Deporte adaptado

Eduardo Vilallonga tiene un niño con sídrome de Down y ha sido jugador de hockey toda su vida, lo que le llevó a interesarse por el Special Hockey como una opción de deporte adaptado para su hijo y otros niños como él
17 de Diciembre de 2014
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

L. FERNÁNDEZ | Eduardo Vilallonga siempre ha jugado al hockey. "Estuve con Jolaseta en la liga nacional, estuve en la selección española...". Pero su interés particular por el Special Hockey, la versión de este deporte adaptado para personas con discapacidad, le llegó a través de su hijo. "Tengo un niño de 10 años con síndrome de Down y quería que mi hijo tuviera un espacio donde pudiera disfrutar de este deporte. En todo momento he sido consciente de que por sus condiciones físicas no iba a poder competir y en hockey o compites o no tienes un sitio donde practicarlo, no es como el tenis o la natación. De hecho, empezó en Jolaseta con niños de cinco años y le pasaban por la izquierda y por la derecha", explica.

Así las cosas, y a través de Joan Fitó, coordinador del club Jolaseta, se interesó por el Special Hockey. "Me habló de que había una serie de grupos organizados, sobre todo en Cataluña, con un reglamento ya adaptado y pensamos que podría ser viable hacerlo. Contactamos con la Federación Bizkaina de Hockey y les pareció un aspecto importante para que estuviera dentro del proyecto de hockey de la provincia".

"Practicar Special Hockey le encanta"

Desde octubre su hijo es uno de los 11 niños que practican el Special Hockey todos los sábados en Fadura y él uno de los entrenadores, y está encantado. "Desde que ha empezado a practicar Special Hockey le veo muy bien. Al ser su padre entrenador es quizá el que peor se porta de todos porque le cuesta un poco compartir a su padre, pero le gusta mucho", sonríe Eduardo. "Este sábado no había entrenamiento y como se ha portado mal durante la semana le he dicho que está castigado sin entrenar. Yo sabía que en realidad no hay entrenamiento, pero él no. Creo que es un buen ejemplo de lo mucho que le gusta".

En cuanto a qué aporta este deporte a los niños, Eduardo lo tiene claro. "Lo primero es el fomentar una vida sana y el deporte, porque hasta hace poco tiempo tenían una vida muy sedentaria y para su salud esto es fundamental. Y, por supuesto, les aporta los mismos valores que al resto de niños, ya que el deporte en equipo es fundamental para la educación: solidaridad, compañerismo, esfuerzo... Y para ellos es importante porque el hockey es un deporte muy difícil desde el punto de vista psicomotriz para cualquier persona, porque no es natural. Cualquier bebé de meses ya es capaz de dar una patada a un balón desde que empieza a andar. Pero en hockey el tener que coordinar manos y pies, con la coordinación visual y dar a una pelota... eso es estupendo para ellos. Todo ese aprendizaje les vale para otro tipo de cosas", enumera.

Además, anima a otros padres a que apunten a sus hijos a "practicar cualquier deporte porque a mí me parece que el deporte es fundamental en nuestras vidas. Tenemos una gran suerte de tener acceso al deporte y hay que aprovecharlo". Y concluye con un agradecimiento. "Todo esto sale gracias a la ayuda de varias entidades, la Fundación Síndrome de Down y otras Discapacidades Intelectuales es fundamental, la Federación Bizkaina de Hockey, el Ayuntamiento de Getxo... La voluntad la teníamos todos, pero sin ellos no se hubiera podido hacer".



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web