Deporte Escolar Adaptado

Sufrir una discapacidad no es un impedimento para que niños en edad escolar puedan practicar un deporte gracias a la Federación de Deporte Adaptado de Bizkaia
14 de Febrero de 2014
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

L. FERNÁNDEZ | Desde el curso 2006-2007 los niños vizcaínos con diferentes discapacidades cuentan con su propio programa de deporte escolar promovido por la Federación de Deporte Adaptado de Bizkaia y patrocinado por la Diputación Foral. Aquel curso18 chavales con discapacidad se reunían en Getxo, divididos en dos escuelas, para poder desarrollar una práctica deportiva. Hoy, alrededor de 70 niños con edades comprendidas entre los 8 y los 16 años pueden disfrutar con el deporte en las 11 escuelas que la federación tiene repartidas por todo el territorio.

"En la mayoría de las escuelas se hace multideporte, pero también contamos con grupos que se centran en una única actividad, en concreto, atletismo en Basauri y natación en Santurtzi. En cada una procuramos que no haya más de 10 niños y siempre cuentan con un mínimo de dos monitores, uno de cada sexo, todos profesionales", explica Carlos Cañete, técnico de la federación bizkaína. El tipo de discapacidad que padecen los participantes es de diversa índole,  aunque la discapacidad intelectual es la más habitual. "Más del 90% -explica Cañete- tiene discapacidad intelectual, desde autismo o síndrome de down a retrasos leves sin más. El 10% restante tiene discapacidad física, parálisis cerebral o movilidad reducida".

El tipo de deporte o actividad realizada dependerá de las características de cada grupo. "Las escuelas multideporte son muy variadas y se pueden desarollar juegos o deportes concretos como fútbol, baloncesto o hockey,  dependiendo de qué capacidad tengan para entender las normas", precisa el técnico de la federación. También la edad para poder acudir a estas escuelas deportivas dependerá de cada niño. "Aunque el deporte escolar es hasta los 16 años, tenemos algunos con 18 años a los que se les da la posibilidad de continuar mientras sigan escolarizados", matiza. "En estos casos se les hace un estudio y si vemos que puede practicar deporte fuera de este programa le invitamos a que pruebe, en cambio si consideramos que va a trabajar mejor con niños de 15 o 16 años se les facilita que lo hagan".

"Que no haya competiciones no significa que no sea deporte"
Se trata de un deporte más recreativo". Eso sí, los valores que se promueven en todos los deportes aquí se enfatizan aún más. "Tienen muy presente el tema del compañerismo. Tienen su propia percepción de que a lo mejor su compañero tiene más necesidades que él y se ayudan", afirma Carlos. Esto se vive especialmente cuando celebran jornadas como la que tuvo lugar el pasado sábado día 8 de febrero.

Organización de fiestas en torno a un deporte

"Se juntan todos los que deseen participar y hacemos una fiesta en torno a un deporte. Una de las últimas ha girado en torno al baloncesto y acudieron unos 40 chavales", detalla el técnico de la federación. En estas jornadas se juntan niños con discapacidad intelectual y física lo que suele generar situaciones curiosas. "Siempre quieren llevar la silla de ruedas, por ejemplo, y les tienes que explicar que ellos pueden hacerlo solos. O suelen ayudarles cuando ven que no pueden correr detrás del balón. También los niños con discapacidad física ayudan en lo que pueden al que tiene discapacidad intelectual", asegura Carlos.

Los padres también están encantados. "Por un lado ven a sus hijos pasándoselo bien, así que ellos también lo disfrutan. Además, les sirve para hacer amigos,  lo que se transforma en tiempo de ocio algo que para una persona con discapacidad suele estar mermado. Y, por último, les sirve para juntarse con otros padres e intercambiar información,  como hablar sobre el logopeda al que asiste o  sobre el fisio al que va cada uno y cómo actuar ante una determinada situación".

Ayuda y colaboración

El 8 de febrero,  como colofón a la fiesta, se celebró entre los mayores un partido de baloncesto integrado donde jugaron juntos niños con y sin discapacidad. "Fue curioso ver cómo cada uno sabía qué necesidades tenía su compañero y cómo se ayudaban aunque estuvieran en equipos contrarios", recalca Carlos. Una muestra más de lo que se puede lograr poniendo los medios necesarios.
Más noticias sobre…

Deporte adaptado



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web