Sexualidad y discapacidad

Francisco Gilbert, fotógrafo, realizador audiovisual y padre de una chica con discapacidad, ha elaborado un documental que aborda la sexualidad de las personas con diversidad funcional
08 de Noviembre de 2018
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
L. FERNÁNDEZ | Francisco Gilbert es fotógrafo y realizador audiovisual, pero además, tiene una hija con discapacidad lo que le ha llevado a abordar diferentes temas en su trabajo. Uno de ellos ha sido la sexualidad y la afectividad, protagonista del documental 'Y yo ¿por qué no?', que podrá verse durante las jornadas sobre sexualidad organizadas por la asociación Guztiok y BBK, y en el que se dan claves y se asesora a las familias para dar tranquilidad y demostrar "que el mundo no se acaba y que estas personas pueden tener una vida normalizada con unas pautas, que muchas veces ya sabemos pero las hemos dado visibilidad".
Durante la realización de este trabajo, que surgió al llegar su hija a la pubertad, Gilbert fue consciente de que aunque los padres ven que sus hijos crecen, no se dan cuenta de la evolución de estas personas. "Los seguimos viendo como niños y cuando vemos un comportamiento adulto en alguien que consideramos un niño nos descoloca. Se trata de hacer que les vean como adultos y así entender esas actitudes", explica. Además recalca que el miedo "no es bueno para casi nada, sí la precaución y las medidas. Sobre todo es fundamental que conozcan, que entonces verán las ventajas de que sus hijos puedan tener una educación sexual sana, ya no solo por el disfrute que puedan tener estas personas, sino también por todos los riesgos que puedes evitar. Si todo eso se mete en un coctel yo creo que va a primar que es beneficioso".
Y tener en cuenta que aunque no se les facilite cierta información desde casa, siempre pueden buscarla por su cuenta y no encontrarán precisamente lo más recomendable. "Como padres y orientadores directos quién mejor que nosotros para orientarles y asesorarles y que luego cada uno dentro de sus discapacidades lleve una vida lo más normalizada posible". Algo que él ha tenido siempre claro. "Yo intento educar a mi hija desde la normalización, dentro de las adaptaciones que necesite para o por su discapacidad", afirma. Aunque reconoce que en el tema de la afectividad el género es otro factor a tener en cuenta. "A los padres de chicas esto les genera aún más miedo, pero la educación precisamente lo que va a hacer es evitar las situaciones que nos lo provocan. Cuando conoces algo te permite abordarlo en toda su dimensión, pero si no conoces lo más probable es que te metas en el camino menos adecuado".
Además de apoyarse en profesionales que ayuden en la educación sexual de los hijos, Francisco Gilbert asegura que "el sentido común es muy importante, no hace falta tener grandes conocimientos, el hablar con normalidad de cualquier tema que surge... Yo no he hablado con mi hija de coitos aún, pero sí de afectividad, de personas, de mujeres, de hombres... el problema es cuando queremos reducir la sexualidad a penes, vaginas, coitos y eso no es así. Hablamos de la sexualidad normalizada, el poder discernir como quiero a un amigo, como quiero a un padre... Como debes querer a alguien o desear a alguien".


Siguenos a través de:TwiterFacebookRSS

BUSCADOR AVANZADO

Vocento

Creacion paginas web