02 de Septiembre de 2014
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Euskadi tuvo 377 denuncias de maltrato de hijos a padres en cuatro años
Se ha dado un fuerte repunte de las agresiones físicas por parte de las chicas.
Los actos de violencia ejercida de hijos a padres en el seno familiar en el País Vasco se multiplicaron por cuatro entre 2002 y 2008, aunque los datos se han estabilizado entre 2010 y 2013 un periodo en el que se han registrado 377 denuncias de este tipo.

Las cifras han sido dadas a conocer por la investigadora y presidenta de la Asociación de Criminólogos de Navarra, Nahikari Sánchez, que dirige el seminario " Violencia ascendente. Mi hijo nos pega, necesito ayuda" que se celebra en los cursos de verano de la Universidad del País Vasco en San Sebastián.

Según las cifras oficiales de la Ertzaintza, en 2010 se presentaron en Euskadi 75 denuncias de progenitores por agresiones de sus hijos, un número que en 2011 ascendió a 112, en 2012 a 105 y el pasado año fueron 85.

Sánchez ha considerado que la multiplicación de casos entre 2002 y 2008 pudo deberse a un proceso de afloramiento del problema y ha señalado que las cifras oficiales "solo suponen la punta del iceberg" de la violencia que ejercen los menores hacia sus progenitores.

En muchos casos estas situaciones no se conocen porque los padres consideran que se trata de un fracaso de su labor como educadores o porque "les da vergüenza" reconocer que sus hijos les agreden, ha señalado Sánchez

En la mayoría de los casos, los agresores son chicos (71 % en 2013), aunque se ha constatado un "fuerte repunte" de las agresiones físicas por parte de las chicas.

La directora del curso ha explicado que la violencia más frecuente es la verbal ejercida en muchas ocasiones a través del "chantaje emocional" con amenazas como "'me voy a suicidar y te voy a fastidiar la vida", aunque también se produce para obtener objetivos económicos.

Ha destacado que en los últimos años se ha registrado un cambio de paradigma ya que los afectados por estas situaciones no responden a modelos desestructurados sino que afectan también a familias ordenadas y con poder adquisitivo elevado.

Las agresiones comienzan normalmente cuando los menores tiene 13 años ha señalado Sánchez, quien ha remarcado que los hijos que ejercen violencia hacia sus padres "tienen poca empatía", "poca tolerancia a la frustración y no saben gestionar sus enfados".

Sin embargo, ha destacado que los primeros síntomas de alerta pueden darse con tres años de edad con acciones como dar patadas a los padres y que éstos no dan importancia porque consideran que es normal.

Por ello, la experta ha abogado por actuar "de inmediato" antes de que las conductas de los más pequeños busquen la sumisión y ha recomendado a los padres establecer "normas y valores" que sean consistentes para evitar la violencia .
Más noticias sobre…

Violencia filioparental



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web