Premios Ada Byron a la Mujer Técnologa

Asunción Gómez-Pérez, experta en inteligencia artificial, se ha hecho con el galardón de la segunda edición de los Premios Ada Byron a la Mujer Tecnóloga
30 de Marzo de 2015
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
''Las máquinas cada vez serán más inteligentes y ayudarán a las personas a tomar decisiones''
Asunción Gómez-Pérez, de negro en el centro, el día de la entrega del premio
ADRIANA CARRILLO | Hasta hace poco tiempo la inteligencia artificial estaba asociada a ordenadores y robots capaces de amar (y destruir), o a máquinas con sentimientos y auto-conciencia que podrían volverse en contra de sus creadores, los seres humanos. Pero la inteligencia artificial abarca áreas muy diversas, como las tecnologías semánticas, campo en el que la doctora en Informática Asunción Gómez-Pérez (Badadajoz, 1965), es una experta. Ganadora del II Premio Ada Byron a la mujer tecnóloga que otorga la Universidad de Deusto, Gómez-Pérez lleva veinte años destripando la web para desarrollar un lenguaje que facilite las búsquedas de los usuarios en la red, para que las máquinas sean capaces de cruzar información entre ellas, realicen deducciones lógicas y ayuden a resolver problemas cotidianos automáticamente.
Asunción Gómez-Pérez es catedrática del departamento de Inteligencia Artificial en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Informáticos de la Universidad Politécnica de Madrid. En 1995 creó el grupo de investigación Ontology Engineering Group, que dirige actualmente y que está considerado uno de los más importantes de España en el ámbito de la ontología informática. Gómez-Pérez cuenta con una trayectoria profesional que ha estado marcada por la investigación, la innovación y el liderazgo. Se licenció en informática por la UPM en 1991, y alcanzó el doctorado en la misma universidad en diciembre de 1993. Realizó estudios post-doctorales en el prestigioso Knowledge Systems Laboratory de la Universidad de Stanford, en Palo Alto (California) y tiene un máster en dirección y administración de empresas, y otro en ingeniería del conocimiento.

Premios como este ayudan a que se reconozca el trabajo de las mujeres en las áreas tecnológicas, pero siguen siendo muy pocas las que se desempeñan en este campo...
Poco a poco las cosas van cambiando y afortunadamente cada vez hay más mujeres que tienen una carrera investigadora y que empiezan a tener cierta visibilidad. Evidentemente en las carreras tecnológicas hay más representación masculina, pero fruto del trabajo de muchos años esta tendencia va cambiando y cada vez somos más. 

Si la web ha supuesto una revolución en la forma en que los seres humanos consumen, se comunican, se relacionan o se informan, la web semántica, su área de trabajo, ¿cómo está cambiando las cosas?
La web semántica es una extensión de la web que conocemos, es un paso más allá. La web está dirigida a los humanos. Nosotros somos capaces de entender, de analizar su contenido, y la web semántica está dirigida a las máquinas, para que procesen la información contenida en millones de bits, para que puedan realizar comparaciones, afinar las búsquedas de los usuarios. Refinar toda esa información hasta dar con la deseada es una tarea que corresponde al usuario, o por lo menos así ha sucedido hasta ahora. Lo que la web semántica pretende es que las máquinas sean capaces de llevar a cabo este trabajo, que las máquinas puedan extraer el significado adecuado de cada búsqueda. Y para ello han de construirse unos códigos estándar que todos los ordenadores puedan comprender.

¿Qué aplicaciones tiene en el día a día estas investigaciones?
Por un lado hay trabajos de investigación que se transferirán al mercado en unos cinco o seis años. Y otros que ya lo están. En las redes sociales, por ejemplo, una máquina puede inferir los sentimientos con los que un usuario escribe un tuit, y así conocer por ejemplo los hábitos de conducta, enviar publicidad personalizada o conocer dónde estamos. 

¿En qué consiste el trabajo que ha desarrollado en la Biblioteca Nacional?
Allí se han transformado todos los datos que estaban en un formato muy difícil de entender para las personas y se le ha puesto un interfaz de usuario muy amigable e intuitivo para que las personas tengan acceso a estos. La web semántica en este caso ha servido para dos cosas, para integrar datos que procedían de fuentes heterogéneas, de tres bases de datos independientes, y por otro lado los ha transformado para que las máquinas sean capaces de intercambiar esos datos entre ellas.

¿En qué estado se encuentra la investigación en web semántica en España?
Cuando vine de la Universidad de Stanford en 1995 fui la primera en introducir el tema de ontologías y web semántica en la investigación informática, además participé en la creación del área a nivel mundial. Eso ha ayudado a que España sea un país pionero en este tema. Actualmente dirijo un equipo de 30 personas que se nutre de investigadores de todo el país, pero también de Latinoamérica, Europa del Este y Asia.  

¿Hacia donde se dirige la investigación sobre inteligencia artificial? ¿Cuáles son las claves para el futuro?
Sería muy pretencioso de mi parte hablar del futuro de la inteligencia artificial porque este campo cubre diversas áreas, desde el análisis de datos hasta la robótica, la percepción, la computación natural, la computación lógica, la representación del conocimiento...En el área en la que trabajo se van a introducir cada vez máquinas más inteligentes, que puedan interoperar entre ellos, que puedan intercambiar datos, que puedan ayudar a las personas a tomar decisiones.
Más noticias sobre…

Mujeres



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web