Tercer Sector

Unas 3.500 entidades conforman el Tercer Social vasco y el 67% han afrontado alguna reestructuración en los últimos años
16 de Diciembre de 2015
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un futuro poco alagüeño

Alrededor de 3.500 organizaciones forman parte del Tercer Sector Social de Euskadi que da empleo a 36.000 personas y, en los últimos años, un 67% de las entidades han tenido que afrontar algún tipo de reestructuración. De cara al futuro, solo un 22,6% de las organizaciones cree que cumplir sus objetivos será más fácil en los próximos cinco años

Estos datos se recogen en el Libro Blanco del Tercer Social de Euskadi presentado el pasado viernes en Bilbao en el marco de una jornada inaugurada por el director general de BBK Fundazioa, Gorka Martínez, el representante de la Fundación EDE, Jon Mancisidor, el presidente de Sareen Sarea, Gonzalo Rodríguez, el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, y la vicenconsejera de Políticas Sociales, Lide Amilibia Bergaretxe.

El Libro Blanco, elaborado por el Observatorio del Tercer Sector de Bizkaia, detalla que unas 3.500 organizaciones en activo forman parte del Tercer Sector Social de Euskadi, 1,61 organizaciones por cada 1.000 habitantes.

El 53% de estas entidades tiene su sede en Bizkaia, el 29% en Gipuzkoa y el 14% en Álava. Esta organizaciones tienen 36.000 personas empleadas y canalizan la participación social de 125.000 voluntarios. Las organizaciones gestionaron en 2013 un volumen económico de 1.451 millones, equivalente al 2,2% del PIB vasco.

El Libro Blanco señala que, atendiendo a la contingencia que atiende cada entidad, un 24,9% se centran en personas en situación o riesgo de exclusión, un 15,43% en la atención y promoción de derechos de personas con algún tipo de discapacidad, un 5,09% en la atención a personas en situación o riesgo de desprotección y un 4,08% a colectivos en situación o riesgo de dependencia.

El resto de las organizaciones (50,5%) centra su labor en atender a otros colectivos en situación de vulnerabilidad o que sufren discriminación por razón de sexo, origen o etnia.

Las organizaciones del Tercer Social cuentan con una base social media de 316 personas, incluyendo a socios, voluntarios, personal remunerado, colaboradores o miembros de los órganos de gobierno.

Cuatro de cada diez entidades (43,10%) han visto aumentar su base social en los últimos tres años y un 36,50% la han mantenido. Solo dos de cada diez (20,40%) han visto que su base social disminuía.

Perspectivas de futuro
En el Libro Blanco se abordan las perspectivas de futuro para el Tercer Sector y se señala que muchas organizaciones consideran que su mayor reto a corto y medio plazo es conseguir sostener su actividad teniendo en cuenta que el contexto de crisis ha supuesto la desaparición de alguna entidad y ha colocado a otras en "una situación de especial fragilidad".

Asimismo, las entidades se muestran preocupadas por encontrar fórmulas para atender una "demanda creciente y dar respuesta a las necesidades de las personas y su evolución".

En este contexto, solo un 22,6% de las organizaciones cree que cumplir sus objetivos será más fácil en los próximos cinco años, mientras que un 37,69% no creen que vaya a ser así y un 40,05% no tiene una opinión definida.

Respecto a la evolución del personal remunerado en estas entidades, casi seis de cada diez organizaciones (57,39%) han mantenido su personal remunerado en los últimos tres años, otras 24,55% han conseguido crear empleo y un 18,05% han reducido su plantilla.

El ámbito donde una proporción mayor de entidades han creado empleo es el de Servicios Sociales (el 34,545 han creado empleo), seguido de Salud (27,69%), que también está por encima de la media.

En un análisis más detallado sobre las reestructuraciones en los equipos de trabajo remunerado, se señala que el contexto de crisis está teniendo un "importante impacto" en los equipos de trabajo remunerado de las entidades del sector, ya que, con independencia de que hayan reducido o no la plantilla, "buena parte de ellas han tenido que realizar reestructuraciones en los mismos".

En concreto, un 67% de las entidades se han enfrentado a algún tipo de reestructuración en los últimos años, bien en tareas y funciones, en puestos de trabajo, en jornadas o en salario.

El Libro Blanco precisa que la mitad (51%) han sufrido reestructuraciones en las tareas y funciones un 40,38% en los puestos de trabajo, como por ejemplo cambios de puestos. En el 42,34% se han producido ajustes de salario y un 37,98% en la jornada laboral.

Voluntarios
El 43% de las entidades trabaja solo con voluntariado y un 87% están formadas mayoritariamente por voluntariado. Casi cuatro de cada diez organizaciones han conseguido aumentar su personal voluntario en estos tres últimos años, mientras que solo un 9,41% han perdido voluntarios.

La mayoría de las organizaciones (54,01%) cree que se voluntariado se mantendrá a tres años vista y un 37,21% considera que podrá aumentarlo.

Por otro lado, el estudio señala que el índice de temporalidad en las organizaciones del sector se sitúa en el 21,24%, una tasa algo inferior a la de Euskadi.

En los tres últimos años, el 52,93% de las entidades ha visto disminuir la financiación pública y solo un 19,39% ha conseguido aumentarla. El 40,97% ha logrado mantener la financiación privada y un 36,86% la han visto reducir.

El 45% de la financiación global del sector es de origen privado, mientras que el 55% restante es publico. Un 38% de las entidades ha visto decrecer su volumen económico desde la crisis, un 5% lo ha mantenido y un 57% lo ha aumentado. Una de cada cuatro organizaciones tiene problemas de liquidez o tensiones de tesorería.

Más noticias sobre…

Tercer Sector



Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web