Ludopatía en jóvenes

Un estudio de la Universidad de Deusto premiado por la Once analiza las claves para detectar y prevenir los problemas de juego en adolescentes
11 de Julio de 2014
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
"Los chavales están muy acostumbrados a que se les hable de otras adicciones pero no de ésta"
Los miembros del equipo que han llevado a cabo el estudio.

L. FERNÁNDEZ | Izaskun Sarabia ha sido una de las investigadoras que ha participado, bajo la dirección de Ana Estévez, responsable del área infanto-juvenil de Deusto Psych, en el estudio 'Factores facilitadores de conductas adictivas de juego patológico en jóvenes y adolescentes' de la Universidad de Deusto que resultó ganador del I Certamen Internacional ONCE de Investigación sobre Juego Responsable y el primero de estas características.

"Hasta ahora se habían hecho otros estudios pero estaban centrados en el colectivo adulto o bien eran más cuantitativos. Lo que nos interesaba a nosotros era hacer algo más olítico y recoger una imagen global, así que lo dividimos en tres partes: la parte cuantitativa clásica con prevalencias; otra con los grupos de discusión, porque parece que estudiamos a la gente detrás de un cristal y nunca hablamos con ellos; y la tercera, la parte psicofisiológica", detalla Izaskun.

Entre 12 y 30 años

Para la realización del estudio se ha contado con personas con problemas de juego y otras sin ellos. "Hemos usado una especie de polígrafo, para que se entienda, y les hemos planteado situaciones de juego. Por lógica no se ha usado a jugadores como tal, sino que eran gente joven, entre 12 y 30 años". La idea para llevar a cabo el estudio la tuvo la directora del mismo, Ana Estevez. "Ella llevaba años trabajando con asociaciones y vio que era un tema que había que estudiar. Con el problema del botellón es fácil detectarlo porque se ve, pero la ludopatía se da de puertas para adentro, porque con internet puede no verse de cara a la sociedad y pasar más desapercibido", explica la investigadora.

Izaskun ha sido la encargada de una de las partes del estudio, los grupos de discusión, y afirma que los chavales son conscientes de que existe un problema. "Ellos mismo te dicen que hay mucha publicidad dirigida a ellos. En las camisetas de fútbol, por ejemplo, hay muchos patrocinadores que son casas de apuestas deportivas. Pero a la vez también nos advirtieron de que hay muchas señoras mayores que sin saber, pinchan al enlace del bingo online y las están engañando. Es curioso ver cómo ellos se identifican como objeto de las agencias de juego pero también reconocen que hay otros perfiles", especifica Izaskun.

El perfil

A la hora de desencadenar un problema de ludopatía, en este estudio han visto que hay cierta predisposición. "Nadie nace siendo algo, pero sí puedes tener una inclinación en la personalidad. En la parte cuantitativa hemos añadido tres variables que hasta ahora no se habían dado. Una es la impulsividad, otra la búsqueda de sensaciones y la otra es la regulación emocional (controlar las emociones). Es cierto que quienes más puntúan en estos puntos son más proclives a ser ludópatas. Eso no quiere decir que todos los que tienen esas características vayan a ser ludópatas, cada persona es como es pero sí pueden darse ciertas pautas que desarrollen una ludopatía", concreta la experta. Y es más habitual en chicos que en chicas, aunque las haya. "De hecho, teníamos el caso de una que se estaba costeando la carrera jugando al póker porque debía ser muy buena".

¿Por qué juegan?

También hay otros hechos que pueden inclinar la balanza hacia un problema con el juego. "Una de las cosas que vimos en el estudio psicofisiológico es que las personas que tienen más alteración y más posibilidad de volver a jugar son la gente a la que le había tocado y tenían ese refuerzo", comenta Izaskun. En cuanto a esto la investigadora alerta de que hay muchas casas de apuestas que ofrecen dinero gratis para empezar y es habitual que en esas primeras apuestas les toque, lo que se convierte en dinero fácil.

También se da otro hecho llamativo. "Hay mucha gente que juega al pocker online sin dinero y en esas partidas las recompensas ficticias son enormes para motivar que jueguen con dinero de verdad. Se tendría que registrar esa IP para que sea al revés, que no se les motive a jugar más".

