Envejecimiento activo

La población mundial cada vez vive más años, pero una vida larga no es sinónimo de una vida plena hasta el final. Para retrasar todo lo posible los efectos negativos del envejecimiento en nuestro cerebro es fundamental tomar medidas desde mucho antes.
24 de Enero de 2014
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Una mente activa y sana a pesar de la edad
Cuidar de los nietos puede ayudar a mantenerse activo siempre que se respeten unos límites.

L. FERNÁNDEZ | "Una de las razones por las que se constituyó Nagusiak Martxan fue la de promover programas que fomenten el envejecimiento activo y saludable y para ello hay que llegar a la población madura en general con el ánimo de educar en buenos hábitos con el fin de prevenir enfermedades asociads a las edades de jubilación", explica Mari Mar Sainz, enfermera y directora de los programas de salud de la asociación Nagusiak Martxan.

Por ello, Sainz recomienda empezar mucho antes de que se noten los primeros achaques de la edad. "Todos los estudios neurológicos coinciden en que mantener la mente activa durante toda la vida disminuye en un 50 % las probabilidades de padecer una demencia a edades avanzadas", insiste.

"La condición de una buena o mala actividad cerebral depende, entre otros factores, de la capacidad de concentración, del nivel de estrés, de la dieta, de la tendencia genética, de la calidad del sueño y de la actividad intelectual, y por supuesto de la edad", enumera la experta.

De hecho, el cerebro no envejece todo al mismo tiempo, sino que "lo hace de un modo diferencial entre sus áreas en función del uso y entrenamiento con el que lo estimulamos. Es por esto que no existen dos personas que envejezcan de manera similar, ni siquiera habiendo recibido la misma herencia genética".


Poner en forma la mente

Mejorar la agudeza mental y poner en forma las mente es más fácil de lo que pueda parecer. Hay muchas pequeñas cosas sencillas y rutinarias que pueden ayudarnos para que nuestro cerebro envejezca más despacio. "Hacer las compras sin mirar la lista y luego comprobar que no hayamos olvidado nada antes de ir a la caja; dialogar con gente de edad diferente a la nuestra; estar al día de lo que pasa en el mundo; visualizar viejas fotografías trayendo a la memoria toda la información que nos evoca esa imagen; realizar actividades complejas que requieran concentración como pintar, hacer pasatiempos, aprender a cocinar platos diferentes...; e incluso cuidar y jugar con los nietos", explica Mari Mar Sainz.

Eso sí, ante esto último siempre habrá que tener en cuenta que no hay que excederse en ceder responsabilidades. "Es verdad que la atención y los cuidados que requieren los pequeños incrementan la calidad de vida y la autoestima, favorece el contacto con otras personas y mantiene alerta nuestras capacidades cognitivas. Sin embargo, en algunos casos debemos delimitar la responsabilidad en el cuidado de los nietos para no caer en el "síndrome del abuelo esclavo" que afecta al 40 % de los mayores que cuidan a diario de sus nietos mientras sus hijos trabajan (según un Estudio de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria). La crianza de un niño es patrimonio de los padres y éstos deben respetar el tiempo libre, los planes de ocio y el descanso de los mayores", matiza.

Más noticias sobre…

Envejecimiento activo, Nagusiak Martxan



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web