I Jornada BBK sobre discapacidad

Miguel Ángel Verdugo, catedrático de Psicología de la Discapacidad de la Universidad de Salamanca y director del INICO, participó en la I Jornada BBK sobre discapacidad
24 de Noviembre de 2015
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Miguel Ángel Verdugo: "Para mí el problema está en la escuela, porque está muy asentada en resultados académicos"
Miguel Ángel Verdugo, frente a la Sala BBK el pasado jueves.
L. FERNÁNDEZ | Miguel Ángel Verdugo es probablemente una de las personas que más ha investigado y estudiado sobre discapacidad en España. Catedrático de Psicología de la Discapacidad de la Universidad de Salamanca; director del INICO, Instituto Universitario de Integración en la Comunidad; doctor en psicología y licenciado en Filosofía y diplomado en Magisterio su trayectoria profesional refleja cuanto menos una inquietud por aprender y enseñar. Suyas son las metodologías a las que recurren numerosas administraciones públicas, instituciones, y organizaciones relacionadas con el ámbito que más conoce, el de la discapacidad, algo que quedó patente a lo largo de la I Jornada BBK sobre discapacidad, donde la mayoría de los ponentes se remitieron a investigaciones suyas para reflejar los modelos que utilizan para realizar su trabajo.
Hasta ahora ha escrito más de 70 libros relacionados con la discapacidad, "la mayoría en colaboración, ¿eh? Que hay quien piensa que ya tengo cara libro", aunque considera que aún queda mucho por escribir y por investigar.

Tiene 70 libros a sus espaldas, ¿da para tanto la discapacidad?
Sí, porque ha evolucionado mucho. Yo ya llevo 38 años de vida profesional y lo bonito es que cambian las cosas a mejor y hay que informar a la gente de qué ha cambiado. Además nosotros procuramos publicar en abierto para que el conocimiento sea público y que el tema económico no frene los aprendizajes. Además, aún queda mucho por investigar. La investigación que hago es aplicada sobre todo apegada a los procesos de mejora, por lo que necesita estar investigando variables constantemente para que las cosas funcionen mejor. Eso necesita instrumentos. El modelo mismo está avanzando y ha pasado a centrarse en la calidad de vida.

Ese detalle llama la atención de su discurso, la calidad de vida como concepto.
Sí, es algo que se bajó a tierra desde la sociología. Se puso de ejemplo Vitoria, porque tiene más espacios verdes, porcentajes de persona por metro cuadrado,...
Y de ahí se llevó a entender desde la satisfacción de la persona, pero la manera de hacerlo fue ver qué es importnate para la persona y para eso tienes que preguntarles a ellos y saber su opinión. Después se fue convirtiendo no sólo en un qué sino en un cómo. Qué es importante y cómo construirlo y qué necesitas para ello.

En ese sentido, ¿qué tal se hacen las cosas en Bizkaia y en el País Vasco?
Aquí las cosas se hacen mejor, y no lo digo sólo porque esté aquí. También lo digo cuando estoy fuera. Hay un tema cultural en el País Vasco y es que los valores son más solidarios y eso se traduce en un compromiso que es clave para la población y eso se ve en el trabajo de las organizaciones. Además, aquí las instituciones saben apostar con estrategia; hay una ley de servicios sociales más avanzada también, con conceptos más modernos, hay un nivel más alto de formación profesional y de aptitud.
Luego hay quienes lo empezaron a hacer muy bien y se quedaron ahí, como lo hacemos muy bien no cambiamos nada, y al no hacer ese cambio se han quedado atrás.

Han formado parte de la jornada organizaciones como Lantegi Batuak o Gorabide, asentadas hace décadas en la sociedad, ¿cómo las valoraría?
Creo que han sabido hacer procesos de transformación importantes, además como son de Bilbao son como son. Yo recuerdo que tardaron en empezar con un plan de apoyo individual y le pregunto un día a Txema Franco y pensé que me iba a decir que habían empezado con 6 personas y me salta que con 1.200. Son valientes y han asumido procesos importantes y esto es costoso. Tienes que sensibilizar, formar, tomar decisiones y están sabiendo hacerlo.
La Fundación Argia también. Es la primera que he visto que maneja conceptos que eran muy útiles que venían de la discapacidad y lo ha trasladado a la salud mental, donde no tienen un modelo más que el modelo médico y de curación y ahí está el problema de que los laboratorios les comen la inquietud a los profesionales. Tuvo un momento de inquietud y no supieron llevarlo más allá por eso Argia y otras están haciendo una labor importante.
El ámbito de la exclusión social es quizá el falla aún. Para que las cosas funcionen tiene que haber profesionales y bien pagados. Es necesario profesionalizar y formar a la gente para que las cosas funcionen. Eso es lo que falla en el ámbito de la exclusión en el que hay mucho de voluntariado, que está muy bien, pero hay que llevarlo a la profesionalización.