En lo que se refiere a las razones que esgrimen para jugar "hay dos vertientes. Los que juegan como una especie de ocio, porque se aburren, y los que lo hacen como una forma de conseguir dinero fácil", dice Izaskun. Y hace referencia a lo que contaban los chavales en los grupos. "Uno de los chavales decía 'te dan 10 euros y no tienes hipotecas, ni gastos así que ¿en qué lo gastas? En beber, salir y jugar'. Así de claro".

Dónde está el límite

Izaskun Sarabia tiene claro cuando el juego empieza a ser un problema. "Como en todas las adicciones, el límite es cuando dejas de hacer tu vida normal y tus hábitos se varían por jugar. Si por ejemplo dejas de quedar con los amigos, se te olvida comer o estás dos o tres días sin dormir por jugar ahí hay un problema", explica. Eso sí, es un tema más complicado de detectar sobre todo con los jóvenes "porque son conscientes de que se está dando esto pero como está muy silenciado no le dan importancia. Cuando les dices que vas a hacer un debate sobre ludopatía se sorprenden y te preguntan 'ah, pero ¿no es sobre drogas?'. Están muy acostumbrados a que se les hable de otras adicciones pero no de ésta".

A esto se le añade que el juego suele ser algo muy normalizado en las familias. "Aquí hay una cantidad increíble de chavales de 16-17 años que van a jugar a los Reta, las apuestas deportivas. Una niña decía que iba con sus padres a echar la pelotilla del Athletic y está prohibido que los menores de edad accedan a estos centros de apuestas", incide Izaskun. "Luego se da mucho el juego en grupo. Por ejemplo, en los locales donde se juntan los jóvenes se echan timbas de póker. Y no es malo jugar así, pero el problema llega cuando uno de ellos empieza a distanciarse y a jugar demasiado".

Un boom reciente

La percepción de que se estaba dando este problema ha tenido lugar desde hace poco tiempo. "Hace poco miré titulares de prensa para un congreso para ver cuándo se empezó a hablar de esto, y se empezó a alertar de que internet potencia la ludopatía en jóvenes a partir de 2006 o 2007. Incluso las asociaciones no saben bien cómo tratarlos porque están acostumbrados a tratar a gente adulta, pero con un chaval de 16 años no saben cómo actuar". Incluso hay un "estudio de Deusto de 2012 en el que se detectó que en 6 años se había triplicado el número de menores que jugaban, que son cifras pequeñas, un 4% pero hay muchos que tienen 15, 16 años. Es un porcentaje bajo pero cuando hablas de que hay menores que están jugando y no se está haciendo nada igual es que hay que empezar a encender las alarmas".

Qué hacer

"Lo principal es la prevención", remarca Izaskun. " El Gobierno Vasco ya lo ha incluido en su plan sobre las adicciones. Pero se va a rebufo. Se está diciendo que puede haber problemas pero no se actúa. No se trata de dar más carga al profesorado en las escuelas sino seguir la misma tendencia. Enseñar tolerancia a la frustración, control de impulso, la presión de grupo... pero además de con ejemplos de drogas y sexualidad también con ejemplos de juego".

Los padres deben estar pendientes en casa. "Con las drogas enseguida ven si una chaqueta huele a tabaco. Un chaval de 16 años decía que su padre le veía los resguardos y no le decía nada y según explicaba iba tres veces a la semana. Eso no es normal, y lo primero no es legal. Hay que hablarlo en casa como se hablarían otras cosas. Pero están sufriendo bombardeo por parte de la sociedad de que hace falta dinero fácil y rápido. También hay que pedir una publicidad responsable", alerta.

"Y concienciar a los padres de que no hay que potenciar el juego con dinero. Cuatro de cada diez apuestan y eso sin tener problemas de juego. Si empiezan con 16, 17 años, vas creando un hábito".

Los datos

Para la realización del estudio se han realizado encuestas con 1.300 personas y grupos de discusión con 110 jóvenes que se han prestado a colaborar. "Es de agradecer a los chavales que hayan querido colaborar con nosotros. Lo han hecho con la idea de ayudar a otros a que no pasen por lo mismo que ellos", recalca Izaskun. También se ha contado con la colaboración de Fejar, la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados sin la cual "no habría sido posible".

Más noticias sobre…

Adicciones, Jóvenes, Ludopatía



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web