Fundación Eguzkilore

Una vivienda solidaria no es un recurso para quien no puede pagar la suya, es una oportunidad para finalizar un proceso de inclusión social. Así lo percibe la Fundación Eguzkilore promovida por Cáritas, que actualmente gestiona 84 viviendas con este fin
30 de Enero de 2015
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
L. FERNÁNDEZ | La Fundación Eguzkilore  lleva funcionando desde el pasado año, aunque se constituyó en 2013. Su objetivo se centra en encontrar una vivienda a familias o personas individuales en situación de alta vulnerabilidad social, aunque sus responsables quieren insistir en que detrás del mismo hay mucho más.
 "Nos dirigimos a personas en exclusión social que estén dispuestos a hacer un plan de acompañamiento social vinculado a diferentes áreas de su vida personal. Con ellas trabajaremos claves formativas, laborales, relacionales, de ocio, familiares... Deben estar dispuestas a implementar un acompañamiento en su vida durante un tiempo para trabajar su autonomía personal y sus capacidades relacionales", especifica Óscar Seco, director de la Fundación.

"No ofrecemos pisos a quien no puede pagar el suyo"
"Nosotros no les vamos a solucionar el problema de que no puedan pagar su vivienda. Entendemos que estos deben dirigirse a Etxebide,  que consideramos que son los que tienen que solucionar los problemas de las personas que están en situación de alta necesidad de vivienda. Nosotros ofrecemos vivienda o recursos habitacionales a personas que están en procesos de inclusión social. No sólo es vivienda sino que la vivienda es un recurso importante en un proceso más importante aún". De ahí, concluye, "nuestra relación es con entidades sociales que trabajan el ámbito de la exclusión social".

De momento cuentan con 84 viviendas
La Fundación Eguzkilore está promovida por Cáritas Bizkaia pero cuenta con entidad propia y abarca a todo el País Vasco. Actualmente cuentan con 5 trabajadores de diferentes sectores, como el Derecho, el Trabajo Social o las Ciencias Empresariales, y 15 voluntarios.

"Contamos con 84 viviendas, pero no todas están ocupadas actualmente. Están habitadas 56 y las otras 28 están pendientes de cuestiones jurídicas, técnicas o pendientes de equipamiento o de obras para acondicionarlos", explica el director de la entidad.
Y aunque el número de viviendas es considerable hacen falta muchas más.
"Hemos visto que es un recurso inabarcable, en cuanto nos llega o se vacía una vivienda se llena inmediatamente", admite Óscar. "Además, no nos llega gente directamente sino por derivación de entidades sociales que nos envían informes de personas con necesidades y tenemos un buen número de personas que nos impulsan para seguir buscando viviendas".
De momento, contabilizar el número de usuarios es imposible. "Estamos sistematizando los datos, pero hay viviendas en las que viven 2 o 3 personas o familias de 4 y 5 miembros", afirma.

Cómo ceder una vivienda vacía para la iniciativa
Quienes estén interesados en ceder una vivienda que tengan vacía lo pueden hacer de diferentes maneras. "Hay quienes las han cedido gratuitamente, hay entidades que las ceden pidiendo una retribución básica y también hay particulares a los que les pagamos un canon que llamamos de lucro tasado, no pagamos lo que se puede pagar en el mercado, pero nos asemejamos al programa Bizigune, en ese aspecto, que paga un máximo de 450 euros. Lo que pasa es que nosotros no nos dirigimos a toda la población, sino a un núcleo concreto", explica Óscar Seco.
El usuario, por su parte, sólo debe desembolsar el 30% de sus ingresos en concepto de alquiler. "Si los ingresos son cero lo que tienen que pagar es cero".

Sin duda, una de las cuestiones que más habitualmente se les presenta por parte de los dueños de las viviendas es en qué condiciones va a quedar su piso una vez se lo devuelvan. "Les preocupa saber si van a cobrar cada mes, si lo van a recuperar en las condiciones en las que la dejaron... todo eso se lo garantizamos. Contratamos un seguro para ello y nos ocupamos de que todos los requisitos previos al arrendamiento estén cubiertos. El estudio energético, alta de suministro, equipamiento de la vivienda, obras de mantenimiento o reparación, relación con la comunidad de propietarios... Intentamos dar esa tranquilidad al propietario", detalla.
Más noticias sobre…

Cáritas, Fundación Eguzkilore



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web