuro del planeta. WWF da la opción de adoptar una especie en riesgo de extinción desde sólo 25 dólares y según la cuantía de la donación se amplía el rango de obsequios que recibe el donante.

Y, por supuesto, las webs de muchas asociaciones, como Intermon Oxfam o Unicef cuentan con tienda 'on-line' de regalos solidarios.



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web