Uno de los puntos que ha comentado en su intervención y que probablemente ha roto los esquemas de muchos de los asistentes es el tema de las rutinas. Siempre hemos relacionado que la rutina es lo mejor para las personas con discapacidad intelectual pero usted apuesta por romperla.
Claro, si a ti te dan rutinas te matan la vida, a ti, a mí y a ellos. Si no tienes un plan para ir al cine a ver una película nueva, un concierto, estar con nuevos amigos, lo que te guste... Si no tienes en la cabeza nuevas cosas, la vida pierde mucho estímulo. Una cosa es que necesiten rutinas para sentirse seguros, y otra cosa es que además haya que fortalecer el estímulo vital. En el síndrome de Down se está diciendo que cuando son adultos generan depresión, eso es un fracaso social. No es que estén deprimidos es que ven que sus hermanos estudian, se casan, se van de casa, tienen hijos... y ellos siguen igual. Si no desarrollas intereses y preferencias y le vas dando oportunidades distintas... Te voy a poner un ejemplo. Una chica de Alicante con gran afectación, en una residencia con otros grandes afectados, a través de un proyecto para mejorar la calidad de vida pidió ayudar en la cocina y la pusieron de pinche y el cambio fue tremendo. Fue pasar de lo que había hecho siempre a algo diferente, supuso un cambio vital.

Comenta que queda mucho por investigar. ¿Es la edad adulta la que más se ha dado de lado?
Al contrario, porque los servicios sociales tienen la virtud de que son más flexibles. Para mí el problema es la escuela. Es un sistema muy rígido que lleva más tiempo que los servicios sociales y está muy asentado en resultados académicos y para mí está siendo más complejo introducir cambios en la educación.
El sistema educativo y la Administración de hace años frenó y hace falta impulsarlo. Me ha gustado el proyecto de BBK de las Inclusive Smart School porque uno de los retos es la tecnología. Los que la manejan mejor son los jóvenes, y se está viendo el problema de la formación de los maestros para que se sientan seguros y cómodos con ella. Hay mucha tecnología disponible, pero se usa muy poco.

También a pesar de las normativas aún hay colegios que animan a llevar a los niños con discapacidad a otros centros...
Sí, en general son muy poco tolerantes. Así nacieron los centros especiales, por la poca tolerancia. Se les olvida que están al servicio de la gente. Pero eso se arregla dando más recursos, incentivando. Si tú das más dinero a los que más incluyen y das prioridad a quien hace lo que tiene que hacer en los derechos de las personas eso mejora pero falta un poco de compromiso de las administraciones.

Ahí entra un poco también el tema de modificar el entorno que usted propone.
Claro y parte del entorno son las regulaciones administrativas. Si no promueve los cambios quien, desde los ámbitos de la Administración, tiene capacidad de exigencia está favoreciendo que no se produzcan. Y si no favoreces con recursos a quien más se compromete la gente no se molesta.

Hace unos años usted reconocía que se estaban destinando bastantes recursos por parte de las administraciones a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad, ¿sigue siendo así?
Desde la democracia ha ido creciendo. Pero si comparas los datos con Europa son vergonzosos. Los datos de abandono escolar son un desastre y en muchos casos son personas con necesidades especiales. En educación se han suprimido muchos recursos, maestros itinerantes, especialistas, la proporción de profesionales de la psicología o de la educación especializada para dar apoyo... Por ejemplo, Arthur Mas ha creado un centro especial y se ha dado el pego de que es un centro de referencia... pero es que han suprimido recursos a Aspasim que apoyaba 20 escuelas ordinarias y la inclusión y lo hacía muy bien. Las asociaciones catalanas lo denunciaron.

Lo que sí se está consiguiendo son cambios en los términos. ¿Es tan importante el lenguaje?
Sí, es muy importante. Es bidireccional, el lenguaje influye en las actitudes y las actitudes en el lenguaje. Si dices retraso mental estás enviando el mensaje de que la persona es retrasada, si dices persona con discapacidad de lo que estás hablando es del entorno. Con los años más de la mitad de la población tenemos discapacidades de diferentes tipos, visual, de movilidad. Y los profesionales también tenemos mucha influencia si tú hablas de tontos estás influyendo en los que no están especializados, por lo que hay que cuidar mucho lo que se dice. La maduración del lenguaje te ayuda a madurar los conceptos.
Hay un movimiento en Estados Unidos que yo fui el primero en traerlo aquí que es 'Peopel First', personas primero, y da importancia a incluir la palabra 'personas'. Persona con discapacidad, no discapacitados. La palabra discapacitado generaliza, por lo que la precisión es importante y sobre todo entre los profesionales y los maestros lo hacemos muy mal. No hay un énfasis en dar formación para transmitir y no está en el curriculum. En algunas universidades americanas ya lo están tratando, pero aquí no. Pero también vas a un hospital y mucha gente que lleva años trabajando usa aún un lenguaje anticuado, y te hablan de retraso, minusvalía... No tienen formación en la carrera de Medicina sobre sensibilización y empatía con el paciente.
Más noticias sobre…

Jornada BBK sobre discapacidad



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web