Programa Lanerako

Lanerako, el programa de inserción laboral de Lantegi Batuak, celebra sus primeras dos décadas de vida demostrando que la normalización es posible
11 de Noviembre de 2015
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
20 años de inclusión laboral
Gotzon Lili y Marcos Taboada en el almacén de la empresa en Basauri.
Es muy probable que cuando hace 20 años a alguien se le ocurrió sugerir que las personas con discapacidad también debían poder trabajar en empresas ordinarias y no sólo en talleres ocupacionales muchos se echaran las manos a la cabeza. Hoy, sin embargo, con 350 personas contratadas, el programa Lanerako de Lantegi Batuak ha demostrado que el lugar que deben ocupar estas personas también está en las empresas.
L. FERNÁNDEZ | Marcos Taboada trabaja en Noralco, una mediana empresa del sector de la alimentación, desde hace 4 años. Sus funciones van desde limpiar el almacén, "lo tiene todo como la patena", hasta organizar y ordenar las devoluciones que llegan siguiendo los códigos correspondientes al producto. Trabaja a turnos de 8 horas, una semana de mañana y la siguiente de tarde. Su sueldo es el correspondiente al puesto que ocupa y tiene contrato indefinido desde hace 3 años. Fuera parte del hecho de tener un trabajo en estas condiciones con la que está cayendo, su caso es especial porque Marcos tiene diagnosticada una discapacidad del 35%. No obstante, esto no le ha impedido poder acceder a un puesto de trabajo en una empresa ordinaria gracias al programa Lanerako, de Lantegi Batuak, que cumple 20 años.

Apoyo a jornada completa
"Antes de estar aquí trabajé en otros talleres de Lantegi y también en una empresa de Alonsotegi pero cerró y me quedé en paro", explica Marcos. Así que cuando los responsables de Noralco se pusieron en contacto con ellos, en Lanerako pensaron rápidamente en él para el puesto. "Cuando una empresa nos dice que está interesada en la contratación hacemos un análisis del puesto y se busca la persona que puede hacer el trabajo y que esté interesado. Como a Marcos ya le conocíamos fue fácil", detalla Zigor Folla, preparador laboral en la entidad. El siguiente paso es hacer las presentaciones y comenzar con el trabajo, para lo que cuentan con una persona de Lanerako durante toda la jornada laboral. "Cuando empiezan a trabajar estamos con ellos toda la jornada y después se van disminuyendo las horas, según vemos que se va desenvolviendo mejor", comenta Zigor.

En el caso de Marcos las cosas fueron muy bien desde el principio y aunque podían haberlo mantenido tres años trabajando con contrato de fomento del empleo, en un año ya era indefinido. "Estamos encantados con Marcos. Está muy integrado en la plantilla, no para, es un currante nato. Incluso hay que decirle que se vaya a casa muchas veces. Y su comportamiento es ejemplar", destaca Gotzon Lili, uno de los responsables de Noralco.

Obligación legal

No deja de ser llamativo que, sin tener obligación legal, Noralco se haya lanzado a contratar a una persona con discapacidad. "Hay empresas de más de 50 empleados que, por ley, deberían tener un 2% de su plantilla con discapacidad y se lo saltan a la torera. En cambio otras que no tienen obligación sí se animan", considera Zigor. "Yo creo que Marcos aquí aporta mucho. El trato es igual a los demás y aunque igual hay que enseñarles un poco más cuando cogen el ritmo son bastante más dedicados al trabajo que otros", añade Gotzon. Sin embargo, ellos han tenido también alguna mala experiencia. "Antes de Marcos tuvimos a otras dos personas y con una nos fue muy bien y con la otra muy mal", reconoce el responsable de Noralco.

Marcos mientras se muestra contento. Se siente plenamente integrado en la plantilla aunque reconoce que se meten con él, pero por el tema estrella por estos lares: el fútbol. "Es que soy del Madrid y me intentan hacer del Athletic, pero no me dejo", sonríe. Y si le preguntas qué pediría lo tiene claro. "Escobas nuevas", contesta rápidamente. Zigor va un poco más allá. "Lo ideal sería esto. El empleo con apoyo lo que busca es la normalización laboral. Este es el objetivo final, aunque la posibilidad sea limitada", admite.


Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web