Programas vacacionales para personas con discapacidad

Llega el periodo estival y con él las ansiadas vacaciones para muchos y las personas con discapacidad no podían ser menos. Asociaciones como Gorabide y la Fundación Síndrome de Down del País Vasco organizan en verano un completo programa vacacional.
02 de Julio de 2014
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Vacaciones para todos
Los voluntarios son fundamentales para poder llevar a cabo este programa.
L. FERNÁNDEZ | Gorabide lleva décadas organizando las vacaciones de sus asociados para que puedan disfrutar de dos semanas fuera de casa. En concreto este año serán 470 las personas con discapacidad intelectual que participarán en 20 turnos de entre 10 y 30 personas.

Cuatro periodos, diez destinos

El programa de vacaciones de verano de Gorabide se divide en cuatro periodos. El primero se realiza del 2 al 15 de julio, con viajes a Gijón, Jaca e Irún, y en él participan 63 personas con discapacidad intelectual y 23 personas voluntarias. En la segunda quincena de julio, la oferta aumenta a cinco destinos, añadiendo a los anteriores Mundaka y Pamplona, con plazas para 113 personas usuarias y 40 monitores y monitoras.

El tercer periodo de vacaciones, del 1 al 14 de agosto, será el turno de mayor tamaño: 219 personas usuarias y 63 personas voluntarias viajarán a Lardero (La Rioja), Pamplona, Villanúa (Huesca), Gijón, Jaca, Estella, Mundaka o Sanxenxo (Pontevedra). Por último, del 14 al 27 de agosto, 75 personas usuarias y 24 personas voluntarias se desplazarán a Zarauz, Lardero o Gijón.

Gracias a los voluntarios

Esto es posible gracias a los 150 voluntarios de la asociación que cada año destinan dos semanas de sus vacaciones a este programa.

Una de ellas es Nora Rueda, integradora social de 24 años, que lleva cuatro en el servicio de tiempo libre de Gorabide. "Al principio participaba durante el año en los clubs de invierno, pero después por temas de trabajo lo tuve que dejar", explica. "El primer año que participé en el programa de verano me pilló de sorpresa porque me llamaron sólo una semana antes porque otra voluntaria no podía ir. Me comprometí a estar sólo una semana y ver cómo iba, y a los tres días de estar allí sabía que me quedaría hasta el final", recuerda. Eso sí, reconoce que también hay momentos malos. "En los últimos días igual estás cansada o has tenido algún problemilla y te planteas no ir al año siguiente, pero cuando llega el momento te vuelves a animar", alega. En su caso además, ha llevado el mismo grupo todos los años. "Suelo estar con el grupo de entre 33 a 50 años, más o menos, y que tienen bastante autonomía. Y aunque puede cambiar algún usuario la mayoría se ha mantenido estos años".

Entre las anécdotas que recuerda está una que le sucedió el primer año que participó en el programa. "Estábamos en un pueblo de Navarra y había una discoteca que estaba cerrada. Conseguimos que nos la abrieran y a los monitores se nos caían las lágrimas vuendo cómo se lo pasaban y cómo bailaban", rememora.

Para ella estas vacaciones son un antes y un después dentro del año, "vengo renovada", asegura y considera que debería "ser imprescindible dentro de las carreras sociales colaborar con estas asociaciones".

Experiencias positivas

Alberto es uno de los usuarios de Gorabide que participa en estas vacaciones. Tiene 30 años y lleva participando en el programa una década. "Consideramos que le aporta muchas experiencias positivas, a él en concreto pero también al resto de personas con discapacidad", explica Ángel, su padre. "Es una buena forma de que conviva con personas que tienen su mismo perfil, ya que Gorabide busca que los que participan en cada turno tengan edades y niveles de discapacidad parecidos, así que los grupos son homogéneos", comenta. Además "el trabajo que hacen los monitores con elllos es estupendo".

Este año en concreto Alberto irá a Gijón la segunda quincena de agosto y en casa ya le están motivando. "Si a él le preguntas si quiere ir lo habitual es que diga que no. Nosotros le motivamos desde que se lo conceden de que vaya suerte, que va a estar con los compañeros, que lo va a pasar muy bien, y efectivamente así es".

Más noticias sobre…

Discapacidad, Gorabide, Ocio, Voluntariado



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web